viernes, 12 de agosto de 2022

AUTOR

Diana Gámez

El Correo del Caroní y la libertad

Han sido dos décadas de penitencias encadenadas, invasión de la intimidad de nuestros hogares a través de la tiránica hegemonía comunicacional, cierre de emisoras y televisoras, persecución a dueños y periodistas de la prensa escrita, la misma que apagó sus rotativas y se vio obligada a migrar a versiones digitales.

Zamuros de la ciudad

Soy una provinciana de Upata, viví en Caracas y sobrevivo en Ciudad Guayana y jamás había tenido un encuentro tan cercano con un gallinazo, chulo, alimoche, buitre negro, algunos de los nombres por los que se conoce a las 23 especies de zamuro que existen en el mundo.

Cabello y el Foro de Sao Paulo

La tiranía cubana no hace concesiones en sus dominios y lo ha demostrado. El locatario miraflorino es su capataz, encargado de cuidar los intereses del castrismo en esta ribera del Arauca vibrador.

Respetos que matan

El cuerpo de un venezolano es un libro abierto que muestra las huellas impresas de las privaciones a las que, protervamente, se les someten. Un lector con muy pocas horas de vuelo capta al instante la hambruna prolongada impuesta a ese organismo.

Destrucción y paralelismo

En 2003 se instala barrio adentro y vemos erigirse unas estructuras poligonales de pequeño formato, en conglomerados carenciados del territorio nacional. Lo cierto es que BA aventó a presuntos matasanos cubanos a la patria de Bolívar. En realidad, un ejército de ocupación sin uniforme militar

La sepultura del prestigio

Era un tipo distante. Se sentía superior y especial, y esperaba que el resto del género humano reconociera su sobresaliente condición. ¿Será que los nacidos en Sabaneta de Barinas tienen una autopercepción tan elevada? En todo caso, ya conocemos dos sabaneteros atacados por el virus del supremacismo, que han hecho mucho daño y han decepcionado a seguidores y discípulos.

Fallido y forajido

Un librito azul en las manos de un demagogo es solo eso. Los títulos y los artículos no se materializan y se hacen realidad porque un prestidigitador de utilería los saque, como un conejo, de una gorra militar.

Proceratos de laboratorio

Lo de “guerrillero heroico” es el caviar de esta suerte de títulos nobiliarios que cualquiera de esos vagos, extorsionistas y depredadores quisieran para sí. Pero ya saben, es un privilegio del que solo goza el argentino que fusiló cubanos, a quienes la elite comunista llamó gusanos.

Los pueblos sí se equivocan

Cada uno de esos seres mesiánicos pueden condensar en su retorcida personalidad lo peor de la condición humana, eso sí envuelta en el líquido amniótico de su “inconmensurable sensibilidad.

El viacrucis de Afiuni

En 20 años de socialismo revolucionario el derecho penal ha sido la guillotina y el cadalso para silenciar a cualquiera que moleste, perturbe, incomode, irrite o impaciente a la casta privilegiada, dueña de un botín llamado Venezuela.

Artículos más leídos

spot_img