El texto recoge directrices e indicaciones que deberán ser valorados en última instancia por el obispo diocesano.

Roma.- La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano emitió un comunicado dirigido a los obispos en los que sugiere que las procesiones de Semana Santa se pospongan hasta mediados de septiembre como medida de prevención ante la emergencia del coronavirus.

“Las expresiones de piedad popular y las procesiones que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual, a juicio del Obispo diocesano podrán ser trasladadas a otros días convenientes, por ejemplo, el 14 y 15 de septiembre”, se señala en el documento que ha sido publicado en la cuenta oficial de Twitter del cardenal africano, Robert Sarah, quien preside este organismo del Vaticano.

El texto recoge directrices e indicaciones que deberán ser valorados en última instancia por el obispo diocesano para realizar los actos y cultos de la Pasión del Señor después del verano tras la suspensión de estos por la crisis sanitaria mundial.

La pandemia de coronavirus, que tiene ahora su epicentro en Europa, también marcará las celebraciones Litúrgicas de Semana Santa en el Vaticano que se desarrollarán por primera vez sin fieles y en lugares cerrados para evitar el avance del contagio.

La Oficina de prensa de la Santa Sede informó el pasado fin de semana del blindaje absoluto, pero no ha especificado todavía la modalidad en la que lo pondrán en marcha. Esta decisión afecta a todas las celebraciones litúrgicas previstas en Pascua. De este modo, está en estudio que puedan desarrollarse en espacios cerrados como la Basílica de San Pedro o la Capilla Sixtina que permanecen cerradas, como todo el Vaticano, a los turistas.

En España, la Conferencia Episcopal Española emitió unas guías y recomendaciones para las diócesis en las que precisaba que en este tiempo las procesiones deben suprimirse. En España, donde se ha decretado el Estado de Alarma, se han suprimido las procesiones de Semana Santa.

Template by JoomlaShine