domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Qué os pasa?

Estos señores no se dan cuenta del daño que están por causarle al pueblo venezolano con su actitud tan mezquina de no reconocer los logros que obtuvo el interinato y del cual formaron parte.

Lo acontecido en estos días, con la actitud asumida por tres de los partidos que hasta los momentos han compartido la mesa de la unidad democrática y cuya responsabilidad siempre ha recaído en ellos en cuanto a la posición asumida a lo largo del ejercicio de sus funciones parlamentarias, da mucho que pensar y de criticar.

A estos partidos y más concretamente Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia, quieren, con su comportamiento, tapar con un dedo el sol y eludir su responsabilidad que le ha correspondido en la dirección de nuestra Asamblea Nacional para la que fueron elegidos. Primero desconociendo que, gracias a la unidad y cohesión de todas las fuerzas políticas del momento, 2015, se logró obtener un respaldo avasallante del pueblo venezolano que en ese momento clamaba por deshacerse del chavismo y cuyo llamado no lo supieron interpretar los líderes del momento dedicándose a una pelea fratricida con el chavismo en defensa de egos partidistas y no en defensa de los intereses del país.

El primer error político cometido en su momento fue del partido Acción Democrática, a quien le tocó presidir la Asamblea Nacional en la persona de Henry Ramos Allup, quien no supo manejar, ni sacarle provecho a la coyuntura política del momento para así reclamar la mayoría parlamentaria que se había ganado en limpia lid, sino que se dedicó a desmontar cuadros del salón elíptico y pantallear como todo lo que él sabía hacer en su momento, cuando lo que debía haber hecho era convocar a todo el pueblo a salir a la calle y solicitar nuevas elecciones en los estados que le habían despojado de su representación parlamentaria, pero nada de esto sucedió y solo se enfrascó en una pelea estéril durante su mandato y del cual no se obtuvo nada.

Luego continuó con el segundo periodo el partido Primero Justicia en la persona de su coordinador nacional Julio Borges, quien tampoco hizo nada por sacar a la asamblea del desacato que el oficialismo le había endilgado en todos sus actos para desvirtuar la legalidad de todo lo que ahí se aprobaba, siendo esta una administración gris en todo el sentido de la palabra y quien le siguió el juego político a la nueva Asamblea Constituyente presidida por Diosdado Cabello.

El tercer mandato lo ejerció el partido Un Nuevo Tiempo, en la persona de su fundador Omar Barboza, quien continuó siguiéndole el juego al chavismo, quien con su minoría supo manejar inteligentemente el juego político de la asamblea y quien además se prestó al juego del oficialismo con el famoso diálogo que nunca llegó a nada.

Luego surge el cuarto mandato que por convenio de la Mesa de la Unidad Democrática le correspondía al partido Voluntad Popular, recayendo en la persona de Juan Guaidó, para presidir la misma y es en esta administración donde verdaderamente surgen cambios drásticos y se logra rescatar la majestad y representatividad de este organismo, no solo a nivel nacional sino a nivel internacional, implementándose la figura del interinato, que permitió ser reconocido por más de 50 países y permitió que se volviera a levantar la moral y credibilidad del pueblo en los partidos políticos.

Indiscutiblemente hay que reconocer que en este periodo se lograron avances que ninguno de las otras tres administraciones lograron hacer y es aquí donde quiero hacer hincapié del grado de mezquindad y falta de visión política que le asisten a estos tres partidos políticos cuya representatividad a nivel nacional hoy en día está en los niveles más bajos de aceptabilidad por parte del pueblo venezolano y nadie se explica cómo ellos tratan de subrogarse la vocería del pueblo para tomar decisiones que van en desmedro de los intereses del pueblo venezolano y el mismo les pregunta: ¿Qué os pasa?

La actitud asumida por estos tres partidos deja mucho que desear, pues a través del mismo solo resalta es su interés de ponerle la mano a los bienes que la administración del interinato logró quitarle al oficialismo y de cuya administración ellos son corresponsables con el interinato y ahora quieren fungir como si no hubiesen tenido participación en la misma.

Ahora bien, estos señores no se dan cuenta del daño que están por causarle al pueblo venezolano con su actitud tan mezquina de no reconocer los logros que obtuvo el interinato y del cual formaron parte, por lo que es importante preguntarles: ¿Qué persiguen con defenestrar la figura del interinato? ¿A quién creen ellos que va a favorecer con dicha actitud? ¿Acaso estos señores no saben que estamos en víspera de realizar unas primarias donde se requiere una verdadera unidad en aras del bienestar y de los intereses del pueblo y no de los partidos políticos?

Señores legisladores recuerden que ustedes está ahí gracias a la unidad conseguida y lograda para obtener el triunfo de las parlamentarias del 2015 y cuyos desaciertos y malas prácticas del oficialismo les permitió que organismos nacionales e internacionales no reconocieran las elecciones de la asamblea constituyente y las presidenciales del 2018, dándoles oportunidad a seguir con el ejercicio de sus mandatos, lo cual ustedes con la actitud asumida ahora, de querer acabar con el interinato solo lograrán es darle la oportunidad al oficialismo a que siga al frente de la administración, tirando por la borda todo lo que a bien se puede lograr con una buena unidad y tengan presente, antes de tomar la decisión de acabar con el interinato las sabias palabras de nuestro libertador Simón Bolívar: Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”. Palabras que deben retumbar en cada uno de ustedes al tomar la decisión de si quieren una verdadera unidad o una desunión.

(*) Directivo de la ONG Compromiso Migrante

[email protected]