viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Especialistas advierten aumento del riesgo de ingreso de medicamentos inseguros y de baja calidad a Venezuela

Desde la emisión de permisos sanitarios carentes de transparencia, hasta la mínima voluntad para acabar con el contrabando, son acciones -u omisiones- del Estado que han propiciado el ingreso de fármacos inseguros al país.

@mlclisanchez

Desde inicios del mes de octubre, distintas organizaciones científicas, médicas y farmacéuticas han alertado que ha aumentado el riesgo de ingreso de medicamentos inseguros, ineficaces y de baja calidad al mercado interno de Venezuela con la autorización del Ejecutivo nacional.

Organizaciones como la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven) también han reportado que el ingreso de medicamentos de contrabando que no cumplen con los controles necesarios para su comercialización –y por lo tanto podrían estar falsificados y adulterados-, es cada vez más frecuente.

Esto es un problema muy grave, que ocurre desde hace mucho tiempo pero que se ha invisibilizado. Lo que necesitamos es hacer una campaña nacional en defensa de medicamentos seguros, asequibles y de calidad”, Carlos Walter

Como consecuencia, la población está expuesta a fármacos que, además de no cumplir con su función terapéutica, pueden causar daños a la salud e incluso la muerte.

El gremio médico y científico señalan que los esfuerzos regulatorios de medicamentos son mínimos y que el marco legal es inconsistente, lo que propicia este problema de salud pública. Es por eso que han emprendido una campaña llamada Jornadas venezolanas del derecho al acceso a medicamentos asequibles, seguros y de calidad, con la que exigen al Estado garantías de acceso a fármacos seguros.

Sin sistemas regulatorios confiables

Para Carlos Walter, médico y doctor en Políticas de Salud Pública, Venezuela nunca ha tenido un único sistema regulatorio nacional de referencia regional que evalúe la seguridad, calidad y eficacia de los medicamentos, aunque ha tenido instituciones que cumplen funciones regulatorias.

Así lo explicó durante su participación en el conversatorio Calidad de los medicamentos disponibles en Venezuela, organizado y transmitido por el Trabajo Social de la Universidad Central de Venezuela, el pasado 21 de octubre.

Walter señaló que, en los últimos años, el Gobierno nacional ha tomado decisiones que violentan el ordenamiento jurídico existente en el país referente a la regulación de fármacos. Lo hizo, por ejemplo, cuando a través del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria en lugar del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel otorgó permisos sanitarios para importar y comercializar medicinas con un límite de investigación y evaluación de cinco días como máximo.

La fragmentación del sistema regulatorio de medicamentos en el país afecta su eficacia, manifiesta el gremio científico

Tal como refleja la Resolución 075 emitida en abril de 2019, firmada por el entonces ministro de Salud, Carlos Alvarado. “¿Cómo se puede hacer una evaluación en tan poco tiempo? Prácticamente son permisos express”, denunció el médico.

El Gobierno nacional también puso en marcha un sistema unificado de atención farmacéutica que utiliza vehículos para comercializar y expender medicamentos a bajo costo de forma itinerante en ciudades y estados del país. El proyecto -a cargo del Ministerio del Comercio y Fuerzas Armadas en lugar del Ministerio de Salud- no garantiza que ni los medicamentos, ni las condiciones de su almacenamiento sean seguros, afirma el especialista.

“No podemos oponernos a que se vendan medicamentos a menor precio, pero eso no es suficiente, necesitamos que no hagan daño, y que sean efectivos”, manifestó.

Esto sucede, toda vez que el Ejecutivo atribuye la escasez de medicinas en Venezuela a las sanciones impuestas por Estados Unidos. “Sabemos que el problema existe desde mucho antes de eso. Las empresas transnacionales de medicamentos se fueron del país porque el Gobierno no pagó las deudas que tenía con esas empresas, no hubo otra razón”, sentenció.

De manera que medicamentos provenientes de países políticamente aliados al régimen de Nicolás Maduro -como Irán e India- inundan el mercado interno de Venezuela.

Walter asegura que el sistema de regulación de medicamentos en el país no solo es insuficiente, sino que también está desactualizado, y el marco jurídico es ambiguo, lo que dificulta su eficacia. En algunos casos regula el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, en otros, el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria, y en otros, la Junta Revisora de Productos Farmacéuticos.

En la búsqueda del medicamento más barato

La pulverización del poder adquisitivo de los venezolanos como consecuencia de una economía inflacionaria producto de políticas económicas erradas, hace que la población busque la medicina más barata posible, y eso la hace vulnerable a adquirir medicamentos de baja calidad, o inseguros.

“Esto es un problema muy grave, que ocurre desde hace mucho tiempo pero que se ha invisibilizado. Lo que necesitamos es hacer una campaña nacional en defensa de medicamentos seguros, asequibles y de calidad”, expuso Carlos Walter.

Además enfatizó que la red de sociedades científicas y médicas debe revisar el problema y poner sobre la mesa de diálogo las soluciones, estimular la búsqueda de acciones que labran el camino del respeto al derecho a la salud de la población.

“Si todos los actores nos unimos en la misma dirección podremos contribuir con que haya medicamentos más seguros y asequibles”, concluyó.

Algunas recomendaciones

Ante el riesgo de consumo de medicamentos inseguros, ineficaces y de baja calidad, el gremio médico y científico emitió algunas recomendaciones para adquirir y usar racionalmente medicamentos seguros:

 

  1. Adquiera solo medicamentos autorizados, con registro sanitario del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS).
  1. Compre solo los medicamentos en farmacias autorizadas.
  1. Solo los farmacéuticos pueden dispensar y vender medicamentos.
  1. No compre medicamentos en la vía pública a personas no autorizadas.
  1. No compre medicamentos ofrecidos y comercializados en internet.
  1. No acepte medicamentos sin su envase, identificación e instrucciones de uso en español.
  1. No compre medicamentos ofrecidos en blísters o formas de presentación no protegidas, en envases o recipientes abiertos.
  1. No consuma medicamentos de dudoso origen, o que requieren refrigeración y esta no se haya cumplido.
  1. Absténgase de adquirir y consumir medicamentos con cambios de color, olor y otras características de descomposición.
  1. Rechace adquirir medicamentos vencidos (con fecha de expiración caducada).
  1. Verifique en el récipe prescrito por su médico que el producto que le dispensan contiene el principio activo del medicamento.
  1. Si tiene dudas, exija que el farmacéutico le oriente.
  1. Si tiene dudas, consulte con su médico tratante antes de adquirir cualquier medicamento que requiere prescripción médica y solo consumirlo según sus indicaciones.
  1. Su médico le indicará si requiere ajuste de dosis del medicamento. No lo haga usted por su cuenta.
  1. No se automedique.
  1. No prescriba medicamentos, si no es médico u odontólogo.