lunes, 15 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Empodérame: una ONG que educa y empodera a las más vulnerables

La ONG trabaja desde 2017 en la formación de mujeres, jóvenes, adolescentes y niñas en condiciones de vulnerabilidad. Hoy está presente en 10 estados de Venezuela.

Desde 2017, la ONG Empodérame que trabaja con Unicef, ofrece formación a mujeres, adolescentes y niñas en todo el país, pero en especial a aquellas en condiciones de vulnerabilidad.

“Nuestra visión como organización es poder transferir conocimientos y herramientas para que las mujeres puedan conocerse a sí mismas, a descubrir su potencial y participar en los ámbitos donde ellas se quieran involucrar”, dijo Eva Sabariego, directora de Empodérame.

Destacó que en esta ONG creen en la educación como herramienta para generar cambios profundos en la sociedad, incluyendo el acompañamiento psicosocial para generar esa transformación en la persona.

En el estado Bolívar vienen trabajando en los municipios Caroní y Angostura del Orinoco, donde las orientan hacia proyectos de vida y transformaciones locales, al tiempo que cuentan con atención psicosocial, que ofrece talleres para la prevención de la violencia basada en género.

“La educación es la primera herramienta que tiene la mujer para prevenir. Si una mujer no está informada, es muy difícil que pueda accionar”, destaca Sabariego.

También ofrecen talleres en materia de higiene y salud menstrual.

“Sabemos que si una mujer o adolescente no maneja la información de cómo funciona su cuerpo, quizás se sienta intimidada en ese proceso de crecimiento o se inhiba de hacer cosas porque tiene desinformación de cómo funciona su cuerpo, a dónde puede acudir, cuáles son los especialistas que están a su disposición para ayudarle en cualquier cambio que ocurra, o una institución a la que pueda acudir para un proceso de lactancia, o maternidad adolescente; es una ayuda a esas jóvenes que están en condición de vulnerabilidad”, reitera.

Hacia las comunidades

El equipo de Empodérame se traslada hacia las comunidades donde se detectan casos de vulnerabilidad, a través de redes con líderes de la comunidad, ya que son personas que por su trabajo saben dónde están los mayores focos de vulnerabilidad y de riesgo.

Entre las situaciones de vulnerabilidad que han podido observar, Sabariego menciona que ven frecuentemente casos de depresión, en un contexto donde el adolescente quizás no ve un proyecto de vida.

“Es muy importante detectarlo porque cuando una joven se siente insegura sobre su futuro, está más propensa a sufrir de violencia porque hay un contexto que la empuja a eso. Otra cosa que hemos observado de manera generalizada es la violencia basada en género, no solamente desde el punto de vista físico sino económico y emocional”, agregó.

Sabariego señala que en ese sentido, la violencia se ha normalizado y parte de lo que buscan como organización es apoyar en tejer redes de apoyo. “Queremos fomentar la sensibilización y la no normalización de la violencia en cualquiera de los ámbitos que se presente”.

Una pequeña semilla

Empodérame tiene presencia en 10 entidades del país, Carabobo, Mérida, Zulia, Anzoátegui, Bolívar, Miranda, Distrito Capital, y algunas actividades en Nueva Esparta.

Para participar hay dos modalidades. Una voluntaria, para aquellos profesionales en un área especializada y que sienten esa vocación de servicio pueden sumarse a través de las redes de voluntariado o en la página web.

Otra forma de participar es a través de los programas formativos. Anualmente hacen convocatorias que publican en redes o anuncian en las comunidades.

“Una vez que la persona pasa por el proceso formativo, su perspectiva cambia. Sabemos que muchas veces no tenemos el poder para cambiar el entorno, pero sí parte de lo que buscamos es que la persona pueda ver la situación que ocurre o la realidad que deben enfrentar de manera individual, y que luego de que pasa por el proceso formativo tenga las herramientas necesarias para saber tomar decisiones de manera más asertiva”, afirmó Sabariego.

A ello agregó: “Hemos notado que después de que terminan el programa formativo, tienen una visión diferente a la que tenían antes. De repente hoy identifican una situación de depresión que deben atender y antes no sabían identificar eso. Es importante porque cuando pueden reconocer las situaciones o sus sentimientos, es un punto de partida para solucionar otras cosas”.

Así notan también que adolescentes que no sabían qué querían estudiar, luego de pasar por el programa de Empodérame, definen su vocación o lo que quieren estudiar porque comienzan a conocerse a sí mismos.

“Este tipo de programas es como una semillita que dejamos y que al final va a dar frutos”, sostuvo la directora de Empodérame.