domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

#MujeresQueSeOrganizan | Úrsula Flores: “Tengo el deporte por dentro, incluso antes de nacer”

La presencia de la mujer en el deporte dejó de ser sólo en la parte competitiva y hoy se han abierto espacios en otros roles que van desde la dirigencia, pasando por el arbitraje y la utilización de las ciencias aplicadas al deporte, Úrsula es prueba de ello.

En el pasado cercano la presencia de mujeres en el deporte estaba prácticamente y exclusivamente reservada a los espacios competitivos, y en no en todas las disciplinas. Pero nuestro planeta cambiante ha hecho que muchas cosas que antes parecían imposibles se hayan alterado para bien.

En el caso específico de la mujer su participación se ha ampliado y hoy ocupa otros roles, en muchos casos inimaginables en tiempos pasados. Hoy desempeñan cargos gerenciales como presidentas de organizaciones deportivas profesionales, árbitras, comunicadoras especialistas del área deportiva y como en el caso de Úrsula Flores, forman parte de las redes que se encargan y hacen posible la recuperación física y médica de los atletas de alta competencia.

En la mayoría de las organizaciones deportivas profesionales la presencia del terapeuta es prácticamente nueva. Anteriormente se llamaban “masajistas” y eran colaboradores que de manera empírica, pero efectiva, se encargaban de recuperar a los atletas.

Hoy Úrsula y otras fisiatras están presentes en el deporte profesional como aliadas de los cuerpos médicos de los equipos, e incluso, se encargan de áreas como la nutrición y la psicología. Todo ha cambiado.

El deporte como forma de vida

Para Úrsula Flores no estar ligada al deporte era algo como que imposible, asegura.

“Antes de nacer, ya estaba ligada al deporte. Mi mamá y mi papá, fueron atletas de alta competencia, mis hermanos, todos deportistas y yo desde los cuatro años de edad ya andaba brincando y saltando con actividades deportivas y de paso, me casé con un atleta profesional”, nos contó.

“Como deportista, como te dije, comencé desde muy temprana edad, con gimnasia rítmica en la llamada “Cachucha” de la Universidad Central de Venezuela (UCV), pero mi mayor actividad deportiva fue con la esgrima, que fue el deporte al que finalmente terminé vinculada por un mayor tiempo. Y ahí fue cuando conocí a Andrés (Manzanillo), hoy mi compañero de vida y padre de mis dos hijos”, compartió Flores.

Un comienzo nada fácil

Como terapista ocupacional, Úrsula Flores estuvo vinculada de manera directa con organizaciones deportivas profesionales de Guayana, como Huracanes en el voleibol, Gigantes en el baloncesto y Mineros en el fútbol y, en un mundo marcado por presencia masculina, el comienzo no fue nada fácil para Úrsula.

– “Fue difícil, muy difícil, en especial al tener que ingresar a un camerino donde la presencia femenina era casi imposible de imaginar. Pero con respeto, poniendo nuestras limitantes, todo fue fluyendo con el pasar del tiempo. Imagínate que en una oportunidad nos dijeron: la mujer aquí no es bien vista, pero te vamos a poner a prueba. Indudablemente la prueba la pasé y fueron muchos años vinculados de manera directa a la recuperación de los atletas de cualquiera de las tres organizaciones de Guayana”.

Coincidencialmente esas tres organizaciones deportivas hoy no tienen actividad profesional, pero Úrsula todavía mantiene contacto con muchos de los jugadores y contribuye con la recuperación en caso de que sufran cualquier lesión.

El presente de Úrsula

Hoy Úrsula Flores tiene un consultorio propio donde no sólo atiende a sus pacientes que necesitan terapia para su recuperación física deportiva por lesión, sino que amplió sus conocimientos y alcances y ahora atiende a niños y niñas, adultos mayores y personas que de una u otra manera necesitan sus servicios.

Esta entrevista fue hecha como parte de las Mentorías Editoriales

del Semillero Violeta de la redperiodistas_ve