domingo, 26 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

MP acepta solicitud de Chile para buscar y detener a presuntos asesinos de Ronald Ojeda

Saab detalló que se procede con las averiguaciones correspondientes para dar con la ubicación de los presuntos responsables del crimen, con la finalidad de detenerlos en caso de que se encuentren en territorio venezolano.

El fiscal general designado por la extinta asamblea constituyente, Tarek William Saab, informó este viernes que recibió una solicitud formal por parte de las autoridades chilenas para colaborar con la investigación -y correspondiente detención- de venezolanos buscados en Chile por su presunta implicación en el asesinato del exmilitar venezolano Ronald Ojeda.

A través de su cuenta en la red social X, Saab notificó que el Ministerio Público (MP) recibió vía correo electrónico una solicitud por parte de una dirección adscrita a la Fiscalía General de Chile para remitir datos personales y antecedentes penales de cinco personas implicadas en la investigación.

Entre los datos solicitados se encuentran los del propio Ojeda, además de los de Anyelo Heredia, arrestado bajo acusación de participar en un supuesto plan de magnicidio contra Nicolás Maduro, como parte de una operación denominada Brazalete blanco, en la que las autoridades venezolanas señalan a Ojeda de haber estado implicado.

Saab detalló que el Ministerio Público procede con las averiguaciones correspondientes para dar con la ubicación de los presuntos responsables del crimen, con la finalidad de detenerlos en caso de que se encuentren en territorio venezolano, resaltando además la voluntad de cooperar con las autoridades chilenas.

“Venezuela y su Ministerio Público tienen la más absoluta disposición de cooperar en la lucha contra el delito transnacional y ofrece a Chile toda su experiencia en el combate de estos grupos de delincuencia organizada”, afirmó en redes sociales.

En paralelo, el presidente Gabriel Boric confirmaba el envío de la solicitud de cooperación a las autoridades venezolanas, haciendo énfasis en que la finalidad es que los presuntos responsables sean capturados y enviados a Chile para su procesamiento judicial.

“Solicitamos y exigimos a Venezuela toda la colaboración que se requiera para que busquen y pongan a disposición de la justicia a todos los sospechosos de haber perpetrado este vil asesinato, que una vez aprehendidos, puedan venir a Chile para afrontar la justicia, que sean condenados por delitos que han sido cometidos en suelo chileno”, exclamó.

El mandatario recordó que Chile ha acudido a las instancias internacionales pertinentes para avanzar en la investigación, como se evidenció en la solicitud enviada a Interpol el pasado 6 de marzo.

“En esta etapa de la investigación, la cooperación internacional es determinante. Por lo tanto hemos apoyado a la Fiscalía en su solicitud de asistencia penal internacional. Las instituciones en Chile no descansan hasta que se haga justicia”, aseguró.

Asesinato fue “orquestado desde Venezuela”

Horas antes, el fiscal Héctor Barros, jefe del Equipo de Crimen Organizado y Homicidios de la Fiscalía (ECOH) de Chile, informaba sobre la petición  a la administración de Nicolás Maduro para detener y deportar a la nación austral a los dos supuestos autores materiales del secuestro y posterior asesinato del teniente venezolano Ronald Ojeda en ese país.

“Hemos hecho un requerimiento de asistencia penal internacional a Venezuela a efectos que nos puedan ayudar con la detención de los dos ciudadanos venezolanos que están en Venezuela”, declaró Barros a los medios de comunicación.

Previamente, Barros sostuvo que el secuestro y posterior asesinato del teniente venezolano Ronald Ojeda fue orquestado desde Venezuela.

“Nosotros sostenemos que esto se organizó y se solicitó el secuestro y posterior homicidio desde Venezuela”, sostuvo Barros en un reportaje difundido por Chilevisión.

En el reportaje, Barros indicó que la Fiscalía descartó las hipótesis que llevaban a un secuestro de Ojeda para exigir dinero o si el venezolano estaba dentro de una actividad delictiva, por lo que quedó el móvil político como posible causa para su deceso.

Señaló que dos de los autores materiales del crimen, identificados como Maikel Villegas y Walter Rodríguez, habrían huído a Venezuela tras cometer el delito. Por ello esperan que sean apresados y extraditados luego a Chile para hacer justicia.

Explicó también que quien llevaba esposado a Ronald Ojeda era extranjero y tendría algún entrenamiento militar por la forma en la que lo conducía.

Por su parte, la viuda de Ojeda, Josmarghy Castillo, aseveró a CNN Chile que “nunca va a haber duda” de la autoría de Venezuela en la muerte de su esposo.

“Ya nos había pasado una vez en el 2017, cuando mi esposo fue secuestrado en Venezuela (…) (A Angelo) Heredia -capitán detenido en Venezuela- lo agarran en la frontera”, aseguró. “Y a él lo torturan y lo obligan a hablar, le quitan los celulares y ahí ellos obtienen información de con quién hablaba el capitán Heredia, y hablaba con mi esposo. Entonces de allí viene este secuestro y homicidio de mi esposo, de toda la información que le dio el capitán. Y quizá lo obligaron a decir muchas cosas más que no son realidad”, dijo Castillo.

El abogado Juan Carlos Manríquez, representante de la viuda del exteniente Ronald Ojeda, denunció a mediados de marzo el caso del militar venezolano ante la Corte Penal Internacional (CPI), para que formen parte de la investigación por crímenes de lesa humanidad.

Manríquez detalló al medio chileno Ex-Ante que en el caso de Ojeda se denunciará su persecución, uno de los delitos que investiga la Fiscalía de la CPI, y eventual desaparición forzada.

El caso de Ronald Ojeda se remonta al pasado 21 de febrero, cuando cámaras de seguridad registraron su secuestro a manos de individuos disfrazados de policías chilenos que lo abordaron en su apartamento.

Las alarmas se encendieron y las operaciones de búsqueda iniciaron de inmediato, hasta que en la noche del 1 de marzo la Policía de Investigaciones (PDI) encontró el cadáver del venezolano en un operativo ejecutado en un campamento de la comuna de Maipú, ubicada en Santiago.