lunes, 15 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Marcelino Bisbal: La audiencia está en los medios independientes y no en los oficialistas

Para el periodista, investigador y docente, la población venezolana de hoy está desinformada, mientras aumenta la difusión de fuentes oficialistas en los pocos entes de comunicación privados que quedan.

Para el periodista, investigador y docente, Marcelino Bisbal, la población venezolana de hoy está desinformada, mientras aumenta la difusión de fuentes oficialistas en los pocos entes de comunicación privados que quedan, ya que, a pesar de la hegemonía mediática del Gobierno “mal que bien la audiencia está allí”. Apunta que las redes sociales generan una sociedad con mucha información, pero nada de “comunicación social”. “Creemos que nos estamos comunicando e informando, pero nos estamos realmente incomunicando y desinformando”.

– ¿La publicación que asusta al Gobierno?

Ese oscuro objeto del deseo. Película franco-española de Luis Buñuel de 1977.

– ¿A la oposición?

– La misma respuesta anterior.

– ¿Cuánta publicación impresa ha sido sustituida por el internet?

– Una gran parte de los diarios, de Caracas y regionales, han sido reemplazados producto de la censura, la expropiación y la falta de insumos controlados por el poder. Según la ONG Espacio Público el panorama de medios es: 992 medios de comunicación en el país; 707 emisoras radiales, 97 nativos digitales, 49 televisoras de señal abierta, 46 TV en versión digital; 37 televisoras por cable, 22 medios impresos y 26 medios que manejan el formato digital y paralelo.

– ¿Extraña el papel periódico?

– Por supuesto que sí. Nada como el formato físico, a pesar de que “el mundo se volvió digital”. 

– ¿Qué han hecho las redes sociales por la comunicación social?

– Hay mayor interactividad por parte de las audiencias, pero han “jodido” la comunicación cara a cara que crear comunidad, comunión.

– ¿Y en contra?

– Como decía, mucha información, hiperinformados, pero nada de comunicación social. Transforman a la comunicación a una “pobreza del mundo y de la experiencia”. Crece la soledad y el individualismo. Creemos que nos estamos comunicando e informando, pero nos estamos realmente incomunicando y desinformando.

– Luego de apropiarse de El Nacional. ¿A dónde apunta ahora la revolución?

– Hacia la distopía de 1984 de George Orwell. Es decir, El Gran Hermano.

Futuro censurado

– ¿Se mantendrá, decrecerá o aumentará la censura?

– Aumentará la censura y lamentablemente también la autocensura de los medios y de los propios periodistas.

– ¿Qué es más fulminante: la censura o la autocensura?

– Sin duda que la autocensura.

– ¿Qué es hoy VTV?

– El parlante de esto que llaman “revolución”. Pero es un pobre parlante que no tiene audiencia.

– ¿Ha subido la audiencia de TVes?

– No tengo cifras, pero debe ser muy baja, quizás más baja que la de VTV.

– ¿Qué le dice la coletilla oficial “la agresión de Ucrania contra Rusia”?

– Que son unos insensatos. Como decía mi padre: “no tienen perdón de Dios”.

– ¿Defiende el lector a sus medios independientes?

– Prácticamente nada o escasamente. Están en otra cosa. Tienen muchas otras necesidades y la libertad de expresión no la ven como el derecho a estar informado. No entienden lo que significa la libertad de comunicación, que es un derecho igual de importante como el derecho a salud, alimentación, seguridad…

 – ¿Y los medios al usuario?

– También muy poco o casi nada. Intentan, por todos los medios, subsistir.

– ¿Cuántos de estos medios quedan? 

– No lo sé… No los veo, no los percibo, no se sienten. 

– ¿Percibe un acercamiento de voceros oficialistas a los medios independientes?

– Por supuesto que sí. Lo necesitan porque, aún a pesar de los pocos medios independientes que existen, mal que bien la audiencia está allí y no en los medios oficialistas.

– ¿El lector ideal?

– El que escudriña, el que busca la verdad, el que contrasta. El que no se queda tan solo con las informaciones-desinformaciones que circulan por las redes sociales.

– ¿Una autocrítica como periodista?

El no enseñarle a los jóvenes que estudian la carrera que el periodismo no es manejo de tecnologías, de habilidades tecnológicas. Es más, es conceptuar e investigar los hechos de la realidad. Esto es válido tanto para el periodismo de medios convencionales como para el periodismo digital o virtual.

 – ¿Cómo profesor?

– La misma respuesta anterior.

– ¿Cómo oposición?

– Haber sido seducido por la comunicación desde lo digital sin entender que una buena parte del país, mayoritaria, no está en ese mundo, en ese espacio. Siguen esperando el “cara a cara”, el contacto, la visibilidad. Quedarse solo en esa forma de comunicación es ser sumiso.

Por la superviviencia

 – ¿Luchan algunos los medios por sobrevivir sacrificando otros aspectos?

– Pareciera que sí.

– ¿El receptor frustrado?

– Sentir, hecho que es real, que estamos desinformados.

– ¿La investigación viciada?

– No ver la realidad de lo que ocurre y quedarnos solamente en abstracciones teóricas. Mucha epistemología, pero poca acción y concreción en la realidad del presente venezolano.

– Una sociedad sin medios libres…

– Es una sociedad desinformada y esto es lo que va ocurriendo poco a poco, a paso acelerado. Hoy, somos un  pueblo subinformado.

 – Si el medio es el mensaje, ¿por qué la audiencia de la hegemonía oficialista no llega a 5%?

– Porque es una “única voz”, quieren ser como dice la propaganda “La voz del amo” o la otra publicidad que dice “Déjennos pensar por usted”. Además, en términos puramente formales, estéticos; es la predominancia de la estética de lo feo, del resentimiento social.

– ¿El sensacionalismo reciente más estridente?

– Primero: la desestabilización del país por posible invasión desde Colombia, o que el 93 por ciento de lo que consumimos los venezolanos es producción nacional. Segundo: el ataque informático cuando el apagón y los supuestos magnicidios dirigidos al Presidente.

– ¿Requieren los medios privados cierta dosis de regulación?

– ¿Más de la que ya tenemos? Fíjense: está la Ley de Responsabilidad Social en Radio, TV y Medios Electrónicos; la Ley Orgánica de Telecomunicaciones; la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes; Código Penal; Ley Orgánica de la Contraloría Social; Ley Constitucional contra el Odio o por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia y todo un conjunto de normas y decretos que limitan en grados importantes la libertad de expresión.

 – ¿Qué es la verdad periodística?

– La que investiga el hecho y pone el dedo en la llaga. La que descubre los hechos más que comprobados a través de la investigación periodística.

– ¿La verdad de Conatel?

– Ninguna. Es un apéndice político y no un ente técnico para poner orden en el mundo de las telecomunicaciones.

Guerra avisada 

– ¿La información oculta del Gobierno?

– Con mis secretos no te metas, pues ya sabes que te puede pasar. Hay ejemplos tomados de la realidad de estos casi 23 años de desgobierno revolucionario.

– ¿De la oposición? 

– Igual, no se les puede decir lo mal que lo están haciendo porque te tildan de oficialista o que le está haciendo el juego al Gobierno.

– ¿Previene a sus alumnos de la realidad del ejercicio del periodismo?

– Por supuesto que sí. Pero cada vez hay menos estudiantes que quieran hacer periodismo en el país. Consúltele a las escuelas de Comunicación Social y verá.

– ¿Ha sido el diálogo la incomunicación de la comunicación?

– Ha sido ganar tiempo incomunicándose desde la parte oficial. Ha funcionado esa estrategia de parte del Gobierno.

– Si la propaganda no logra ocultar la realidad, ¿a qué recurrirá el Gobierno?

– A hacerse los locos como lo están haciendo y ejerciendo desde hace rato. Y como tienen todo el poder…

 – ¿Habrá leído el Gobierno los niveles de pobreza arrojados por la encuesta Encovi de la UCAB?

– Por supuesto que sí. Estoy convencido. Son cifras que le da en el rostro, pero tiene que ocultarlo.

– ¿El ícono anacrónico?

– El súper bigote en el desfile del reciente 5 de julio.

– ¿El destino de los medios comunitarios y alternativos?

– También fueron secuestrados en su mayoría.

– ¿El lector exigente?

– El que reclama y apoya a los medios independientes aún a pesar de todo. El que busca información y la contrasta aún debajo de las piedras.

– ¿El desconfiado?

– El que se queda solamente con ser desconfiado y lo publicita por las redes, pero no hace más nada. Como dice un amigo: son guerrilleros del teclado.

– ¿Un mensaje para el Gobierno?

– Hagan las cosas bien, sean inteligentes, piensen en el país y no solo en mantenerse en el poder por el poder.

– ¿Otro para la oposición?

– Sean inteligentes, piensen en el país y no solo en sus intereses personales y escuchen a ese casi 85% que no quiere nada con la política o con la manera como lo están haciendo.

– ¿Para la ciudadanía?

– Vuelvan a creer, a pesar de todo, en la política e involúcrense en ella. No se queden solo con quejarse.