domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Cuarentena deja a vendedores informales en la cuerda floja de la sobrevivencia

La preocupación de los pequeños comerciantes que dependen de la venta diaria es el abastecimiento de comida. Admiten no contar con recursos para comprar mascarillas y ni se acuerdan de algún apoyo gubernamental.

@Jhoalys
“Salimos a trabajar para medio comprar comida en el día, si no trabajamos no comemos”. Saray Cabrera es vendedora informal del centro de San Félix, donde se observó un acatamiento leve de la cuarentena nacional decretada por Nicolás Maduro para contener la propagación del coronavirus en Venezuela.

   
La basura en el centro de San Félix, así como el suministro de agua, es un problema sin solución en medio de la prevención contra el Covid-19

Vendedores informales consideraron que, a pesar de la contingencia en el país, la medida no contempla el hecho de que ellos viven del día a día, no tienen salario fijo, tampoco los suficientes recursos para abastecerse de alimentos en una cuarentena o al menos comprar lo necesario sin tener que salir diariamente a la calle a vender su mercancía.

“¿Cómo vamos a hacer si lo que trabajamos es para comer?”, pregunta Cabrera con semblante de preocupación. Además, vive en Vista al Sol, uno de los tantos sectores de Ciudad Guayana con fallas permanentes en el suministro de agua por tubería, mientras que la principal medida de prevención es el constante lavado de manos.

“El agua se va todos los días, a veces pasamos cuatro días seguidos sin agua”, agregó.

Sin garantía de nada

Virginia Ortega vende arepas y empanadas en el centro de San Félix. Su inconformidad con la medida de cuarentena no es solo por tener que limitar su forma de sustento diario, sino la imposibilidad de comprar mascarillas para cumplir con las exigencias de higiene.

“Jamás y nunca podemos estar en cuarentena. ¿Que nos garantiza el gobierno? No nos garantiza nada, ni las mascarillas. ¿De dónde saco para comprar al personal? Una mascarilla cuesta 50, 70, 100 mil bolívares. El alcalde no ha venido, no lo he visto por acá. ¿Por qué no hacen una campaña para donarnos mascarillas?”, manifestó Ortega.

   
Centros comerciales acataron la medida de cuarentena nacional

En su caso, dijo que se las ingenió para hacer una mascarilla improvisada con un sostén. Guantes y alcohol, no hay disponibilidad en la mayoría de las farmacias. “Eso es para los países desarrollados porque allá no hay bachaqueros”, consideró.

Jesús Torres no dejó de ir al centro de San Félix a recorrer las calles para vender chicha. Su preocupación coincide con el tema de abastecerse de comida, pero también los productos de higiene.

“Será que Maduro nos va a mandar comida. Ellos tienen cómo, pero nosotros no tenemos qué comer. Salimos a trabajar para medio comprar un arroz, una harina y no alcanza. Las mascarillas acá las venden en 50 mil bolívares y te dura un solo día”, manifestó Torres.

El primer día de la cuarentena nacional se cumplió a medias en Ciudad Guayana, en parte, porque el anuncio de Maduro ocurrió bien entrada la noche del lunes y también porque la mayoría todavía anda en la búsqueda de los insumos alimenticios y de higiene para la medida de aislamiento social.

En algunos abastos y supermercados, tanto en Puerto Ordaz como en San Félix, restringieron la entrada de clientes que no tuvieran tapabocas. Asimismo limitaron la cantidad de clientes que ingresaban al local, por lo que debían esperar afuera.

En las unidades de autobuses, si bien choferes y colectores portaban tapabocas, no se limitó la cantidad de usuarios dentro del vehículo y, en su mayoría, no portaban tapabocas.

 
El tráfico en las calles y avenidas de Puerto Ordaz disminuyó en el primer día de cuarentena nacional | Fotos William Urdaneta