lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Cortos de política (julio)

Hay voces en la oposición venezolana que echan de menos a los republicanos y a Trump, en el entendido de que el presidente Joe Biden ha sido demasiado condescendiente con Maduro vis-à-vis el petróleo venezolano.

Henrique sobre el gobierno interino

Escuché la entrevista reciente de Luis Olavarrieta a Henrique Capriles Radonski y la hallé frustrante. Además de sus diversas objeciones contra el interinato, dijo que el hecho de que fuera reconocido en el exterior no era razón para aceptarlo. Con esas palabras me acordé de una persona quien, en la época en que Chávez andaba de gira intergaláctica y petromillonaria, tenía tantos fans que alguien me supo decir: “no comentes nada malo de Chávez en el exterior porque te puedes rayar, la gente está encantada”. Ciertamente, Henrique tiene razón, nuestros juicios no deben depender de si le gusta a los europeos o no, solo que en esencia, el interinato no es un asunto de si me gusta o me parece. El interinato es un recurso constitucional para remediar la ausencia de un poder legítimo en aras de diligenciar unas elecciones libres, que era el mandato en el 2019. El apoyo de los países libres al gobierno interino, especialmente de occidente, se basó en fundamentos legales. Ahora estamos en el 2018 y sigue la situación de que este régimen torpedea la solución para esa ausencia, y ahora ni contamos con el interinato. Gracias Henrique, por lo que te tocó.

Fue frustrante que el entrevistador dejara pasar esa opinión de Capriles sin ser debatida, aunque lo fue más el que Capriles haya expresado la mismísima mentalidad que originó esta debacle: el despachar con ligereza la Constitución y las leyes cuando se trata del poder político. Es decir, me-gusta-porque-me-sirve y no-me-gusta-porque-no-me-sirve.

De los opositores con Trump (magaven) 

En esta misma entrevista con Luis Olavarrieta, Capriles dijo que Donald Trump había utilizado a Venezuela para sus fines, no dice cuáles, pero se infiere que sus intereses electorales en Florida. Después Capriles se quejó de que se ha creado una “religión” alrededor del expresidente Trump y que no entendía por qué tantos lo apoyaban en el país. De inmediato pensé en nuestro modesto periódico regional, que, a diferencia de El Nacional, no ha apoyado ese disparate, pero vamos, a lo mejor el exgobernador de Miranda y candidato para las primarias se refiere como “muchos” a su entorno caraqueño.

Sin embargo, creo que hay una confusión alrededor de Donald Trump y su movimiento Maga. Los chavistas, por supuesto, acusan a Trump de los sucesos del 2019 para desestabilizar aun más este gobierno de pesadilla. Pero, hay quienes en su entonces gobierno insisten en que Trump no actuó con coherencia y que por eso fallaron los esfuerzos diplomáticos y militares. Los chavistas deberían saber que Putin era un aliado poderoso de Trump entonces como lo es ahora, y en el presente Putin respalda con ingentes recursos y propaganda a su movimiento Maga. Es sabido que Putin es aliado de Maduro por razones geopolíticas y de negocios. No es descabellado decir que, con un gobierno de Trump, Maduro estaría amparado.

Algunos sectores de la oposición, por otra parte, piensan que Trump es realmente republicano, pero no. Aunque el partido republicano del 2017 estaba enfocado en ayudar a restaurar la democracia venezolana, hoy en día es una organización disfuncional devenida en culto Maga. Hay voces en la oposición venezolana que echan de menos a los republicanos y a Trump, en el entendido de que el presidente Joe Biden ha sido demasiado condescendiente con Maduro vis-à-vis el petróleo venezolano. Un tema fuertemente debatible en el espectro opositor, sólo me resta decir que no sólo ya el partido republicano no existe, sino que la política exterior de los Estados Unidos en las últimas décadas ha sido descuidada y perezosa con la América Latina. Si no me equivoco, su última iniciativa exitosa fue la del Plan Colombia concebido por el gobierno de Bill Clinton, y eso es siglo pasado. Sobre este tema ahondé más hace un año, en una pieza sobre el llamado patio trasero.

Miami y el sur de la Florida

Las opiniones que emanan desde los predios mayameros ejercen influencia en el tema de cómo restaurar la democracia venezolana. Seguramente se dirá que hay suficientes venezolanos en la Florida colaborando en ese esfuerzo y es sin duda es reconfortante, pero hay un detalle, algo pasa en ese cruce del Caribe. La Florida es una región cuya lógica es distinta a las que la rodean, y eso hay que tenerlo presente cuando se comunica uno con sus residentes.

Se trata de una región donde confluyen los inmigrantes latinoamericanos, pensionados de múltiples orígenes, los gringos de rigor, judíos y los supremacistas blancos, que aunque algunos sean latinos, se suman al caldo local. Es un escenario, además, donde es clave entender el papel que los republicanos han jugado en sus anhelos y miedos políticos por muchos años. Hasta ahora, pareciera que sus distintas poblaciones coexisten con la salud del sol. La zona al sur es única, pues no se guía ni por la mentalidad angloparlante del resto del país, ni tampoco por la de Latinoamérica. Para entender las opiniones políticas de los locales se requiere el equivalente a un antropólogo experto en política o viceversa, además de un historiador acucioso.

¡Más noticias!