martes, 20 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Vendedores de pescado de Barcelona ofrecen poca variedad debido a elevados costos

Según los vendedores, la cojinúa es una de las especies que ya no pueden adquirir debido a que al mayor les sale en casi 70 bolívares el kilo.

Con poca variedad de pescado. Así están trabajando desde hace más de dos semanas los vendedores del centro de Barcelona, al parecer, por los elevados precios.

“Desde que comenzaron a dolarizar más la gasolina se empezaron a disparar los precios. Yo antes solía invertir 50 dólares en ocho cajas de pescado para trabajar diariamente y ahora me alcanza sólo para tres, ya no podemos meter mucha variedad”, expresó Yefrín Urbáez, quien expende en el sector La Chica.

Según Urbáez, la cojinúa es una de las especies que ya no pueden adquirir debido a que al mayor les sale en casi 70 bolívares el kilo, por lo que al detal, para los consumidores, tendrían que comercializarla en 80 bolívares, como mínimo.

“Aparte de que está cara, ni siquiera se consigue fresca, como para decir que vale la pena comprarla”, resaltó Urbáez.

Disponibilidad

Ante este panorama, Andrés Ravelo, otro de los vendedores, manifestó que el pescado pequeño es el que puede adquirir y comercializar con mayor facilidad.

Como ejemplo de ello, colocó el coro-coro que se ubicó este martes en 40 bolívares el kilogramo, puesto que el grande no lo ofreció porque pasaba de los 60 bolívares.

El bagre lo tenía en 55 bolívares; mientras que lebranche, cazón, tajalí, picua y mojarra estaban en 60 bolívares. La sardina, el tipo más vendido, se conseguía en 25 bolívares el kilo.

En otros establecimientos también tenían cataco y lamparosa en 50 bolívares, y raya y cabaña en 75 bolívares.