domingo, 26 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Hay una “alerta sanitaria” de posible pandemia por variante de viruela del mono?

La información ha circulado principalmente en medios británicos. Es cierto que un documento científico preliminar analiza una posible nueva variable de la enfermedad, pero se trata solo una hipótesis.

@alexiscorreia

Desde 2020, “pandemia” es una de esas palabras cuya sola mención genera y generará ansiedad en muchas personas. La leemos en un post de la cuenta Última Hora Noticias, fechado el 16 de abril: “Alerta Sanitaria | El Daily Mail informa sobre el hallazgo de una variante mutante de la viruela del simio en el Congo, África, con posible potencial de convertirse en pandemia”.

La viruela del mono o viruela símica es una enfermedad viral de origen animal que ya mencionamos en espaja.com en 2022. De hecho, se reportó la llegada de al menos una persona infectada a Venezuela (luego hubo hasta 12 casos confirmados en nuestro país, según datos que aloja la Organización Mundial de la Salud). En sus manifestaciones moderadas o graves, ocasiona erupciones cutáneas, ampollas, costras, inflamación de ganglios e incluso la muerte. Sin embargo, la capacidad de contagio de este virus de humano a humano es baja, indicó entonces la viróloga venezolana Flor Pujol (promedio de menos de una transmisión por cada enfermo).

Con todo y estas limitaciones, la viruela del mono es una “burusa”, como dirían en Maracaibo: endémica en ciertas regiones de África desde que se detectó el primer caso en 1970 -es decir, llegó para quedarse hasta nuevo aviso-, el brote global de 2022 y 2023 afectó a más de 93 mil personas, aunque la mortalidad fue relativamente muy baja (0,18%).

Como en todas las enfermedades virales, el riesgo de posibles variantes más contagiosas o mortales siempre está en las probabilidades.

La supuesta nueva variable solo es una hipótesis

La información a la que se refiere la cuenta Última Hora Noticias se generó en un medio británico, The Telegraph (16 de abril), y fue replicada por portales de tendencia sensacionalista de ese país, como The Mirror o el citado Daily Mail.

Desde 2023 hay un brote de viruela del mono en los dos países africanos que actualmente llevan el nombre Congo. The Telegraph menciona un documento científico preliminar que aún no ha sido revisado por otros expertos internacionales, y en el que se alerta de una posible nueva variante más contagiosa detectada en la localidad de Kamituga.

Revisamos el documento citado en inglés (elaborado por científicos congoleños) y es cierto que en las conclusiones se advierte que la presunta nueva variante podría tener “potencial de pandemia”. Pero también se indica que todo es una hipótesis por confirmar. En otra parte del papel de trabajo leemos (traducción nuestra):

 

“Sin embargo, este grupo de pacientes en Kamituga (con la presunta nueva variante) representa una minoría de los casos de viruela del mono notificados en el brote detectado desde 2022 en la República Democrática del Congo”.

 
 

“La evidencia genómica demuestra que la mayoría de los casos no se deben a un solo brote humano o a una mayor transmisibilidad por cambios virales. Más bien, es probable que estos casos se deban a varios eventos independientes de contagios”.

 
 

“No está claro por qué se ha producido este aumento de casos de Kamituga. Se necesita más investigación para comprender los factores que impulsan estos contagios”.

 

En espaja.com revisamos la información más reciente sobre la viruela del mono que existe en las webs de la OMS, los centros de control de enfermedades de EE UU (CDC) y su equivalente en África. Al menos hasta la fecha, no hay ningún alerta sobre ninguna nueva variante.

La transmisión sexual no es paja… ni es nueva

En el artículo de The Telegraph se menciona que la presunta nueva variable de la viruela del mono se está propagando sobre todo por transmisión sexual. Pero esto no es novedoso. La OMS ya lo ha venido advirtiendo desde que se detectó el brote global en 2022. En la web de la agencia de la ONU leemos:

 

“Se transmite de persona a persona a través del contacto cercano con alguien infectado con el virus de la viruela simica”.

 
 

“El contacto cercano incluye estar cara a cara (como hablar o respirar cerca uno del otro, lo que puede generar gotitas o aerosoles de corto alcance); piel con piel (como tocarse o tener sexo vaginal o anal); boca a boca (como besos); o contacto boca a piel (como sexo oral o besos en la piel)”.

 
 

“Durante el brote mundial que comenzó en 2022, el virus se propagó principalmente a través del contacto sexual”.

 

Es cierto que, entre la población homosexual masculina, el riesgo de contagio parece ser mayor. Esto podría deberse a que, durante el sexo anal de hombre a hombre, hay mayor probabilidad de pequeñas heridas con sangrado. Por eso la OMS emite una alerta especial para esta comunidad.

Un nombre polémico

En inglés, la viruela del mono antes era llamada monkeypox. En noviembre de 2022, la OMS solicitó a los medios de comunicación internacionales que el nombre se cambiara a una versión acortada (mpox).

Esto ocurrió porque se consideró que la palabra “mono” era potencialmente estigmatizante para la población africana. Y se podría causar la impresión errónea de que la enfermedad afectaba solo a África.

Además, ni siquiera está confirmado que el virus haya pasado primero a los humanos a través de otros primates. También se ha detectado en ciertas especies africanas de roedores.

¿Y en español? La OMS sugiere que también se puede usar la abreviatura mpox/, de difícil pronunciación. Revisamos la web de Fundéu, que emite recomendaciones para el uso de nuestro idioma en medios de comunicación, y hasta la fecha, se siguen aceptando nombres como “viruela del mono” o “viruela símica”.

No debe confundirse con la viruela, que no se ha detectado en humanos desde 1977 debido a una campaña mundial de vacunación. Pero es cierto que la vacuna contra la viruela ha demostrado eficacia contra esta otra enfermedad.