sábado, 22 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Realizan primer encuentro de madres con hijos neurodivergentes en Ciudad Guayana

Organizado por el Grupo Madres Azules, en la actividad también se inauguró el Club de Familias Neurodivergentes.

Para cerrar el mes de las madres, el Grupo Madres Azules realizó el 30 de mayo el primer encuentro de madres con hijos con autismo y condiciones similares, para compartir experiencias, salir de la rutina y crear una red de apoyo entre madres atípicas.

La actividad inició con una terapia grupal psicológica, titulada Catarsis emocional, sanando mi historia, guiada por la especialista Mercedes Campos, donde las asistentes entre lágrimas y risas pudieron conversar de forma honesta y espontánea en un entorno seguro, animándose a expresar sus emociones y aprendiendo a empatizar y escuchar las emociones ajenas.

Luego del abordaje emocional las mamás disfrutaron de dinámicas divertidas con premios y sorpresas para cada una de ellas. La directora de Madres Azules en Ciudad Guayana, Leannys Astudillo, agradeció a las mamás por su participación y confianza.

Rosmery Llocla expresó emoción y alegría por haber ganado un premio durante la actividad, “nunca había ganado nada”, comentó. “Lo principal es poder vivir esta experiencia con madres que comprenden lo que yo siento porque su vida es similar a la mía”.

Entre los objetivos trazados, el encuentro busca “ayudar a los participantes a comprender que no están solas en sus desafíos y emociones y que juntas podemos lograr un camino más fácil para nosotras y nuestros hijos”, dijo Roselyn. 

Con esta actividad se inauguró oficialmente elClub de Familias Neurodivergentes en la urbe. Madres Azules informó que a través de sus redes sociales @madresazules_cg publicarán las actividades organizadas, recordando que en el mes de junio tendrán una jornada de consultas psicológicas y un taller de adaptaciones curriculares a precios solidarios.

El Grupo Madres Azules es un proyecto venezolano que nació en los Valles del Tuy, estado Miranda, y se extendió hacia el oriente del país, con el objetivo de promover una sociedad más equitativa, procurando mejorar la calidad de vida de las personas dentro del Trastorno Espectro Autista (TEA) y condiciones similares; además de sus cuidadores, familiares y comunidad en general.