miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

La trata de personas crece y preocupa en Venezuela

La ONG Cáritas recibió grupos de venezolanas deportadas de Trinidad y Tobago, muchas de ellas heridas o embarazadas tras ser explotadas sexualmente en ese país insular.

Las autoridades, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y agrupaciones de derechos humanos muestran preocupación ante el crecimiento de la trata de personas en Venezuela, un flagelo que se diversifica con el tiempo y afecta cada vez más a las víctimas, especialmente mujeres en zonas fronterizas.

A pesar de los esfuerzos del Gobierno, que creó un consejo presidencial en julio de 2021 para combatir este delito, la ONU criticó el retraso en la publicación de un plan nacional para enfrentar la trata de personas y otros riesgos, como la rápida captación de niñas para la explotación sexual por esclavistas modernos.

El Día Mundial Contra la Trata de Personas, que se conmemora el 30 de julio, llega sin que Venezuela haya presentado los informes sobre el tema que debería haber entregado en los últimos dos años, lo que dificulta contar con cifras precisas sobre las víctimas.

Aunque no hay datos oficiales, existe el convencimiento de que este delito atrapa cada día a más venezolanos, especialmente aquellos que viven en condiciones de pobreza. 

Muta y se expande 

Diversas ONG locales, extranjeras y agencias de la ONU se unieron para enfrentar el tráfico de migrantes, las ofertas engañosas de empleo, la explotación sexual y otras prácticas de los tratantes.

Integrantes del grupo de oenegés reportaron a EFE casos de personas que abandonan el país en embarcaciones hacia países vecinos, como Trinidad y Tobago, Aruba, Bonaire y Curazao, donde son esclavizadas por proxenetas que captan víctimas de diversas regiones del país.

“Las mujeres jóvenes, adolescentes y niñas continúan siendo el grupo más vulnerable, con fines de explotación sexual”, sostienen las organizaciones de ayuda.

La ONG Cáritas recibió grupos de venezolanas deportadas de Trinidad y Tobago, muchas de ellas heridas o embarazadas tras ser explotadas sexualmente en ese país insular.

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) alertó sobre el aumento de estos casos en zonas del sur del país dedicadas a la minería ilegal, fronterizas con Brasil y Colombia. 

Actuación institucional 

Por su parte, la ONU solicitó al Estado venezolano “combatir” esta situación e “investigar todas las denuncias de formas contemporáneas de esclavitud”, y exhortó a la creación de una ley específica y exhaustiva contra la trata de personas.

Gobiernos y organizaciones humanitarias estiman que aproximadamente 7 millones de venezolanos han emigrado desde 2015, lo que genera movimientos fronterizos constantes y crecientes, facilitando así la acción de traficantes de personas que se aprovechan de la vulnerabilidad de los migrantes.

El Ejecutivo busca frenar la emigración masiva, mientras que las instituciones estatales se aliaron con las Naciones Unidas para desarrollar manuales de prevención y acción contra la trata de personas.

La Fiscalía desmanteló algunas redes de trata, pero las ONG alertan sobre la necesidad de enfrentar más casos y brindar mayor protección a las víctimas.

En 2021, el Gobierno publicó un plan nacional contra la trata de personas que involucra a varios ministerios y al Tribunal Supremo de Justicia, pero los defensores de las víctimas destacan la necesidad de seguir fortaleciendo los esfuerzos en esta lucha.