miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

OPS hace esfuerzos por llegar al primer nivel de atención en salud mental en Venezuela

A través de la formación de los equipos de salud del primer nivel de atención, Venezuela, con el apoyo de la OPS, busca enfrentar el déficit de profesionales capacitados en salud mental y ampliar el acceso a la atención en todo el país.

Las condiciones de salud mental se exacerbaron a causa de la pandemia de COVID-19. El reciente Informe Mundial de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que a principios de 2020 casi mil millones de personas en el mundo (1 de cada 8) padecían algún problema mental, cifras que aumentaron 25% durante el primer año de la pandemia.

La mitad de la población mundial vive además en países donde hay apenas un psiquiatra por cada 100 mil habitantes, y la cifra es aún más alarmante cuando a neurólogos se refiere. Para agravar la situación, en el mundo cada país dedica en promedio menos del 2% de su presupuesto de atención de salud a la salud mental.

mhGAP en el consultorio 

Para reducir esta brecha, se creó en 2008 un programa promovido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y que hoy es uno de los pilares del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) para abordar el tratamiento a los problemas de salud mental en la red de atención no especializada: el Programa de Acción Mundial para Superar las Brechas en Salud Mental, más conocido como mhGAP, por las siglas en inglés de Mental Health Gap.

La guía, que fue mencionada por la ministra de salud, Magaly Gutiérrez, durante la trigésima Conferencia Sanitaria Panamericana de la OPS, ofrece ocho módulos para el diagnóstico y tratamiento de distintas condiciones mentales, pero para la primera fase el país hizo énfasis en tres de ellos: depresión, psicosis y autolesión y suicidio. En todos los casos trabaja con un algoritmo en donde se indica cómo se debe actuar en cada situación, y su gran ventaja es que se descarga como una aplicación en cualquier teléfono, y una vez descargado puede consultarse sin necesidad de cobertura digital.

La doctora Judith Barroso, consultora de salud mental en la OPS/OMS en Venezuela, resalta que el mhGAP contiene una guía con herramientas para que los equipos del primer nivel de atención puedan atender los trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias más frecuentes, pues alrededor del 60% de los mismos pueden ser tratados sin la intervención de psicólogos, neurólogos o psiquiatras.

En julio la OPS dictó en Caracas un taller nacional sobre el uso de mhGAP en el que participaron 30 profesionales de la salud mental, entre ellos los representantes de la Dirección Nacional de Salud Mental del MPPS, los equipos regionales de salud mental de los estados Mérida, Bolívar, Táchira y Zulia, la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, la Federación de Psicólogos de Venezuela y la organización HIAS.

Estos especialistas se convirtieron en capacitadores en esta herramienta, e impartieron talleres de dos días en 32 áreas de salud integral comunitaria (ASIC) al personal que trabaja en ambulatorios y hospitales del primer nivel de atención en esos cuatro estados. En solo un mes más de 400 profesionales de la salud fueron capacitados.

Estos talleres son solo un primer paso, como dice el doctor Raúl Carbonell, director de Programas de Salud del MPPS: “Ojalá que esto sea la semilla de un gran árbol: la construcción de una red de salud mental a escala nacional y del sistema único de información en esta materia”.

Formar al personal para ampliar el acceso a la atención 

Wendy Navas, coordinadora nacional del Programa de Salud Mental del MPPS, dice que ampliar la atención para abordar la salud mental siempre ha sido un desafío.

Navas explica que incluso en las comunidades más remotas del país existe la disposición del personal sanitario de formarse en esta materia, pero el acceso a muchos de estos lugares es un desafío, por lo que destaca el apoyo logístico brindado por la OPS a través de vehículos para que los capacitadores pudieran llegar a comunidades apartadas como Santa Elena de Uairén o a los pueblos del sur de Mérida.

“No es posible contar con un especialista en cada centro de atención primaria, pero sí podemos capacitar al personal de ese centro para abordar a pacientes con problemas de salud mental, y eso es lo que queremos hacer”, resume.

Hasta el último rincón 

Santa Elena de Uairén está a doce horas de camino del aeropuerto comercial más cercano del país (en Puerto Ordaz), y hasta allá llegaron los talleres de capacitación en mhGAP.

Norbelia García, autoridad única de salud del municipio Gran Sabana (estado Bolívar) fue una de las asistentes, y agradece que esta población haya sido tomada en cuenta, pues no cuenta con especialistas en salud mental, y un paciente con algún problema psicótico o esquizofrénico debe ir hasta Brasil para recibir atención.

El médico indígena de la parroquia Ikabarú, Jesús Romero, dice que entre la comunidad indígena es muy necesario alguien que maneje los problemas de salud mental, pues el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas “están causando estragos”.

“Este programa es solo una muestra de las acciones que estamos desarrollando para acompañar al país en el tratamiento de los trastornos de la salud mental”, comenta Cristian Morales, representante de la OPS/OMS en Venezuela. Morales resaltó que, de manera paulatina, la OPS/OMS iniciará la cooperación en primer apoyo psicológico, manejo del estrés y en un conjunto de herramientas adaptadas del mhGAP comunitario, las cuales permitirán al resto del “equipo básico de salud” participar de manera activa en el abordaje de estas condiciones, “que hoy más que nunca causan un enorme daño sobre la salud de la población”.