domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Probox: PSUV manipuló la conversación en Twitter para invisibilizar las denuncias digitales

El Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información fue el ente gubernamental con mayor incidencia en mensajes manipulados, con una actividad inorgánica durante el año del 76,82%.

La ONG Freedom House afirmó que Venezuela empeoró sus libertades digitales por quinto año consecutivo. Durante el 2021 e inicios del 2022, el Observatorio Digital Probox registró que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) afianzó sus estrategias digitales para desviar la opinión pública de la crítica al gobierno de Nicolás Maduro en Twitter.

De acuerdo con el informe Freedom on The Net 2022, Venezuela está entre los 16 países con menos libertades para ejercer los Derechos Humanos Digitales.

Freedom House evaluó a Venezuela con 30 puntos sobre 100, una calificación baja comparada con países con regímenes autoritarios como Sudán (con 29 puntos)  y Turquía (con 32 puntos).

Una de las preocupaciones de la ONG es el incremento de cuentas falsas o manipuladas por el gobierno de Maduro para imponer una agenda en las redes sociales, donde aún no pueden aplicar los bloqueos a medios de comunicación independientes por parte de los servidores de internet.

“El gobierno ha tratado de expandir su influencia en línea, utilizando medios controlados por el Estado y trols progubernamentales, alentando a los usuarios leales de las redes sociales a acosar a quienes tienen puntos de vista opuestos”, se lee en el informe publicado en octubre de 2022.

Twitter, la red social más intervenida por el Estado

De acuerdo con Probox, Twitter es una de las plataformas más utilizadas por los venezolanos para informarse frente al bloqueo gubernamental, y por eso, es una de las más intervenidas por el Estado.

Solo en 2021, entre el 41,98 y el 76,82% del contenido o tuits que publicaron los ministerios y entes adscritos al PSUV fueron de origen inorgánico; es decir, que fueron manipulados a través de cuentas falsas automatizadas (conocidos como bots) o por usuarios subsidiados (conocidos como trol o troles) para crear mensajes que hablen a favor de su gobierno o atacar a disidentes políticos, activistas humanitarios o periodistas.

“En el caso venezolano, se van sumando estrategias para limitar la libertad de expresión en línea, que van desde la censura a páginas webs de medios independientes y de organizaciones en defensa de los derechos humanos. Este componente es muy complejo, por lo que es muy seguro que esto involucra el financiamiento de recursos del Estado para violar nuestros derechos digitales”, agregó.

Claves de un ciberespacio alterado

El informe de Probox, titulado Twitterzuela 2021: Propaganda y Desinformación como Política de Estado identificó en el ecosistema venezolano en Twitter 1.969 tendencias de carácter sociopolítico, que albergan alrededor de 223.952.710 tuits. De ese total se observó lo siguiente:

  1. El oficialismo del PSUV fue el actor principal de la agenda en Twitter, impulsando 1.196 de las 1.969 tendencias en la red social.

Sus mensajes, tanto orgánicos como inorgánicos, representaron el 92,43% del ecosistema twittero venezolano. También abarcaron 60,7% de las tendencias en la plataforma junto al Ministerio de Comunicación y las Fuerzas Armadas Nacionales.

“La importancia que tiene Twitter frente a otras plataformas es que tiene una repercusión nacional e internacional”, explicó Marín. “Si bien no es descabellado asumir que el Estado aplica estrategias similares para imponer su agenda en otras redes sociales -como Facebook, Instagram o WhatsApp-, la mayoría de la información política sale de Twitter, y luego se replica en otras redes”.

“Además, la opinión pública internacional se guía por las tendencias venezolanas porque Twitter es uno de los pocos espacios que no es tan manipulado por el oficialismo. Entonces, controlar la agenda digital y restringir nuestra libertad de opinión en línea en Twitter fuera de la frontera venezolana es primordial para ellos”, agregó.

  1. El Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información (Mippci) fue quien más utilizó herramientas de crecimiento inorgánico para esparcir propaganda y desinformación.

“Más allá del uso de posibles cuentas automatizadas o bots, el Mippci se caracteriza principalmente por la difusión de sus etiquetas mediante cuentas reales coordinadas de manera inauténtica entre sí, estas son las ‘tropas’ o ‘tuiteros de la patria”, se lee en el informe de Probox.

“Durante todo el 2021, en promedio, el 76,82% de los mensajes generados en las tendencias del Mippci fueron inorgánicos, es decir, fueron realizados por estas cuentas con comportamiento inauténtico. Su narrativa se enfocaba en propaganda sobre la gestión del Estado, la vacunación en el país y el plan de cuarentena implementado”.

Marín alertó que los mensajes y tendencias del PSUV entre enero y abril del 2021 alcanzaron récords históricos dentro de Probox. Solo en el mes de abril se registraron 50 millones 718 mil 844 mensajes aproximadamente que se ligan exclusivamente al PSUV.

“Una de las tendencias más interesantes de ese año fue la muerte de Aristóbulo Istúriz, el 27 de abril de 2021. Allí se generaron más de 2 millones de mensajes, la mayoría inorgánicos”, destacó la presidenta de Probox. “Para dimensionar lo extravagante de ello, hay que recordar que el final de la serie de TV Game of Thrones, que fue un fenómeno mundial en Twitter, solo generó 1 millón de mensajes, o un poco más de eso”.

  1. Existe una correlación directa entre los hechos internacionales que criticaban directamente al gobierno de Maduro y el aumento de tuits inorgánicos por parte de la administración pública.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) fueron los organismos que más tendencias promovieron.

Probox identificó que los picos de mayor cantidad de tendencias y mensajes de los cuerpos militares venezolanos fueron entre marzo y abril del 2021, cuando en Apure se vivía picos de violencia por un conflicto armado la FANB y una facción de la exguerrilla de la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia (FARC).

Ningún mensaje registrado durante esa época era de carácter informativo, sino de corte propagandístico o ideológico a favor de los militares venezolanos. El Mippci replicó estos mensajes a través de cuentas inorgánicas que especificaban que la operación fue un “éxito”.

“Este es uno de los ejemplos que resalta más el componente psicológico y social de estas herramientas de inorganicidad. Todo esto está ligado a los intereses de los regímenes autoritarios, como Venezuela, Cuba y Nicaragua”, aseveró Marín.

“Cuando hay picos de actividad o de temas específicos que a ellos les interesa que no se atiendan o que se entiendan de una manera distinta, entonces generan mayor propaganda desinformación o actividad en general sobre ese tema específico en redes”, agregó.

Para la directora de Probox, estas estrategias de desinformación no buscan que el usuario crea en la versión de los hechos que emite el Estado o régimen, “lo que buscan es que no creas en nada”.

“Todas estas operaciones buscan sin duda jugar con nuestras emociones. Por un lado, las batallas que ellos sientan que no puedan ganar, entonces es mejor que las ‘perdamos todos”, agregó.

Otros hitos de Twitter en Venezuela donde se rastreó mayor uso de bots y troles por parte del gabinete de Maduro fue cuando extraditaron al empresario Alex Saab en octubre del 2021, así como cuando la Corte Penal Internacional (CPI) decidió abrir una investigación formal por la violación de Derechos Humanos por parte del gobierno de Maduro, lo cual ocurrió entre abril y noviembre de ese año.

De las 326 etiquetas que generó el PSUV en 2021, 195 se enfocaron en la defensa de Saab. Con más de 400 mil mensajes sobre ese tema, el 71,41% apelaban a la victimización de Saab por “su ayuda al pueblo” y su calidad de “diplomático”.

Al menos 57,33% de los mensajes vinculados con la defensa de Álex Saab fueron realizados de forma coordinada e inauténtica. El impacto de esos mensajes en redes sociales promovió a la Casa Blanca a desmentir un posible canje o anulación del juicio de Saab en Estados Unidos.

“En el ecosistema de Twitter hay muchas conversaciones inauténticas por parte de estos regímenes autoritarios. Hay mucho contenido de odio y desinformación”, señaló la directora de Probox. “Esto también es parte del diseño institucional para que los ciudadanos cada vez sintamos que esos espacios están tomados por el discurso del régimen o los discursos de odio, realidades que no tienen nada que ver o información verificada por los medios y las denuncias que se hacen en la plataforma”.

En el caso de Venezuela en la CPI, Probox demostró que el 74,57% de las etiquetas promocionadas por el Mipcci (tales como #VenezuelaGarantizaLaJusticia) fueron de origen inorgánico.

Aun así, el Mipcci posicionó su narrativa en el primer lugar de las tendencias de Twitter de Venezuela el 3 y 4 de noviembre.

Meses después, en septiembre de 2022, la ONU publicaría su tercer informe donde señalan a la administración pública liderada por Maduro por crímenes de lesa humanidad.

  1. La caída de los “twitteros de la patria”.

Desde mayo del 2021 hasta ahora, la cantidad de mensajes del PSUV bajó de forma extrema: con más de 50 millones en abril bajó a 6 millones en junio. La suspensión del subsidio del Estado a cuentas para promocionar su contenido fue una de las causas de ese declive.

Del mismo modo, la empresa Twitter suspendió 277 cuentas que “amplificaban cuentas, hashtags y temas en apoyo al gobierno y sus narrativas oficiales”.

“Muchas de las personas detrás de este abuso habían autorizado una aplicación, ‘Twitter Patria’, para acceder a sus cuentas y timelines”, informó la empresa en diciembre de 2021.

Martín destacó que las políticas de Twitter cada vez se están refinando más para suspender las cuentas automatizadas, troles o bots. Alentó a denunciar los mensajes que describen las tendencias desinformativas del Estado.

“Aunque el oficialismo busca la manera de crear otras cuentas para reemplazar las que se suspendieron rápidamente, los usuarios tenemos la responsabilidad de denunciar estas cuentas para darle a la empresa y a los investigadores la oportunidad de registrar estos eventos y tomar medidas al respecto”, aseveró.

La presidenta de Probox aclaró que, si bien se ha registrado mensajes cuyo contenido es atacar a periodistas y activistas, la denuncia se hace efectiva es por el manejo deliberado de los mensajes para crear tendencias e intervenir en la opinión pública digital.

“Twitter es una de las plataformas más transparentes en cuestión de suspensión de cuentas. La red social no suspenderá cuentas por contenido ideológico o inclinación política, sino por la violación y el incumplimiento de las normas y uso de la plataforma (como el uso de bots o cuentas automatizadas). Los ciudadanos tenemos la oportunidad y el deber de denunciar también las tendencias”, agregó.

  1. La organicidad de la sociedad civil.

Solo 7,57% de los mensajes del año pertenecen a actores diferentes al oficialismo. Pero es la que utilizó menos troles, bots o cuentas automatizadas.

De ese porcentaje, las tendencias orgánicas -es decir, que no intervinieron cuentas falsas y automatizadas, cuentas subsidiadas o troles- fueron de denuncia: #SinLuz, que se posicionó 28 veces durante el año para advertir dónde no había servicio eléctrico en el país, y #VacunasParaLosVenezolanos, propiciada por la Sociedad Civil venezolana en el primer trimestre del año para exigir el suministro de biológicos que protejan a la población del COVID-19.

La protesta social y la denuncia a la violación de derechos humanos fueron las más relevantes durante los primeros 4 meses del 2021, con un promedio 48 tendencias mensuales y alrededor de 278.461 tuits.

Según el informe, 76,08% de los mensajes impulsados por la sociedad civil fueron realizados por usuarios reales gracias a las campañas llamadas “tuitazos”, donde los usuarios creaban sus propios mensajes pero utilizando una etiqueta específica.

  1. Luchar por los derechos digitales.

Marín alertó que la protesta digital disminuyó desde mediados de 2021. “Si bien el oficialismo ha dominado la conversación en estos dos últimos años, la sociedad civil se posicionó de primero en las tendencias a inicios del 2020 para denunciar la falta vacuna contra la COVID-19 y la falta de servicios públicos”, precisó Mariví.

“También, este año, 2022, fue el gremio docente junto a la sociedad civil quienes llevaron a la palestra al denunciar el instructivo Onapre y  la desmejora en sus salarios. Por eso, se debe seguir insistiendo en tener un espacio para la protesta a nivel digital”, recomendó.

La presidenta de Probox consideró que el mayor riesgo que corre la sociedad civil venezolana en el entorno digital es subestimar el alcance del impacto de la protesta en redes sociales.

“Así como se pelean espacios como los electorales, que claramente es necesario pelearlos, deberíamos estar haciendo lo mismo en los espacios digitales”, opinó Marín. “Sobre todo, en estos regímenes autoritarios, que le prestan mucha atención a ello. Recordemos que tenemos casos donde el fiscal general se vale de tendencias de Twitter con narrativas de odio para abrir casos mientras ignora denuncias de violación a derechos humanos”.

“Los casos registrados y documentados de violaciones a derechos humanos en la red nos demuestra que no solo si tiene sentido hacer activismo, sino que también puede tener un impacto y que sí podemos, de manera orgánica, luchar con estas estructuras de poder que buscan manipular la realidad”, concluyó.