jueves, 26 de mayo de 2022

Kapé-Kapé: 40 comunidades warao del Delta están anegadas tras la crecida del Orinoco

Las inundaciones provocaron el desplazamiento forzado de familias indígenas hacia las zonas altas cercanas. Las comunidades catalogan los refugios como lugares inseguros por falta de insumos. | Foto William Urdaneta | Archivo Correo del Caroní (Imágenes referenciales)

Las inundaciones provocaron el desplazamiento forzado de familias indígenas hacia las zonas altas cercanas. Las comunidades catalogan los refugios como lugares inseguros por falta de insumos. | Foto William Urdaneta | Archivo Correo del Caroní (Imágenes referenciales)

@mlclisanchez

La asociación civil Kapé-Kapé reportó, este martes, que los hogares de 40 comunidades indígenas warao de Delta Amacuro quedaron bajo el agua tras la crecida del río Orinoco.

De acuerdo con la organización, los indígenas más afectados por las anegaciones fueron evacuados y reubicados en refugios temporales que catalogan de inseguros por la falta de insumos básicos como agua potable, electricidad, alimentos y medicamentos.

Los damnificados además se sienten desprotegidos ante la amenaza de animales que se acercan por la crecida del agua.

Las inundaciones provocaron el desplazamiento forzado de familias indígenas hacia las zonas altas cercanas, como Barrancas del Orinoco, situada entre Monagas y Delta Amacuro.

Las comunidades del Delta medio notificaron a la organización que la asistencia gubernamental no está llegando a la zona. Requieren alimentos no perecederos, medicamentos, mosquiteros con insecticida para evitar la proliferación de la malaria, y agua potable.

Las comunidades que sí han recibido asistencia del Estado señalan que esta no es suficiente. Reportaron con preocupación que se han diseminado enfermedades como diarrea, gripe y fiebre, afecciones que las comunidades no pueden afrontar por la falta de insumos.

Los indígenas prevén que el río siga creciendo hasta inicios de septiembre por las lluvias torrenciales que ocurren casi sin parar en la zona. Las comunidades están en tensión porque proyectan una marea grande que guarda relación con la fase de luna llena. La predicción estima que con ello el nivel del río aumentará aún más.

El viernes 20 de agosto, la directora municipal de Protección Civil en Casacoima, Elizabeth Morrales, anunció que el Orinoco estaba a 7,50 metros sobre el nivel del mar, dos centímetros por debajo del punto que alcanzó cuando ocurrieron las inundaciones de 2018.

Las autoridades activaron la alerta roja ante el aumento inusual del nivel del río.

A mediados de julio, la organización había proyectado que al menos dos mil familias del Delta Amacuro estaban en riesgo tras la crecida del río. Por ello hicieron un llamado a las autoridades para salvaguardar la vida de los indígenas implementando estrategias que impidan la proliferación de enfermedades y garanticen el acceso de los indígenas a servicios básicos como alimentación y agua potable.

El río sigue creciendo y la atención estatal no garantiza el acceso a estos derechos básicos para la población en riesgo.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img