sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Venezuela sigue siendo el país más corrupto del hemisferio

La impunidad y ausencia de independencia del Poder Judicial han hecho que Venezuela vaya en caída libre desde 2017.

Con apenas 13 puntos en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) correspondiente a 2023, Venezuela se ubicó como el país más corrupto del hemisferio según la organización Transparencia Internacional.

Pasando de 14 en 2022 a 13 puntos el año pasado, Venezuela iguala a Siria y a Sudán del Sur, en el segundo lugar de las naciones más corruptas del mundo, solo superada por Somalia (12), que cuenta con la calificación más baja entre 180 países evaluados.

Venezuela ha tenido un descenso continuado desde 2017, “con un contexto de impunidad generalizada y ausencia total de independencia del Poder Judicial”, reza el informe de Transparencia Internacional.

De acuerdo a la investigación, el pago de sobornos y la cooptación de jueces y fiscales se ha convertido en uno de los principales mecanismos utilizados por las redes delictivas para asegurar la continuidad de sus actividades ilícitas.

“Algunos jueces y fiscales venezolanos, además de formar parte de estas redes, también están siendo investigados por la Corte Penal Internacional por su intervención, actuación u omisión en abusos, torturas y otros crímenes de lesa humanidad”, asegura el informe.

La ONG expuso que no se trata de un problema exclusivo de Venezuela, sino que es algo que se ha esparcido en la región.

“La falta de independencia y transparencia del Poder Judicial facilita la corrupción y la influencia indebida por parte de élites políticas y económicas. Por esta razón, muchos sistemas judiciales de la región no son capaces de aplicar la ley de manera eficaz e imparcial o de ejercer su función de contrapeso sobre otros poderes del Estado, lo cual es fundamental para el buen funcionamiento de la democracia”, indican.

Mayoría de países raspados

De acuerdo con el informe de TI, la mayoría de los países evaluados lograron mínimos o nulos avances en el combate a la corrupción en el sector público.

“Por doce años consecutivos, el promedio global del IPC se mantiene sin variación, en 43 puntos, y más de dos tercios de las naciones obtienen una puntuación inferior a 50 sobre 100”.

El reporte establece una relación entre la corrupción y la falta de justicia.

“La carencia de independencia del Poder Judicial debilita el estado de derecho y promueve la impunidad de los poderosos y los criminales en perjuicio de las personas y del bien común”.

De acuerdo al análisis de la ONG, el mundo está experimentando un declive en el funcionamiento de los sistemas de justicia.

“Los países con las puntuaciones más bajas en el IPC también están obteniendo una puntuación muy baja en el Índice de Estado de Derecho, lo que pone de relieve que existe una conexión clara entre el acceso a la justicia y la corrupción. Tanto los regímenes autoritarios como los líderes democráticos que menoscaban la justicia contribuyen a profundizar la impunidad de la corrupción y, en algunos casos, incluso la fomentan al eliminar las consecuencias para los infractores”.

El presidente de Transparencia Internacional, François Valérian, señaló que la corrupción seguirá ganando terreno hasta que los sistemas de justicia puedan castigar los actos indebidos e imponer controles a los gobiernos.

“Cuando la justicia es algo que se puede comprar o interferir políticamente, quienes sufren son las personas. Los líderes deben comprometerse de manera plena con fortalecer y garantizar la independencia de las instituciones que aplican la ley y enfrentan la corrupción. Es momento de terminar con la impunidad de la corrupción”.

Europa con el mejor desempeño contra la corrupción

Aunque descendió un punto en su promedio regional, la región con mayor puntuación en el índice continúa siendo Europa Occidental, con una media de 65, seguida por Asia y el Pacífico con 45, respectivamente, y América con 43.

Las regiones con puntuación más baja son Medio Oriente y Norte de África (38), Europa oriental y Asia central (35), y África subsahariana (33).

Los países con los mejores desempeños o percibidos como menos corruptos son Dinamarca (90), Finlandia (87), Nueva Zelanda (85), Noruega (84) y Singapur (83).

En América lideran el ranking Canadá (74), Uruguay (74) y Estados Unidos (69) y Barbados (69).

Nicaragua (17), Haití (17) y Venezuela (13) están en las posiciones más bajas.

Más independencia y menos intervención del Gobierno

Para acabar con la corrupción, Transparencia Internacional considera que es perentorio contar con órganos judiciales independientes y transparentes.

“La organización hace un llamado a los gobiernos para que otorguen a los sistemas de justicia la independencia, los recursos y la transparencia necesarios para castigar eficazmente todos los delitos de corrupción y poner controles institucionales al poder”.

Igualmente hizo hincapié en la adopción de leyes y procedimientos más eficientes para que las instituciones de justicia puedan protegerse frente a actos corruptos.

“La corrupción agrava la injusticia social y afecta en forma desproporcionada a los más vulnerables. En muchos países, persisten obstáculos para que las víctimas de corrupción puedan obtener justicia. Ha llegado el momento de eliminar las barreras y asegurar que las personas puedan tener acceso efectivo a la justicia. Todas las personas merecen que haya sistemas legales justos e inclusivos donde las voces de las víctimas se escuchen en cada instancia. Cualquier otra posibilidad es una afrenta a la justicia”, puntualizó Eriksson.