miércoles, 17 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Este 15 de febrero es el Día Internacional contra el Cáncer Infantil

Según datos de la Sociedad Venezolana de Oncología Pediátrica se estima que cada año se diagnostican alrededor de 3 mil nuevos casos en niños, niñas y adolescentes menores de 19 años.

El Día Internacional contra el Cáncer Infantil se celebra cada 15 de febrero con el objetivo de crear conciencia sobre esta enfermedad que afecta a miles de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo.

La fecha busca sensibilizar a la población sobre la importancia de la detección temprana, el acceso a un diagnóstico preciso y oportuno, y la necesidad de invertir en investigación para encontrar mejores tratamientos.

La iniciativa de crear este día conmemorativo surgió en el 2001 por parte de la Organización Internacional del Cáncer Infantil (CCI).

Desde entonces, la fecha ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y cuenta con el apoyo de numerosas organizaciones internacionales, gobiernos, instituciones y asociaciones de pacientes.

El Día Internacional contra el Cáncer Infantil tiene como objetivo sensibilizar a la población sobre la realidad del cáncer infantil, sus causas y consecuencias, promover la detección temprana y el acceso a un tratamiento adecuado para todos los niños y adolescentes afectados, así como apoyar a los pacientes, sus familias y los supervivientes.

Además busca fomentar la investigación para encontrar mejores tratamientos y, en última instancia, una cura para esta enfermedad.

Situación del cáncer infantil en Venezuela

Según datos de la Sociedad Venezolana de Oncología Pediátrica (SVOP) se estima que cada año se diagnostican alrededor de 3 mil nuevos casos en niños, niñas y adolescentes menores de 19 años.

Sin embargo, el problema no son los diagnósticos, sino que tener cáncer en este país es un problema de salud pública.

En Venezuela, ganar la batalla contra el cáncer está obstaculizada por la escasez de medicamentos y suministros médicos esenciales, a menudo debido a limitaciones económicas, como han denunciado diversas organizaciones de derechos humanos. Esto restringe severamente las opciones de tratamiento disponibles.

Aunado a eso, la situación se ve agravada por la falta de infraestructura hospitalaria adecuada en muchos lugares, lo que dificulta la prestación de una atención médica de calidad.

Además la carencia de personal médico especializado, como oncólogos pediátricos, profundiza aún más la crisis, dejando a muchos niños sin acceso a la atención especializada, la cual necesitan desesperadamente.