domingo, 14 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Retrasos en resultados de carga viral complican diagnóstico de personas con VIH en Caroní

La consulta del Ambulatorio Las Manoas, en San Félix, estuvo sin exámenes de carga viral por más de dos años. Los resultados de una jornada en febrero hasta la fecha no han llegado. | Foto William Urdaneta

@mlclisanchez

Cuatro meses -y contando- han tardado en llegar los resultados de los exámenes de carga viral para personas con VIH, realizados en el Ambulatorio Las Manoas, en San Félix.

Después de más de dos años sin hacer este tipo de exámenes por falta de reactivos, entre febrero y marzo de este año se hizo una jornada de carga viral en el módulo con apoyo de ONU Sida y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Pero hasta hoy, a los pacientes no les ha llegado el resultado de las pruebas. “Nos dijeron que en un mes tendríamos nuestros resultados, pero no…”, señaló Kevin Guevara*, uno de los pacientes.

Sin esa prueba desconocemos cómo está comportándose el virus en el organismo y es una falla en el control muy importante. La mayoría nos guiamos
por manifestaciones clínicas, si está bajo de peso, si tiene algún otro síntoma…”
María Graciela López, infectóloga

Personal del recinto sanitario informó que hasta ahora no tienen fecha ni de cuándo se volverá a hacer la jornada, ni cuándo llegarán los resultados del primer operativo de carga viral.

No poder contar con estos exámenes de forma regular impide que los especialistas puedan hacer el diagnóstico de la población pediátrica antes de los seis meses de vida. Así lo explicó el infectólogo pediatra regional y miembro de la Sociedad Venezolana de Infectología, Marcos Hurtado.

Casi ningún paciente se ha hecho ese examen desde hace tiempísimo, todos estábamos urgidos. Creo que los reactivos no dieron abasto, ahora nos toca esperar por otra jornada, Dios sabrá cuándo”

Las pruebas para bebés se hacen en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (Inhrr), pero la Fundación Jacinto Convit también apoya con la prueba molecular, informó el médico. “Al menos un pequeño número de pacientes más cercanos al Distrito Capital tienen las posibilidades de acceder a la prueba con los pocos reactivos que envían de OPS. Pero las zonas más lejanas (como Bolívar) seguimos en espera de reactivos y de las posibilidades para trasladar las muestras”, explicó.

Pese al tiempo que puedan tardar, el especialista asegura que las pruebas siempre serán útiles, “porque eso nos permite confirmar por virología el diagnóstico y no seguir a ciegas con alta sospecha clínica de infección en los niños hijos de madre VIH. Así es que podemos determinar si la carga viral está bajando para asociarlo con la clínica del paciente”, afirmó.

Pero mientras más tarde la prueba, más tarde llegará el diagnóstico. “Aquí en Venezuela hay niños que tienen más de un año y aún no tienen la primera prueba”, señaló.

Una de las pruebas más importantes 

El examen de carga viral es uno de los más importantes para el control de las personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), porque mide cuántas copias del virus hay en la sangre y orienta a los especialistas sobre cómo la persona está respondiendo al tratamiento antirretroviral.

Cuando la carga viral es indetectable, el virus no es transmisible.

En Venezuela estas pruebas están centralizadas en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (Inhrr), ubicado en Caracas. Por lo que las muestras se toman en Bolívar, viajan hasta el laboratorio de Caracas donde deberían tener reactivos para procesarlas.

Para hacer los exámenes de carga viral, el Gobierno ha recibido reactivos donados de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y ONU Sida, como parte del Plan Maestro para el Fortalecimiento de la Respuesta a la Tuberculosis, Malaria y VIH.

Pero la demanda de pacientes supera el apoyo humanitario, y lo hará siempre en tanto el Estado no asuma la responsabilidad de compra de insumos para prevención y tratamiento del VIH.

La falta de exámenes de carga viral para VIH infringe el protocolo para evitar la transmisión del virus de la madre al bebé

Las pruebas que se tomaron en Caroní todavía no se procesan. Y aunque las autoridades sanitarias no han explicado la razón, los pacientes sospechan que los reactivos se acabaron pronto.

“Claro, si casi ningún paciente se ha hecho ese examen desde hace tiempísimo, todos estábamos urgidos. Creo que los reactivos no dieron abasto, ahora nos toca esperar por otra jornada, Dios sabrá cuándo”, expresó Kelly Rivas*, quien vive con la enfermedad desde hace cinco años.

Rivas no recuerda un momento en el que el asunto de las pruebas no haya sido crítico para ella. En el sector privado de la salud el examen de carga viral está valorado entre 80 y 120 dólares, y se hace en muy pocos laboratorios del país, no hay ninguno en Bolívar.

El restringido acceso a estas pruebas también transgrede el protocolo necesario para evitar la transmisión materno infantil del virus. Según el protocolo PACTG076 del Ministerio de Salud, las mujeres embarazadas diagnosticadas con VIH deben, además de otros requisitos, tener una carga viral indetectable dos semanas antes de la cesárea programada, pero desde hace dos años no hay forma de medir la carga viral de madres seropositivas para garantizar que el bebé nazca sin riesgos de contraer el virus.

Desde hace tiempo los especialistas no cuentan con estas pruebas para evaluar a sus pacientes. Se trabaja al ojo por ciento: los infectólogos más especializados evalúan la adherencia de los pacientes al tratamiento a través de los síntomas clínicos a falta de exámenes de laboratorio, y estando alertas ante cualquier señal de enfermedades oportunistas.

“Sin esa prueba desconocemos cómo está comportándose el virus en el organismo y es una falla en el control muy importante. La mayoría nos guiamos por manifestaciones clínicas, si está bajo de peso, si tiene algún otro síntoma…”, explicó la infectóloga y expresidenta de la Sociedad Venezolana de Infectología, María Graciela López, en una entrevista con Correo del Caroní a mediados de julio.

“A quienes tenemos años en esto, se nos hace un poco más fácil por la experiencia, pero a los médicos recién graduados no”, agregó.

En el país, el control del VIH se hace a tientas.

(*) Estas personas solicitaron resguardo de su identidad