viernes, 12 de agosto de 2022

La nueva Alcasa “transformadora” lamina al mínimo y lejos de la producción prometida

El intento de convertir una empresa reductora a una transformadora de aluminio es un proyecto inconcluso mientras las oportunidades de laminación sigan estando restringidas como resultado de la crisis operativa. | Foto cortesía

El intento de convertir una empresa reductora a una transformadora de aluminio es un proyecto inconcluso mientras las oportunidades de laminación sigan estando restringidas como resultado de la crisis operativa. | Foto cortesía

@g8che 

Alcasa, una de las empresas más afectadas por erráticas políticas gerenciales denunciadas por gremios sindicales y empresariales, es promocionada desde hace meses por actores del oficialismo como la “gran transformadora” de aluminio, un adjetivo que busca restar relevancia a la capacidad de reducción con la que antes contaba y que fue eliminada luego del desmontaje de sus celdas.

A pesar de su infraestructura, la maquinaria de la empresa está inoperativa y no cuenta con materia prima para transformar aluminio.

El secretario de Trabajo y Reclamo del Sindicato de Trabajadores de Alcasa (Sintralcasa), Henry Arias, señaló que el laminador en frío ‘Hugo Chávez’, el único operativo en la estatal, tiene capacidad de producir 150 mil toneladas anuales y durante los primeros cuatro meses de 2021 no ha superado las 1.800 toneladas de producción.

 

Podría ser una gran transformadora, pero se necesita inversión, de gotica a gotica no se va a ser nada”.

“Tanto que dijeron que Alcasa iba a ser la gran transformadora, eso era una gran mentira”, sostuvo Arias. “Ha sido una gran estafa a la nación lo que se ha hecho con CVG Alcasa”.

El laminador Hugo Chávez Frías fue instalado en septiembre de 2020 y según las capacidades operativas, debía aumentar las cifras de transformación de la estatal por encima de las 290 mil toneladas, sin embargo, la meta luce muy lejana.

Desde hace casi 10 años estaba previsto que, con la inversión del Fondo Chino, Alcasa laminara más de 100 mil toneladas y produjera 40 mil toneladas de perfiles al año. “La planta de laminación debía recibir 192 millones de dólares ¿Qué se esperaba? una producción de laminado de 116 mil toneladas año”, sostuvo Arias.

Sin embargo, los laminadores Bliss, United, el Clecim-Cosim y la extrusora están inoperativos y sin esperanzas de una reactivación. “El Clecim-Cosim tiene cinco años que no lamina una hojita, que es un laminador único en su clase en Latinoamérica”, cuestionó.

Al mínimo… 

El laminador Hugo Chávez, vendido como uno de los pilares fundamentales en la nueva Alcasa transformadora, tampoco generó un cambio importante en la estatal ni en los trabajadores, porque además de no contar con insumos para ser abastecido, tampoco cuenta con respaldo para laminar en sus capacidades totales.

Alcasa depende exclusivamente del aluminio suministrado por Venalum, empresa que opera a menos de un 10% de su capacidad | Fotos cortesía

Un técnico que prefirió no identificarse explicó que las máquinas de colada continuas, indispensables para laminar en frio, por lo general tienen capacidades de producción de 15 mil toneladas anuales, por lo que se necesitan alrededor de 10 para abastecer laminadores como el Hugo Chávez.

Al solo tener una máquina de colada continua, con capacidad de producir 16 mil toneladas al año según informó la empresa en redes sociales, no pueden conseguir el máximo provecho del laminador que termina produciendo solo una décima parte de lo que podría hacer en el mejor de los escenarios.

Además de la poca capacidad de la máquina de colada continua, un trabajador dentro de la planta manifestó que la productividad no es sostenible debido a que carecen de inventario e insumos como rodillos, los que sufren desgaste y se deben mandar a mantenimiento interrumpiendo el proceso productivo.

De acuerdo con el empleado la extrusora y el Clecim-Cosim continúan sin reactivarse y el laminador Hugo Chávez, aunque está operativo, no ha podido producir durante estos días al no tener con que ser abastecido.

Señaló que no se están haciendo esfuerzos para convertir a Alcasa en la transformadora que tanto han anunciado y que las medidas solo han servido para llenarle los bolsillos a unos pocos. “Podría ser una gran transformadora, pero se necesita inversión, de gotica a gotica no se va a ser nada”, indicó.

Para hacer un show 

Aun con aluminio para transformar, se necesitarían al menos 8 coladas continuas más para aprovechar las capacidades del laminador Hugo Chávez

“A Alcasa no le han hecho nada”, sostuvo Javier Torres, militante del movimiento 7 de Alcasa. Señaló que hasta ahora la transformación de aluminio en la estatal ha sido totalmente nula durante los primeros meses del 2021.

El dirigente denunció que dicho laminador Hugo Chávez tampoco está laminando y que es utilizado en los programas televisivos para hacer un show debido a que la estatal no está operando. “Todas esas transformadoras están paralizadas”, señaló.

Pese a que carecen de aluminio para transformar con las laminadoras y la extrusora que tienen, a finales de 2020 en Alcasa se desmontaron dos líneas reductoras para instalar un laminador de 120 mil toneladas traído de Serlaca.

Torres recriminó que ni siquiera han empezado a trabajar en el supuesto espacio donde se instalará el laminador de Serlaca, el cual está incompleto y con repuestos dañados.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img