jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fiscales en EE.UU. afirman que Alex Saab era informante de la DEA desde 2018

Ya en noviembre de 2019 se manejaba la información de que Saab sí se habría reunido en secreto con funcionarios de seguridad estadounidenses para proporcionar información en contra de la administración de Maduro antes de ser acusado en 2019 por presunto lavado de dinero.

El juez estadounidense Robert N. Scola, quien preside el proceso del empresario colombiano Alex Saab en Estados Unidos, anunció este miércoles que el juicio en contra del barranquillero iniciará el 11 de octubre, luego que se celebrara la audiencia de programación de este evento tal y como estaba previsto.

La audiencia, que se hizo parcialmente cerrada a la prensa y al público -luego que se difundiera en varios medios de comunicación a Saab vestido con el traje naranja de los presos en Estados Unidos y la defensa pidiera realizar los mismos en privado- fue escenario para que los abogados y fiscales discutieran el tema de la inmunidad diplomática que tendría el colombiano, caso que se trata en paralelo en la corte de apelaciones en Georgia.

La periodista Carla Angola manifestó en sus redes sociales que Saab sí había querido colaborar con Estados Unidos desde que estuvo preso en Cabo Verde y asegura que hay una declaración oral grabada en la que habría confesado esto.

Esto es ratificado por Joshua Goodman, periodista de Associated Press, quien asegura que el barranquillero fue inscrito como fuente colaboradora de la DEA desde 2018 y su entrega estaba programada para finales de agosto de 2019.

Ya en noviembre de 2019 se manejaba la información de que Alex Saab sí se habría reunido en secreto con funcionarios de seguridad estadounidenses para proporcionar información en contra de la administración de Nicolás Maduro antes de ser acusado en 2019 por presunto lavado de dinero.

La información provino de una documentación relacionada con el otrora experto en crimen organizado en América Latina, Bruce Bagley, quien en marzo de 2020 se declaró culpable de ocultar tres millones de dólares en ganancias de un esquema de corrupción del régimen de Maduro por vía de Saab.

El juez Scola programó además una segunda audiencia para el 10 de junio con el fin de ver el estatus del caso, decisión tomada tras una petición de la Fiscalía, pero se mostró escéptico del “rápido avance” del proceso de apelación por el tema de su estatus diplomático, cuya vista se celebrará el 4 de abril.

Según la defensa, “Saab argumentó que la corte debería abordar la cuestión de la inmunidad, reivindicar esa inmunidad y la indiscutible inviolabilidad de Saab frente al arresto y desestimar directamente la acusación”.

Hay que recordar que la administración de Nicolás Maduro asegura que Alex Saab, cuando fue arrestado en Cabo Verde, viajaba en calidad de enviado especial de Venezuela a Irán para negociar alimentos para el país, que según Miraflores, no pueden comprarse debido a las sanciones. Además fue nombrado posterior a su detención como embajador ante África y luego se buscó incluirlo en la mesa de diálogo.

Sin embargo, tras extraditarse al colombiano desde Cabo Verde a Estados Unidos, la delegación oficialista suspendió unilateralmente las conversaciones hasta tanto no sea incluido Saab en estas.

Alex Saab estuvo en la audiencia de forma presencial. Vistió una braga beige, como las que usan los presos en Estados Unidos; estuvo encadenado y con audífonos para escuchar la traducción.

Esta audiencia se tenía previsto realizar a principios de enero. Sin embargo, por la gran cantidad de casos de COVID-19, la misma fue aplazada para este 16 de febrero.

El juicio contra el empresario colombiano Alex Saab tenía una primera fecha de realizarse el 3 de enero pero había sido pospuesto a una fecha por definir debido a una apelación hecha por la defensa del barranquillero ante la Corte de Apelaciones del Décimo Primer Circuito de Estados Unidos donde se buscaba ratificar el presunto estatus diplomático que tenía el empresario al momento de ser arrestado en Cabo Verde.