martes, 23 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

CER-UCAB Guayana lidera en Venezuela proyecto internacional sobre bienestar infantil

El Centro de Estudios Regionales de la casa de estudios lleva a cabo un estudio piloto que forma parte de la red internacional Children's Understanding of Well-being, siendo hasta ahora el único centro de investigación en Venezuela que forma parte de esta red.

Desde enero de 2023 el Centro de Estudios Regionales (CER) de la Universidad Católica Andrés Bello, extensión Guayana, forma parte de la red internacional Children’s Understanding of Well-being (CUWB), la cual se dedica al estudio y comprensión del bienestar infantil.

La red está conformada por un selecto grupo de investigadores del mundo y la lideran dos equipos de investigación pertenecientes a reconocidas universidades de Alemania y Australia.

“Ellos formaron esta red de investigadores porque tenían un propósito, o el objetivo principal, de elaborar un estudio multinacional comparativo y cualitativo donde se pudieran analizar cuáles son las percepciones que tienen los niños con respecto a su bienestar, y también para poder indagar cómo influye el contexto en esa percepción del bienestar infantil”, detalló Marian Ojeda, investigadora del CER y encargada del proyecto de investigación en esta área en la UCAB Guayana.

Cabe destacar que el CER es el único en Venezuela que actualmente trabaja en este proyecto que, además de momento, solo se desarrolla en el municipio Caroní del estado Bolívar.

A través del Centro de Estudios Regionales y a partir de sus alianzas con otras instituciones educativas, la universidad aplicó un estudio piloto precisamente en las escuelas aliadas en el municipio Caroní del estado Bolívar, siguiendo la metodología de la red internacional CUWB.

“Las escuelas fueron el espacio donde pudimos desarrollar esta investigación; por lo tanto, el contexto que seleccionamos es el educativo, es decir, cuál es la percepción de bienestar infantil que tienen los niños en los contextos educativos y el entorno donde conviven”, apuntó Ojeda.

El CER está por presentar los resultados de este primer estudio con la red internacional Children s Understanding of Wellbeing. Esta evaluación piloto se aplicó en Ciudad Guayana, lo que implica un contexto particular diferenciado del resto del país.

La investigadora detalló que, por ejemplo, “el estudio tiene o comprende distintas dimensiones de lo que tiene que ver con la escuela, de cómo se relacionan los niños con sus maestros, con sus compañeros de clases y con la calidad educativa que reciben. Asimismo tiene que ver con otro tipo de factores, como sus amigos y familiares, pero también tiene que ver con dinero y bienes materiales, es decir, las condiciones con las que viven los niños”.

A estos factores de evaluación se suman los temas seguridad, libertad y uso del tiempo cuando no están en la escuela, entendiendo que hay niños que trabajan, viven solos o que no tienen a sus padres porque migraron a las minas del sur de Bolívar o a otro país.

Distintas percepciones

Ojeda explica que hay distintas percepciones según el contexto con el que los niños pueden percibir un nivel de bienestar. Menciona que no es igual el bienestar infantil de unos niños que viven en situación de guerra, en Ucrania, por ejemplo, al de los niños que viven en sociedades en contextos de crisis humanitaria.

“En diferentes contextos, ya sean culturales, políticos, económicos, sociales, se indaga cómo influye ese entorno en la percepción de los niños con respecto a su bienestar. Incluso, hay muchos estudios que la red ha presentado en los que se ha determinado que, por ejemplo, estos niños que viven en situación de guerra relacionan el concepto de bienestar infantil con el tema de la seguridad, de sentirse seguros, de sentirse cuidados y el tema de la familia y de la unificación por el tema de los desplazamientos que han ocurrido”, destaca.

En cambio, agrega, en el caso de los niños que viven en contexto de pobreza, su percepción de bienestar depende de sus relaciones o vínculos, espacios de participación, entretenimiento. Es decir, lo valoran según las carencias materiales que les impiden desarrollarse plenamente.

Ojeda reiteró que la importancia de esta investigación en temas desconocidos para un sector de la población, es que permite dar un panorama de la situación con datos y análisis que brinden una orientación en la búsqueda de soluciones a los problemas que se plantean y que, imponen limitaciones para el desarrollo integral de los niños para que consecuentemente, se puedan desarrollar políticas públicas que aborden la situación.

“Entonces creo que es pertinente tratar con este grupo que es especialmente vulnerable en estos momentos por todo el tema de la crisis educativa que se vive actualmente, y no solamente educativa, sino crisis en general. Y que los niños, obviamente por ser la población más joven del país, tienen una cierta responsabilidad en cuanto a lo que suceda en el futuro. También tomando en cuenta el hecho de que por motivos de migración y toda la crisis que ya conocemos, existe un déficit de población económicamente activa que se ha ido, entonces si a eso le sumamos que estos niños no están bien preparados o bien desarrollados, pues entonces con qué contamos para el progreso de la sociedad”.

Ojeda hizo hincapié en que el estudio no se quedará meramente en un informe, sino busca plantear soluciones e incidir en el diseño de políticas públicas que favorezcan el bienestar de los niños del estado y de todo el país.

El CER inició el trabajo con la red en abril de 2023, con un proyecto que se desarrolló durante tres meses. El trabajo de campo incluyó la visita a escuelas públicas y privadas para hacer contraste, ya que la diferencia de percepción entre unos y otros puede apreciarse incluso, en estudiantes de una misma institución.

“De las sorpresas que muchas personas se van a llevar de los resultados (del informe) es que, precisamente, nosotros podemos asumir que porque los niños se encuentran en diferentes estratos sociales, la percepción será distinta y que, por ejemplo, en lugares más vulnerables existen mayores niveles de violencia, de maltrato, de abuso; pero resulta, que hasta en estratos altos también sigue existiendo, aún con la presencia de padres”, resaltó.

Objetivos

El estudio interroga la perspectiva infantil de los significados del bienestar y examina cómo experimentan los niños las dimensiones del bienestar. En ese sentido, el proyecto explora la importancia de los contextos sociales, políticos y culturales locales, regionales y nacionales.

Los propósitos del proyecto son:

  • Reconstruir la comprensión y las experiencias de bienestar de los niños en diferentes partes del mundo, y cómo los niños como actores sociales y morales, participan en el proceso de creación, reproducción y transformación de significados y concepciones del bienestar.
  • Explorar la relevancia de los contextos culturales y sociales para estos significados y experiencias, y cómo pueden relacionarse con los contextos locales y globales.
  • Determinar las semejanzas y diferencias en la forma en que los niños entienden el bienestar, desde una perspectiva local y comparativa a escala multinacional.
  • Permitir la participación directa de los sujetos de la investigación y facilitar los derechos de participación de los niños.
  • Documentar los retos, procesos y mecanismos de la investigación cualitativa multinacional.

El proyecto del bienestar infantil se incluye en el portafolio de investigación de la UCAB con el objetivo de esclarecer realidades de la cotidianidad regional y nacional, generar diagnósticos, contribuir con la búsqueda de alternativas y diseño de políticas públicas para atender a los grupos más vulnerables, con el fin de apuntar al desarrollo nacional.