viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Kiev convoca a embajador canadiense por entrega de turbina para gasoducto

Ucrania manifestó abiertamente su rechazo por considerar que se trata de un chantaje del Kremlin. Zelenski advirtió que “esta excepción en las sanciones será percibida en Moscú exclusivamente como un síntoma de debilidad”.

El Gobierno ucraniano convocó este lunes al embajador canadiense en Kiev para trasladarle su malestar por la devolución a Alemania de una turbina Siemens reparada del gasoducto Nord Stream 1 a pesar de las sanciones impuestas a Rusia.

Berlín solicitó a Canadá la devolución de la turbina para que no sirviera como excusa a Rusia para suspender el envío de gas a través del gasoducto, lo que dificultaría que Alemania llenara sus depósitos de gas de cara al invierno.

Ucrania manifestó abiertamente su rechazo a la devolución de la turbina por considerar que se trata de un “chantaje” del Kremlin.

El Gobierno canadiense anunció que entregará la pieza mediante la emisión de un permiso “revocable y por tiempo limitado” para eximirla de las sanciones a la industria de petróleo y gas de Rusia.

La importante presencia de ucranianos en Canadá también supone una fuente de presión para el Gobierno canadiense frente a la intención que finalmente se impuso de ayudar a “nuestros amigos y aliados europeos”, en palabras del ministro de Recursos Naturales de Canadá, Jonathan Wilkinson.

“En ausencia de un suministro necesario de gas natural, la economía alemana sufrirá dificultades muy significativas y los propios alemanes corren el riesgo de no poder calentar sus hogares a medida que se acerca el invierno”, argumentó. 

Debilidad

Tras conocerse la noticia, Volodímir Zelenski advirtió que “esta excepción en las sanciones será percibida en Moscú exclusivamente como un síntoma de debilidad”.

“Esa es su lógica y ahora no cabe duda de que Rusia intentará no solo limitar, sino incluso cerrar completamente el suministro de gas a Europa”, apuntó.

“Cada concesión en tales condiciones se percibe entre los dirigentes rusos como un incentivo para ir más allá e incrementar la presión”, precisó.

La turbina, construida en Canadá por Siemens Energy AG, la enviaron a Montreal para reparaciones y quedó varada debido a las sanciones a la industria del petróleo y el gas de Rusia tras su invasión a Ucrania.