viernes, 12 de agosto de 2022

Vacuna contra la COVID-19 que ensayan en Oxford produjo en la fase de prueba anticuerpos capaces de neutralizar el virus

El Gobierno británico invirtió 84 millones de libras esterlinas -105 millones de dólares- para acelerar el desarrollo de la vacuna AZD1222 que aún está en su fase inicial.

@mlclisanchez

La vacuna AZD1222 contra la COVID-19 provoca una fuerte respuesta inmunológica que puede neutralizar el nuevo coronavirus. Esto es un avance mundial en contra de una pandemia que ha cobrado la vida de al menos 600 mil personas en todo el mundo.

La AZD1222 es resultado de los estudios de un grupo de científicos del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford y el Grupo de Vacunas de Oxford y los resultados arrojados en sus fases I/II confirmó que la vacuna es capaz de provocar una respuesta de células T (glóbulos blancos que pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2) dentro de los 14 días posteriores a la vacunación y una respuesta de anticuerpos dentro de los primeros 28 días (los anticuerpos son capaces de neutralizar el virus para que no pueda infectar las células cuando lo contraen inicialmente), reseñó la Embajada británica en Venezuela.

El estudio clínico demostró que la sustancia no provoca efectos adversos en la salud de las personas, sino que induce respuestas en ambas partes del sistema inmunológico humano: la parte innata y la parte adquirida.

En el estudio se detectaron anticuerpos neutralizantes en los participantes, que son importantes para la protección de las personas. Lo que sigue a este logro es confirmar si la vacuna puede proteger contra el virus SARS-CoV-2 que ocasiona la COVID-19 en su fase III.

No hubo incidentes graves de salud relacionados con la vacuna que en sus fases I/II fue evaluada en más de mil voluntarios adultos sanos entre los 18 y 55 años en un ensayo aleatorio comprobado, al contrario: el 100% de la sangre de los participantes tenía actividad neutralizante contra el coronavirus.

Los 10 voluntarios que recibieron una dosis de refuerzo dieron una respuesta inmunológica más fuerte que los demás voluntarios, por lo que se establece que una dosis con refuerzo puede ser una estrategia para combatir el virus.

“Nos alientan los datos provisionales de las fases I/II que muestran que fue capaz de generar una respuesta rápida de anticuerpos y células T contra el SARS-CoV-2. Si bien hay más trabajo por hacer, los datos de hoy incrementan nuestra confianza en que la vacuna funcionará y nos permite continuar nuestros planes para fabricar la vacuna a escala con el fin de garantizar un acceso amplio y equitativo en todo el mundo”, manifestó Mene Pangalos, vicepresidenta ejecutiva de Investigación y Desarrollo de Biofármacos en AstraZeneca en entrevista con la revista The Lancet.

La Universidad de Oxford junto a AstraZeneca, una compañía biofarmacéutica con sede en Reino Unido, trabajan en conjunto para el desarrollo, fabricación y distribución a gran escala de la vacuna si esta tiene éxito.

Tanto la academia como la compañía en alianza con organizaciones clínicas forman parte de un programa global para probar la vacuna de Oxford en la fase III en Estados Unidos y en países de ingresos medios y bajos, como Brasil y Sudáfrica, así lo reseñó la Embajada británica en Venezuela.

Brasil es uno de los países más afectados por la pandemia, y en él se están probando las dos vacunas que han arrojado los resultados más esperanzadores en sus fases I/II y ahora III, tanto la vacuna de Oxford (AZD1222), como otra proveniente de la empresa china Sinovac.

AstraZeneca declaró que tiene el compromiso de garantizar un acceso amplio y equitativo a la vacuna, en caso de que las pruebas clínicas en sus últimas etapas tengan éxito. Mientras tanto, el acuerdo es suministrar más de 2 millardos de dosis de la vacuna con el Reino Unido, Estados Unidos, la Alianza de Vacunas Inclusivas de Europa (IVA), la Coalición para la Innovación en la Preparación de Epidemias (CEPI), La Alianza de Vacunas Gavi y el Serum Institute de India.

El avance de la vacuna Oxford no forma parte del programa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para combatir la pandemia.

Hoy hay al menos 118 proyectos clínicos que ya están en marcha para combatir el virus y la vacuna de Oxford es una de las más prometedoras de acuerdo con los científicos británicos.

Hay 14,5 millones de personas infectadas por el virus SARS-CoV-2 que causa la COVID -19, un aproximado de 8,3 millones de personas han sobrevivido a la enfermedad, mientras que al menos 600 mil personas han muerto infectadas. Tanto contagiados como sus familiares tienen las esperanzas puestas en una vacuna que proteja al mundo de los contagios y frene la curva que va en expansión en algunos países.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img