jueves, 20 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

ITG celebra 5 años de resistencia en defensa de los derechos laborales: “La lucha no es por una bolsa de comida”

Detenciones, amenazas y persecución continúa siendo la realidad que azota a los trabajadores de Guayana quienes alzan la voz en pro de sus beneficios.

El pasado 11 de noviembre la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) celebró su quinto aniversario como espacio de resistencia y lucha por los derechos laborales en la región que, en palabras de sus miembros, va mucho más allá de una bolsa CLAP.

Esta organización laboral nació en el 2018 para reclamar y defender a los trabajadores de Guayana en el marco de la promulgación del memorándum 2792, las arremetidas contra la libertad sindical y la detención de los dirigentes de las empresas básicas. Sus voceros afirman que como organización buscan reivindicar las contrataciones colectivas y restituir la libertad sindical.

Asimismo, el coordinador de la ITG, Rubén González, destacó la importancia de que la clase trabajadora de Guayana sea tomada en cuenta y valorada en la conformación de un nuevo Estado de derecho.

“Queremos rescatar la libertad, el empleo y la democracia del país. La ITG se niega rotundamente a que los trabajadores pierdan lo que históricamente les corresponde por su lucha”, Fernando Serrano

“La ITG nació con el objetivo de defender los intereses de los trabajadores que estaban siendo vulnerados con el 2792. Esto eliminó las convenciones colectivas y las tablas salariales, creó la debacle del bienestar de los trabajadores. Da indignación y molestia lo que pasó con nuestras convenciones colectivas. Tantos dirigentes que lucharon para plasmar en estas convenciones el bienestar de los trabajadores. No fue un regalo: hubo mesa de discusión, anteproyecto, proyecto y después se convirtió en una ley. Eso era lo rutinario en cada una de las empresas. Hacer los trámites correspondientes, presentar nuestro anteproyecto. Antes se respetaba a la dirigencia y la autonomía sindical. Yo tuve guerras con Copei, con AD, con PJ… Pero con todo y eso respetaban hasta que se lograra el equilibrio”, expresó González, que reprobó la violencia con la que el régimen de Nicolás Maduro ha perseguido a la dirigencia sindical.

Desde 2019 la pulverización del movimiento sindical en Guayana se fue haciendo cada vez más evidente ante el incremento de la represión, las detenciones y los despidos injustificados. En el caso de González, estuvo detenido 17 meses por participar en protestas laborales.

Destacan otros casos como el de Rodney Álvarez, quien fue apresado injustamente por 11 años acusado de un homicidio que no cometió.

“La lucha que debemos emprender también es política” 

Por tradición, la dirigencia sindical ha tenido que dialogar con los partidos políticos, se ha enfrentado a las autoridades y figuras de poder para proteger al trabajador. Sin embargo, los miembros de la organización afirman que las políticas de Estado impulsadas por Nicolás Maduro apuntan al sometimiento y la coacción.

En este sentido, Ramón Gómez, sindicalista de CVG casa matriz, destacó que la lucha no se fundamenta solo en lo laboral, sino también en lo político.

“Comenzamos como un movimiento en defensa de los derechos de los trabajadores. Hemos entendido que definitivamente la lucha que debemos emprender va más allá de lo laboral, debemos involucrarnos también en lo político. No en lo político partidista, sino en la política que afecta a Venezuela. Entendimos que lo que ocurre aquí en Venezuela no es casualidad: es un plan que involucra políticas de Estado con el fin de mantenernos sometidos y ellos quedarse en el poder eternamente. Esa conciencia que hemos adquirido, tratamos de transmitirla a través de las ruedas de prensa y convocatorias. Son muchos los trabajadores que han abierto los ojos”, sentenció Gómez.

“No se puede invertir en una empresa y dejar a los trabajadores igual. Como dirigentes sindicales tenemos que ofrecer equidad. No podemos dejar a los trabajadores desválidos”, Rubén González

En Guayana, durante el 2023 ha habido 3 detenciones de dirigentes sindicales, los cuales llevan más de 3 meses apresados sin recibir sentencia, y cuyos arrestos violentaron el debido proceso, así como las garantías constitucionales.

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, durante los primeros seis meses del 2023 se registraron 4.351 protestas laborales: 11% más que en el 2022. Siete de cada diez de estos reclamos fueron para exigir el cumplimiento de los contratos colectivos.

En el ámbito nacional fueron sentenciados 6 sindicalistas a 16 años de cárcel por participar en protestas en contra de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre). Según la defensa, la sentencia fue emitida sin pruebas más allá de capturas de pantalla y pronunciamientos en redes sociales que sirvieron para señalarles como conspiradores.

La Organización Internacional del Trabajo mantiene un foro de diálogo social en el país luego de que una comisión de encuesta, ejecutada en 2018, arrojara que en Venezuela se viola el derecho laboral. 

La debacle de una Guayana próspera 

Fernando Serrano, dirigente laboral de CVG Venalum, rememoró cómo hace unos años las empresas básicas eran motivo de buenas noticias: récord de producción, conquistas laborales y obtención de beneficios para la familia guayanesa.

Sin embargo alegó que desde hace años esto dejó de repetirse, siendo la CVG quien protagoniza ahora las noticias negativas como accidentes laborales, protestas y violaciones a los derechos laborales. En el marco de esto fue fundada la ITG, para combatir esta situación y encausar los reclamos que deben elevarse ante las autoridades.

“Hoy lamentablemente la noticia es la pobreza de los trabajadores, la migración de una cantidad importante de trabajadores que han renunciado. Frente a ese dolor, el gobierno aprovechó la situación para ofrecer villas y castillos: bolsas de comida. Tú ves a los trabajadores flaquitos que no pueden con la bolsa, pero llegan a la parada y los he oído decir: gracias Dios mío, por lo menos llevo una harina para mi casa. Hoy la Intersectorial de Trabajadores de Guayana quiere decirles a los trabajadores que la lucha no será por una bolsa de comida ni un bono de la patria. Queremos rescatar la libertad, el empleo y la democracia del país. La ITG se niega rotundamente a que los trabajadores pierdan lo que históricamente les corresponde por su lucha”, zanjó Serrano.

Un modelo político que incluya a los trabajadores 

Al ser cuestionados sobre el estado de las empresas básicas y la debacle productiva, los dirigentes sindicales respondieron que, a pesar de la precaria situación, siempre seguirán respaldando al trabajador por la obtención de mejores condiciones.

“La reconstrucción pasa por el equilibrio. No se puede invertir en una empresa y dejar a los trabajadores igual. Como dirigentes sindicales tenemos que ofrecer equidad. No podemos dejar a los trabajadores desválidos. Viene la inversión, impulsamos las empresas… ¿Y el plan social de los trabajadores cómo queda?”, expresó González.

En medio de las expectativas de los trabajadores, en 2022 la CVG fue intervenida por el Operativo Caiga quien Caiga que suscitó la detención del presidente de la corporación Pedro Maldonado por malversación de fondos y corrupción, así como otros miembros del tren directivo.