miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

I want to live in America

Una nueva versión West Side Story, quizás la primera opereta americana, será estrenada en diciembre de este año y los pronósticos son prometedores. De mano del director Steven Spielberg, basada en el libro de Arthur Laurents sobre la historia de Romeo y Julieta, esta obra maestra musical de Leonard Bernstein y lírica de Stephen Sondheim, regresa como lo que es, una oda a la tolerancia.

@RinconesRosix

La frase ‘I want to live in América’, del musical West Side Story es un verso apreciado musicalmente, y que ha sido versionado por Rubén Blades en su trabajo Pedro Navaja.

Una nueva versión West Side Story, quizás la primera opereta americana, será estrenada en diciembre de este año y los pronósticos son prometedores. De mano del director Steven Spielberg, basada en el libro de Arthur Laurents sobre la historia de Romeo y Julieta, esta obra maestra musical de Leonard Bernstein y lírica de Stephen Sondheim, regresa como lo que es, una oda a la tolerancia.

En la cinta de 1961, casi todos los bailarines que hacían de personajes puertorriqueños eran blancos con un maquillaje marrón muchas veces innecesario. Rita Moreno, ganadora del Oscar como actriz de reparto del famoso musical, era la única puertorriqueña y explica que la poca presencia de bailarines hispanos se debía a que muy pocos tenían escuela de baile y canto. “Ellos ni sabían que esas escuelas existían”, apuntó en una entrevista. La torta de la igualdad de oportunidades no estaba para muchos de los inmigrantes en ese momento histórico. Ciertamente, se requería de un entrenamiento y profesionalismo sólidos para poder acometer las exigencias de la ópera de Bernstein y la coreografía de Jerome Robbins.

Esa oda a la tolerancia que se llama West Side Story, fue filmada en tiempos de una gran intolerancia racial en los Estados Unidos. Sin embargo, aún como una respuesta crítica a esas divisiones, la producción de la película no logró ser inmune a las injusticias de su contexto. Por ejemplo, hay un consenso de que no estaba Natalie Wood preparada para el rol de protagonista de la cinta. No obstante, la ayudó el tener un semblante más amigable para el público conservador y prejuiciado de ese entonces, y su edad parece haber sido el mayor argumento de los productores para expresar la pureza de una Julieta. Con ella, contra viento y marea. Sabían que Wood no tenía las habilidades de canto requeridas y pensaron que entre mentirle sobre la situación y después resolver su carencia con doblajes era suficiente. Craso error. Habrán aguantado la cara bonita para mercadear la cinta, pero lograron enrarecer el ambiente. El personaje de María en el filme se ve extraído del resto y no es casual, la actriz se sintió distante de sus compañeros de filmación. Nataly Wood, simplemente, “no se hallaba”, y sufrió muchas decepciones con los productores, al saber que había sido su voz doblada en el musical.

Casi sesenta años después, ahora le toca a Steven Spielberg cumplir su anhelado sueño de filmar la opera prima de Leonard Bernstein. Con Spielberg nada es casual, él sabe que en su país se respira una intolerancia similar a los Estados Unidos de 1961 y teme un retroceso de la democracia de las oportunidades. Su decisión de escoger a artistas hispanos o sus descendientes para representar a los personajes puertorriqueños, es una declaración de su postura política. El famoso director explícitamente dijo para la revista Vanity Fair: “Los inmigrantes hispanos han aportado mucho a la cultura y la sociedad de los Estados Unidos”.

Queda esperar el estreno de esta pieza tan celebrada y, por lo mismo, tan exigente. Además de un casting talentoso, la actriz Rita Moreno es una de las productoras del filme. Esta movida ha sido una ocasión para repensar esta obra y su trascendencia en la comprensión del otro, o mejor, de la comunidad humana.

Notas

Spielberg cuenta que en su hogar de infancia sólo se escuchaba música clásica y que, fue el álbum de West Side Story la primera pieza de música pop en llegar a su casa.

En sus últimos años, Leonard Bernstein se lamentaba de que sólo era conocido por West Side Story a pesar de que había compuesto otras piezas del mismo rango o mejores. The Mass es quizás una de ellas. En esa pieza se puede disfrutar su maestría en combinar diferentes estilos musicales. Respecto a WSS, sólo diría que fue la más trascendente en esa poesía de la tolerancia.

Rita Moreno es entusiasta en el filme de 1961 y aún mantiene su ánimo. Ha estado activa en el medio artístico y ha aparecido en entrevistas o compartiendo con otrora compañeros como el también ganador del Oscar George Chakiris.

¡Más noticias!