jueves, 30 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ferromineros paralizan áreas de trabajo en reclamo por pago de quincena incompleta y almuerzos paupérrimos

A pesar de la jactancia oficialista sobre el logro de la indexación del bono de alimentación, obreros denuncian que para su primer cobro este ya vino devaluado.

En la tarde de este martes 30 de mayo, trabajadores de Ferrominera Orinoco paralizaron las áreas de Procesadora de Mineral de Hierro (PMH) y del ferrocarril, para reclamar el mal estado de los almuerzos servidos por la estatal y, aunado a ello, una reducción salarial de hasta 50% en la segunda quincena del mes.

Con los almuerzos en las manos, los obreros hicieron llegar a Correo del Caroní un video en el que muestran los alimentos que la compañía les entregó: arepas quemadas con un trozo de mortadela.

Esto, después de pagar una quincena recortada en comparación con la del mes anterior y 37 dólares por concepto de cestaticket. Los afectados denunciaron que a pesar de que las centrales oficialistas y el gabinete de Nicolás Maduro se jactan de que se logró una indexación del bono de alimentación, la realidad es que este no se actualiza según la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela, puesto que en la Gaceta Oficial fue fijado en mil bolívares, monto que el 30 de mayo fue equivalente a 37 dólares.

“Aquí estamos paralizados. Tenemos un mal sueldo. Cobramos menos que el mes pasado, queremos que se calculen bien nuestros pagos. Nos dan una arepa quemada con mortadela de almuerzo. No pasamos de 900 bolívares en esta quincena. Nos quitan todos nuestros beneficios y también nos maltratan dándonos comida de perro. Ya está bueno”, recriminan los trabajadores en el video.

Si bien en el artículo 5 del decreto habla de la posibilidad de ajustar el monto según el cambio del Banco Central de Venezuela, esto dependerá de una orden presidencial y no será de forma automática

“La calidad de la comida es mala. Todos los días el trabajador vive eso, pero hoy le pusieron empeño para que la comida fuera de lo peor. Una arepa con mortadela en una empresa básica, creo que eso no lo dan ni en los cuarteles”, expreso César Marcano, dirigente sindical de Ferrominera Orinoco.

Durante septiembre de 2022, Correo del Caroní reseñó las denuncias en relación con la calidad de las comidas en la empresa, debido a que los empleados aseguran que esta no cumple con las condiciones sanitarias mínimas, llegando a encontrar hasta gusanos en los alimentos.

Asimismo, ferromineros afirman que las proteínas siempre están viejas o en mal estado y que las porciones son muy pequeñas para las largas jornadas.

Los alimentos servidos por la estatal del hierro son preparados en las instalaciones del Club Caronoco, propiedad de la compañía, el cual es dirigido por el padre del presidente de la empresa, coronel Abel Jiménez.

Según los obreros, pese a que la empresa solicita al Estado un presupuesto para alimentación de 15 dólares por trabajador, los lonches son preparados con artículos de las bolsas CLAP. ¿Hacia dónde van los fondos y el presupuesto de los almuerzos? han preguntado los trabajadores, quienes desconocen la respuesta y aseveran que la estatal que tiene la contrata de estos alimentos es propiedad de Jiménez.

Cestaticket devaluado desde el primer pago 

A pesar de que el Ejecutivo nacional anunció un incremento en el bono de alimentación, que pasó de 45 bolívares a, presuntamente, 40 dólares, los trabajadores denunciaron que en esta quincena recibieron el equivalente a 37 dólares. Esto significa que desde el primer pago del “aumento” del monto ya se ha devaluado.

No obstante, voceros de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), afectos al oficialismo, aseguraron que uno de los logros de este primero de mayo fue, precisamente, la indexación salarial de los bonos de alimentación y guerra económica.

La respuesta a esta incongruencia se encuentra en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 6746, donde fue asentado el decreto presidencial y, pese a las afirmaciones del oficialismo, el texto no habla de indexación, puesto que el monto está expresado en moneda nacional (mil bolívares).

Si bien en el artículo 5 del decreto habla de la posibilidad de ajustar el monto según el cambio del Banco Central de Venezuela, esto dependerá de una orden presidencial y no será de forma automática.

Es por estas razones que los trabajadores percibieron, en su primer pago de cestaticket que ya se ha devaluado tres dólares desde el anuncio del incremento.

“No fueron 40, sino como 37 dólares al cambio. No fue indexado. Además, sacando lo que son bonificaciones, los trabajadores sacaron sueldos de 900 bolívares. El trabajador esperaba la cestaticket indexada y su salario normal de 2 mil bolívares. Hay una reducción con respecto a la primera quincena”, adujo Marcano.

Visitas de la junta interventora 

Mientras adultos mayores y trabajadores continúan protestando frente al edificio de la Corporación Venezolana de Guayana, la nueva junta interventora del holding sigue visitando las empresas filiales sin ofrecer respuestas.

Esta semana sus integrantes acudieron a Ferrominera Orinoco y, este 30 de mayo, visitaron el Hospital Dr. Américo Babó, propiedad de la compañía. Según los testimonios, durante el recorrido los trabajadores enfatizaron en la necesidad de reincorporar a todos los no requeridos a sus puestos laborales.

No obstante, afirmaron que la directiva se limitó a escuchar y no informaron si hay un plan de acción para las reincorporaciones. Antes de la detención del expresidente de CVG, Pedro Maldonado, el gobernador Ángel Marcano afirmó que se reincorporarían aproximadamente 9 mil trabajadores desincorporados a sus labores.

Asimismo, obreros ratificaron durante su visita al recinto hospitalario que en el mismo no hay reactivos ni insumos para ofrece atención médica adecuada, tampoco cuenta con ambulancias, necesidad que quedó evidenciada en noviembre de 2022 cuando el trabajador Julio Barroso murió triturado en los rieles ferroviarios y no había unidades de emergencia disponibles.