sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Reportaje sobre el Arco Minero de Armando.Info y El País fue nominado a los Premios Gabo 2022

La Fundación Gabo dio a conocer los 50 nominados en la décima edición de los Premios Gabo -el reconocimiento más importante del periodismo en español y portugués- entre ellos destacaron tres reportajes venezolanos.

@joelnixb

El 30 de septiembre la Fundación Gabo -institución creada por el periodista y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez- publicó los 50 nominados a la décima edición de los Premios Gabo, el reconocimiento más importante del periodismo en español y portugués.

Los Premios Gabo reconocen el periodismo iberoamericano en las categorías Audio, Fotografía, Texto, Imagen y Cobertura. La ceremonia de premiación se llevará a cabo del 21 al 23 de octubre en el Gimnasio Moderno de Bogotá.

El reportaje informa cómo decenas de comunidades pemón, piaroa, ye’kwana y sanemá en los estados Amazonas y Bolívar se están organizando para defender sus territorios de invasores | Imágenes Armando.Info

De 1.980 postulaciones quedaron seleccionados 50 y de esos tres son reportajes venezolanos que están nominados en la categoría Cobertura. Se trata de El Negocio de la Represión, Corredor Furtivo y Cáncer de mama en Venezuela.

Corredor Furtivo es una investigación publicada en Armado.info y El País de España, con apoyo de la Red de Investigaciones de la Selva Tropical del Pulitzer Center (RIN, por sus siglas en inglés). Revela una radiografía satelital de pistas aéreas en los estados Amazonas y Bolívar desde donde se transporta ilegalmente el oro producido en el Arco Minero del Orinoco.

Fue escrito por la periodista formada en Correo del Caroní María de los Ángeles Ramírez, junto a Joseph Poliszuk y María Antonieta Segovia.

A través de inteligencia artificial, bases de datos y reportería in situ, los periodistas identificaron puntos de actividad minera y una red de pistas por donde también trafican drogas.

A partir de imágenes satelitales procesadas con inteligencia artificial mostraron cómo la selva venezolana se convirtió en la casa de operaciones de grupos criminales transfronterizos y está siendo devastada a un ritmo sorprendente. 

Las seis partes de Corredor Furtivo 

1. La minería ilegal montó sus bases aéreas en la selva

Por medio de imágenes satelitales y a través de inteligencia artificial los periodistas lograron identificar 3.718 puntos de actividad minera, en su mayoría ilegal, en los estados Bolívar y Amazonas que equivalen a un total de 40 mil campos de fútbol.

La investigación asegura que estos puntos de actividad minera en la región Guayana a menudo se encuentran cerca de pistas clandestinas, lograron identificar 42 de ellas. 

2. El quién es quién de los cárteles criminales al sur del Orinoco

Cuentan las dinámicas de las actividades ilícitas de bandas delictivas, extranjeras o nativas, en los estados Bolívar y Amazonas. 

3. Estado Amazonas, de retaguardia a colonia de la guerrilla colombiana

La investigación muestra que etnias indígenas, ubicadas en Amazonas, han presenciado en sus territorios el avance de grupos armados como el ELN y las facciones de las FARC. Grupos que, según el reportaje, operan en cuatro de los siete municipios del estado y “se hace evidente que los guerrilleros se proponían completar una verdadera ocupación”. 

4. El discreto encanto de la guerrilla

El reportaje cuenta cómo los irregulares colombianos reclutan a indígenas venezolanos, en especial jóvenes aborígenes, algunos menores de edad. 

5. La resistencia indígena se organiza en guardias territoriales

El reportaje informa cómo decenas de comunidades pemón, piaroa, ye’kwana y sanemá en los estados Amazonas y Bolívar se están organizando para defender sus territorios de invasores, así sea con armas arcaicas como lanzas, arcos y flechas. 

6. La veda a la minería se levanta en ‘La Nueva Amazonas’

Registran cómo, pese a que las leyes prohíben la explotación abierta de minerales en las selvas del estado Amazonas, actividades furtivas en las cuencas del río Orinoco, “la miseria reinante y el reciente discurso oficial van creando una atmósfera cada vez más proclive a la aceptación de la industria extractiva a cualquier escala y en manos del Estado o de privados”.

     Los periodistas lograron identificar 3.718 puntos de actividad minera y 42 pistas clandestinas