sábado, 15 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Sindicatos consignaron petitorio en Inspectoría del Trabajo para exigir mejores salarios y discusión de contratos colectivos

Las organizaciones exigen al Estado cesar la política de la bonificación del salario y activar mecanismos de protección para el trabajador en las áreas de salud y alimentación.

Este jueves 16 de mayo, representantes de 6 organizaciones sindicales llegaron a la Inspectoría del Trabajo Alfredo Maneiro para consignar un petitorio de exigencias laborales, en el que plantean la necesidad de mejorar el ingreso del trabajador, renovar autoridades sindicales e iniciar la discusión de contrataciones colectivas.

“Queremos sentar un precedente. Eso no prescribe. En estas condiciones están aprovechándose de la situación, pero cuando las cosas cambien, van a tener que apegarse a derecho con los trabajadores”, denunció la vocería de la actividad.

Los 17 representantes laborales recordaron que van 791 días sin aumento salarial, con la bonificación del salario mínimo y la ausencia de políticas que permitan recuperar la discusión de contrataciones colectivas.

“Deploramos que no haya habido aumento del salario, sino un pírrico aumento de 30 dólares del bono contra la guerra económica, el cual solo reciben los trabajadores del sector público. No se aumentó nada a los trabajadores del sector privado ni se aumentó la cestaticket. Rechazamos esos bonos sin carácter salarial que destruyen los beneficios laborales”, expresa el documento consignado en la institución, a la cual han entregado más de 10 comunicaciones en los últimos dos años: todas sin respuesta.

Sin acceso a alimentos ni salud: violación a la Constitución

Los protestantes manifestaron que el Estado tiene varios años violando el artículo 91 de la Constitución, que plantea la necesidad de un salario suficiente. Según el Cendas, la canasta básica alimentaria para abril de 2024 tuvo un costo de 526,27 dólares. Es decir, 155 veces más costoso que el salario mínimo. El bono de guerra económica, fijado en 90 dólares, no alcanza para costear ni el 25% de la alimentación básica.

Sobre esto refirieron que el 80% de las familias están en la pobreza extrema, puesto que perciben menos de 2,5 dólares diarios, teniendo que subsistir con 4 dólares mensuales de ingreso.

Asimismo denunciaron la situación en la que permanecen jubilados y pensionados ante un sistema hospitalario que no ofrece respuesta a los trabajadores ante la falta de insumos.

El documento fue recibido por los funcionarios de la Inspectoría del Trabajo; sin embargo, la instancia sigue sin dar respuesta a las comunicaciones que contienen las problemáticas para los obreros. Sobre esto, los trabajadores de la región han señalado que la instancia es una institución manipulada por el Estado.