lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Una visita a Guayana fue parte de los compromisos que asumió Guaidó en reunión con dirigentes sindicales

Trabajadores de Guayana se reunieron en Caracas con Juan Guaidó, a quien plantearon su disposición de formar parte del Plan Salvemos a Venezuela, e hicieron sus propias exigencias para el rescate del movimiento obrero.

Miembros de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) y Unidad en la Coincidencia presentaron un balance sobre la reciente reunión que sostuvieron con Juan Guaidó, como presidente interino, y en la que plantearon no solo sus inquietudes, sino que también hicieron exigencias para que haya una mayor inclusión del sector obrero y sindical en los planes destinados a la salida del régimen y la recuperación integral del país.

“Le dijimos (a Guaidó) que estamos de acuerdo con unas elecciones generales, en este caso de la Asamblea Nacional y la Presidencia de la República, pero lo importante es que venga también un gobierno de transición y desde allí podamos reinstitucionalizar el Estado venezolano, y así ir a esas elecciones transparentes y verificables”, señaló Rubén González, coordinador de la ITG.

A ese planteamiento sumaron la necesidad de retomar como una política dentro del Plan Salvemos a Venezuela, la restitución de los beneficios de los trabajadores de todo el país.

“No puede haber plan específico si no están incluidos los trabajadores. Tenemos que estar en los planes generales de Salvemos a Venezuela, sabiendo de antemano que este régimen despojó a todos los trabajadores venezolanos con el memorándum 2792, utilizó a unos grandes cómplices que son la FBT, el Movimiento 21, la Central Bolivariana e integrantes del PSUV y ahorita los trabajadores están sufriendo la gran embestida que les generó”, agregó González.

Reiteró que la salida del régimen debe pasar por una gran alianza entre los diferentes sectores del país, pero también por el compromiso de restituir los beneficios y reivindicaciones logradas por la dirigencia sindical a lo largo de los años.

César Soto, delegado departamental de Sidor y miembro de Unidad en la Coincidencia, se refirió a los detractores de la reunión que tuvieron en Caracas y recordó que, como movimiento obrero han estado junto a otros sectores protestando en las calles por el deterioro del país, y han presentado informes a diferentes organismos como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de Naciones Unidas (ONU), sin que el régimen dé su brazo a torcer.

“Que alguien me diga si es mentira que Nicolás Maduro sabe que nos destruyó, que acabó con la familia, que nos digan que tenemos ahora que hacer un informe para ir a donde Nicolás. No, chico. Ya esto no se resuelve con informe, se resuelve con unidad y con fuerza de los trabajadores y del país en general. No puede decir el gobierno que no cubrimos las instancias. Vayan a la CVG, la Inspectoría, el Ministerio del Trabajo, vayan a la OIT, la ONU y conseguirán los informes de los trabajadores. El gobierno tiene un proyecto político de destrucción y no dará su brazo a torcer. La única manera de recuperar nuestra calidad de vida es salir del régimen de Nicolás Maduro”, sostuvo.

Aclaró que la reunión en Caracas no fue con ningún partido político, sino con la representación del interinato, como instrumento legal. Entre los compromisos que exigieron a Guaidó, y entre los que asumió, está realizar un recorrido por el país, incluyendo Guayana.

“Uno de los compromisos que asumió es que tenía que recorrer todos los sectores del país, y Guayana está entre ellos. Tiene que venir Guaidó a verle la cara a los trabajadores, a escuchar sus necesidades, porque esto no se trata de un problema de Sidor, de Venalum, de Alcasa, es un problema generalizado. Y ante esa destrucción tan bestial se debe poner primero a Venezuela antes que a las siglas partidistas, y como elemento fundamental a ese hombre y mujer que somos los trabajadores de todo el país”, afirmó Soto.

La representación de ambos movimientos también reclamó incluir en su narrativa la palabra trabajador, ante el poco pronunciamiento de actores políticos a favor de la eliminación del memorándum 2792, con el que desde septiembre de 2018 se anularon todos los beneficios de las contrataciones colectivas.