martes, 23 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Maduro anunció que Venezuela abandonará el dólar estadounidense en las transacciones económicas?

Es cierto que, en su programa Maduro Más del 15 de mayo, el mandatario hizo comentarios genéricos sobre la necesidad de “desdolarizar” la economía mundial, no solamente la de Venezuela. Sin embargo no anunció ninguna medida concreta (hasta la fecha) que afecte a las transacciones en dólares.

@alexiscorreia

Durante los gobiernos de Nicolás Maduro (de 2013 hasta la fecha), un presidente que al menos retóricamente sostiene un conflicto ideológico con Estados Unidos, con frecuencia la mención explícita del dólar estadounidense ha sido un tabú. Más allá de que, en la práctica, la dolarización de la economía ha avanzado de manera irreversible ante la devaluación y pérdida de confianza en una moneda nacional a la que se le han quitado 14 ceros desde 2008. El propio Maduro recurrió a la referencia otrora “tabú” (dólares) cuando el 1 de mayo anunció los ajustes de bonos para los trabajadores (minuto 32 del video).

¿Es cierto que, días después, ese mismo mes de mayo de 2023, el gobierno de Maduro anunció “que su país abandonará el dólar estadounidense en las transacciones económicas”? Así lo informa un tuit del 16 de mayo de la cuenta Última Hora Noticias (no confundir con Últimas Noticias) cuya captura de imagen también ha rodado por WhatsApp. De hecho, desde allí uno de nuestros usuarios nos pidió verificar la información.

El tuit de Última Hora Noticias efectivamente fue publicado en mayo de 2023, no en un año anterior, aunque pueda dar una impresión. Sin embargo, la información es engañosa. Nicolás Maduro hizo unos comentarios genéricos sobre la necesidad de “desdolarizar” la economía global -dejar de usar el dólar como referencia casi tan universal como el idioma inglés- en su programa de los lunes, Con Maduro + (15 de mayo de 2023), pero, al menos hasta la fecha, no anunció medidas concretas para que Venezuela “abandone” el dólar estadounidense en las transacciones económicas, como señala engañosamente el tuit.

Esta fue la secuencia de hechos: en el minuto 22 de programa, una asistente de Maduro lee una noticia real sobre el lanzamiento de una moneda digital respaldada por reservas de oro en Zimbabwe. A continuación, el gobernante venezolano disertó:

“Bueno, nosotros somos pioneros en el manejo de las criptomonedas, ¿verdad? Y por habernos manejado en ese mundo hemos podido, entre otras cosas, resistir cosas que la gente no sabe. Algún día se escribirá toda la verdad. Este tema de Zimbabwe habría que estudiarlo, fíjate, porque en el mundo están surgiendo muchas iniciativas alternas al dólar”. 

“Pudiéramos decir que estamos empezando a vivir un proceso acelerado y sostenido de desdolarización del mundo comercial, del comercio mundial. Aquí está la vicepresidenta Delsy Rodríguez (…) sería bueno estudiar esta iniciativa. Son iniciativas que van surgiendo en el mundo del Sur. Nuestra hermana Zimbabwe allá en África… (…) van marcando pautas, van sumando acciones en el proceso de desdolarización inevitable del mundo”. 

“Mientras el mundo sea más multipolar, mientras el mundo sea más pluricéntrico, mientras el mundo avance más hacia el equilibrio, aparecerá una canasta de monedas para el comercio, para el funcionamiento financiero”. 

“Sobre todo por el uso político que hace Estados Unidos de la moneda del dólar, del uso de la moneda de reserva mundial, del sistema financiero mundial (…) El uso político que ellos hacen, el uso político de utilizar el dólar, el sistema financiero para sancionar países. Sancionan a China, sancionan a Rusia, sancionan a la India, sancionan a Irán, sancionan a Turquía, sancionan a Venezuela, sancionan a Cuba”. 

“Entonces el mundo llega un momento en que se cansa (…) Además van surgiendo nuevos poderes económicos, quizás esta iniciativa de Zimbabwe que nosotros saludamos va en esa dirección (…) Hay que estar atento, vicepresidenta, a estas iniciativas y ver como Venezuela va insertándose en la iniciativa de la desdolarización del mundo. Tenemos que insertarnos allí”. 

“Ese es nuestro camino, un camino nuevo de una nueva economía de libertad, donde no se utilicen las monedas para castigar a los pueblos, para sancionar a los pueblos, creo que es una idea justa”.

Maduro señala un “camino” referido al rumbo del comercio mundial y eventualmente al de Venezuela, pero es falso que haga algún anuncio concreto relacionado con un cambio de reglas en las transacciones locales.

No es la primera vez que Maduro hace comentarios o anuncios similares, y por eso el tuit engañoso puede parecer salido de otra época. “Venezuela implementará un nuevo sistema de pago internacional y va a crear una canasta de monedas para liberarnos del dólar estadounidense”, dijo textualmente el presidente de Venezuela el 8 de septiembre de 2017, según reseñó Radio Canadá Internacional.

El 16 de octubre de 2018, un hoy defenestrado miembro del gabinete de Maduro, Tareck El Aissami, también prometió la sustitución del dólar por el euro de la Unión Europea o el yuan chino como referencia en sus transacciones internacionales (fuente: BBC Mundo).

Según un tuit del economista Asdrúbal Oliveros posterior a la declaración de Maduro del 15 de mayo, una “desdolarización” de la economía venezolana sería poco probable, incluso si hubiera un anuncio oficial y concreto al respecto:

“El proceso de ‘desdolarización’ que el gobierno de Maduro busca implementar en Venezuela es complicado y difícil de implementar debido a diversas razones. En primer lugar, el dólar es una moneda ampliamente utilizada como medio de pago en el país, lo que dificulta el reemplazo del bolívar. En segundo lugar, el dólar es una moneda de reserva y ahorro para muchos ciudadanos, lo que les hace reticentes a abandonarla. En tercer lugar, los agentes económicos establecen precios y costos en dólares, lo que ancla sus expectativas y dificulta la transición a otra moneda. Además, el monto de efectivo en divisas que circula en el país supera ampliamente la cantidad de bolívares en circulación, lo que dificulta todavía más la ‘desdolarización’. Por último, la inflación anual del 400%, según datos del propio BCV, hace difícil generar confianza en el bolívar. Del dicho al hecho…”