jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Familiares de desaparecidos en las costas desde 2019 exigen respuestas al MP

Los afectados entregaron un documento al Ministerio Público para solicitar celeridad en las averiguaciones de desaparecidos en altamar.

Un grupo de familiares de desaparecidos en las costas venezolanas desde 2019 protestaron en la plaza La Candelaria, al centro de Caracas, para reclamar una respuesta formal del Ministerio Público sobre las investigaciones que adelantan de estos hechos.

“Seguimos exigiendo justicia, respuestas. Somos muchas las familias que seguimos sufriendo la desesperación de lo que es tener familiares desaparecidos”, dijo Jhonny Romero, presidente del Comité Nacional de Familias Víctimas de las Desapariciones y Trata.

Explicó que son más de 150 ciudadanos desaparecidos, en distintas fechas y en nueve embarcaciones, “en manos de bandas criminales, los vendieron (…) No damos con ellos desde hace cuatro años. Hemos hecho cualquier cantidad de diligencias ante el Ministerio Público, ante la Presidencia (…) Tenemos cuatro años viniendo aquí y tenemos cuatro años esperando avocación, esperando respuestas”.

Norelis Mata, familiar de Wilmer José Marcano, explicó que junto a su hijo desaparecieron otras cuatro personas cuando salieron a pescar en el estado Nueva Esparta. “Hemos ido a todas partes y no nos dan respuesta de nada, queremos respuestas, queremos justicia, ellos están desaparecidos”.

Mientras que Florangel Amaya, madre de Jesús Alberto Ramos Amaya, explicó que su hijo salió de Tucacas (estado Falcón) el 22 de julio de 2019 en búsqueda de una mejor vida a la isla de Curazao en el yate La realenga, donde iban otras seis personas que también están desaparecidas. “Estoy desesperada, pero con mucha fuerza y fortaleza porque todos tienen que llegar”.

Los parientes entregaron un documento al Ministerio Público para solicitar celeridad en las averiguaciones de desaparecidos en altamar.

La ONG Fundaredes calificó de preocupante que los sectores de las costas “se han convertido en zonas de informalidad y de clandestinidad. Los jóvenes son captados a través de ofertas laborales engañosas que resultan en una posible deportación, naufragio, desapariciones o hasta la muerte”.