jueves, 13 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

MSF apoya a mujeres en el estado Bolívar sobre salud sexual y reproductiva

Médicos Sin Fronteras además recibe diariamente un promedio de 10 mujeres que asisten para el despistaje de enfermedades de transmisión sexual como sífilis, VIH y hepatitis B.

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF), en conjunto con autoridades locales y el Instituto de Salud Pública, apoya desde noviembre de 2021 a mujeres de la localidad de Tumeremo, al sur del estado Bolívar, con atención en materia de salud sexual y reproductiva.

Desde esa fecha y hasta mayo de 2022, MSF ha atendido a más de mil mujeres de la comunidad a través de consultas integrales, gratuitas y confidenciales de planificación familiar en el Hospital José Gregorio Hernández. Casi 90% ha recibido algún método anticonceptivo y más del 70% un método anticonceptivo de larga duración, como un implante subdérmico o un dispositivo intrauterino.

El servicio también dispone de métodos anticonceptivos de barrera, como preservativos y píldoras de emergencia.

Jessica, con siete hijos, es una de las mujeres que ha podido acceder a estos servicios. “No tenía posibilidad de cuidarme, hace un mes me pusieron un dispositivo en el brazo que durará cinco años, espero poder ligarme después. Cuando fui a la cita en el Hospital José Gregorio Hernández, todo fue muy rápido, miré para otro lado y estuve lista. El médico me explicó todo, hasta ahora me he sentido bien y estoy tranquila, una cosa menos de la qué preocuparme”, dice. 

MSF mujeres

Jessica tiene 27 años de edad y vive en Tumeremo, en el estado Bolívar, al sureste de Venezuela. Está sentada en la puerta de su casa con tres de sus siete hijos. Allí pasa los días con su madre, mientras su esposo trabaja en las minas. Su primer embarazo fue a los 14 años.

Una de las principales actividades económicas de Tumeremo es la minería relacionada con la extracción y comercialización del oro. Muchas de las mujeres que viven en la zona quedan solas en casa mientras sus parejas van a trabajar en las minas y se exponen a diversos retos.

En dicha localidad el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva es limitado. A esto se suma el alto costo y en ocasiones la escasez de métodos anticonceptivos que permitan prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

En el hospital de Tumeremo se atienden cerca de 20 pacientes diariamente, dos veces por semana, en consultas de salud sexual y reproductiva. Además se recibe un promedio de 10 mujeres que asisten para el despistaje de enfermedades de transmisión sexual como sífilis, VIH y hepatitis B.

Brigitte tiene 27 años, está en casa todo el tiempo atendiendo a sus cinco hijos. Su esposo y sus siete hermanos trabajan en las minas, ella ha ido a trabajar allá.

“Cuando fui a buscar la cita en el Hospital José Gregorio Hernández de Tumeremo, había más de 400 mujeres esperando, nos dieron cita a todas. Cuando me tocó fui sola, tenía miedo, pero el personal médico me explicó todo muy claro y en cinco minutos ya estaba lista, con las indicaciones de los cuidados y algunos preservativos para los primeros días, mientras el implante comenzaba a hacer efecto”, explica.

El médico ginecobstetra Jusluis Rodríguez asegura que el impacto de la consulta de planificación familiar en el hospital ha sido completamente positivo para la comunidad. “Saber que podemos ayudar a tantas mujeres me motiva a seguir cada día y dar lo mejor de mí”.

Además, el equipo de promoción de salud trabaja en el centro asistencial y en la comunidad, brindando información sobre los servicios y sensibilizando a la población sobre la prevención del embarazo a temprana edad y de las enfermedades de trasmisión sexual, así como la importancia del control prenatal.