sábado, 20 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El Plan Borrón y cuenta nueva “no era necesario, cada día estamos peor”

El programa es una iniciativa de Corpoelec para renovar los datos de “todos los usuarios residenciales y comerciales pequeños” con un uso del servicio eléctrico menor a 50 kilovatios e “impulsar la facturación en todo el territorio nacional”.

Como “confuso” y “engorroso” fue calificado el Plan Borrón y cuenta nueva por parte de ciudadanos de distintos estados del país que han tenido que hacer el registro solicitado por la Corporación Eléctrica Nacional, S.A. (Corpoelec) para renovar los datos de “todos los usuarios residenciales” e “impulsar la facturación en todo el territorio nacional”.

El programa empezó en noviembre de 2022 en Zulia. Luego pasó a los estados Táchira, Lara, Falcón, Táchira, Mérida, Trujillo y Yaracuy en julio del año pasado.

Desde noviembre de 2023 está en Distrito Capital, Miranda y La Guaira; y este enero se incorporaron Anzoátegui, Bolívar y Carabobo. En todas las entidades la constante ha sido la misma: desinformación, confusión, colas, improvisación, prórrogas y malestar.

El diario La Verdad junto con TalCual, El Tiempo, Correo del Caroní, El Impulso, La Mañana, La Nación, Yaracuy al Día, Runrunes y Radio Fe y Alegría consultaron con usuarios de Corpoelec en diez estados en los que ha llegado el Borrón y cuenta nueva para conocer sus impresiones del plan, cómo fue implementado en su región y qué esperan de este.

El Plan Borrón y cuenta nueva es una iniciativa de Corpoelec, ente adscrito al Estado, para renovar los datos de “todos los usuarios residenciales y comerciales pequeños” con un uso del servicio eléctrico menor a 50 kilovatios (kVA) e “impulsar la facturación en todo el territorio nacional”.

“Fue establecido con la finalidad de activar un sistema nuevo de recaudación que vendrá a mejorar los procesos que tenemos actualmente para lograr una mayor recaudación de los recursos necesarios para mantener la sustentabilidad financiera de Corpoelec”, explicó en 2023 el ministro de Energía Eléctrica, Néstor Reverol.

Oswaldo Méndez, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Corpoelec-Lara, acotó que con esta medida se transforma “la deuda de cada usuario prácticamente a cero, cobrando la empresa una suscripción con un monto que se ubicó entre los 60 a 140 bolívares máximo”, detalló.

El registro se hace principalmente en la página web de la estatal eléctrica (corpoelec.com.ve) y en algunas regiones han organizado operaciones o habilitado espacios en las oficinas locales de la empresa para asistir a los usuarios en el registro; los casos excepcionales son atendidos directamente en las sedes de la compañía eléctrica.

En Caracas, los adultos mayores debían esperar hasta cuatro horas para ser atendidos en persona.

Entre dos horas y dos meses es el tiempo que les tomó a las 21 personas entrevistadas para este especial completar el registro: los cortes programados de electricidad en algunas regiones, fluctuaciones en el sistema eléctrico, así como problema del portal web fueron los principales motivos denunciados por los usuarios durante el registro.

Más de siete sueldos mínimos de “multa”

Las personas que hicieron el registro fuera del tiempo establecido en su entidad debieron pagar 1.000 bolívares por el trámite. Mil bolívares equivalen a más de siete sueldos mínimos en el país, establecido en 130 bolívares.

La cifra causó alarma especialmente en Táchira, donde gran parte de la población se enteró tarde del “Borrón y cuenta nueva” y los racionamientos de electricidad denominados Plan de Administración de Cargar (PAC) y las caídas constantes del servicio de internet complicaron el proceso.

Freddy Sánchez, habitante del centro de San Cristóbal, hizo el trámite en la oficina de Corpoelec en Barrio Obrero, después de la fecha tope porque, a pesar de “intentar varias veces”, nunca pudo acceder a la página: “Obligatoriamente tuve que cancelar mil bolívares”, contó.

Le tomó “todo el día” hacer el trámite y luego de pagar “la multa” no ha vuelto a realizar pagos por concepto de electricidad: “Esta es la fecha y no aparecemos con deuda”, apuntó.

Sánchez tampoco sabe cuál es su consumo; afirma que el “Borrón y cuenta nueva” “no era necesario. No hubo ninguna mejora, todo lo contrario, cada día estamos peor”, concluyó.

Zulia, el estado piloto

A un año del inicio del Plan Borrón y cuenta nueva en Zulia, hoy más de 259 mil personas que hicieron el registro -cifra publicada en la página del Ministerio de Energía Eléctrica en febrero de 2023- reciben a través de correo electrónico o mensajes de texto el recibo de cobro por el servicio -también aparece publicado en la cuenta de cada usuario en la página web de Corpoelec-, aunque este no detalle el consumo ni el precio del kilovatio.

Milagros Sánchez, habitante del sector Santa Lucía, en Maracaibo, estima que pasó cerca de seis años sin pagar la electricidad. Al momento de hacer el “Borrón y cuenta nueva” canceló 200 bolívares; actualmente paga 29 bolívares por el servicio y lo hace a través de la plataforma digital de Corpoelec.

Por su parte, Manolo González, del sector Belloso de la capital zuliana, prefiere pagar en la taquilla de la estatal eléctrica ubicada en el Centro Comercial Aventura.

“Tanto el registro por primera vez como los pagos han sido un proceso rápido, casi nunca hay cola para pagar y la vez que nos metimos por primera vez en la página todo lo pudimos hacer de una vez”, explicó González.

El recibo de cobro le llega a través del correo electrónico registrado en la plataforma del plan, actualmente paga 67 bolívares por el servicio de electricidad, monto que considera elevado para sus ingresos y la calidad del servicio.

“Aquí los servicios no son 24 horas al día y cómo pago yo 67 bolívares de electricidad si el sueldo mínimo son 130 bolívares”, cuestionó.

En Falcón siguen sin recibo

De acuerdo con la información suministrada por Corpoelec, más de 25 mil personas en Falcón actualizaron sus datos con la compañía eléctrica; sin embargo, usuarios consultados afirman que siguen sin recibir la factura o recibo, “por ninguna vía”.

Entre 3 y 5 años estuvieron sin pagar el servicio de energía eléctrica, refirieron los consultados.

Calificaron la medida como positiva, aunque señalan que la “cancelación” de la electricidad no ha incidido en la mejora del servicio: “Se mantienen las fluctuaciones y apagones a diario en varias zonas” de la entidad, apuntaron.

Lara, “lento” y con “muchas fallas”

Maribel Mendoza y José Álvarez, ambos habitantes de Barquisimeto, en Lara, fueron de los usuarios que pagaron 1.000 bolívares por el registro. También aseguraron que sumaban más de cuatro años sin pagar el servicio; y calificaron el proceso de “lento” y con “muchas fallas”.

“Pagué luego del tiempo establecido. El proceso fue lento porque falló mucho el sistema y se hacía bastante cola”, contó Mendoza. Álvarez, por su parte, apunta la falta de información. “Me registré luego del 1 de octubre y fue algo lento porque desconocía los pasos a seguir”.

En Mérida fue “pésimo”

Albert Pérez, reside en el municipio Campo Elías de Mérida y a pesar de los cortes de luz pudo hacer el registro a tiempo. Sin embargo tuvo que pagar “la multa”.

“Borrón y cuenta nueva fue pésimo, muchas fallas. Después de hacer el registro igual tuve que pagar la multa. El acceso a la página es tedioso y muy problemático para las personas de la tercera edad y los que no tienen acceso a un smartphone o computadora”, indicó.

Pérez actualmente paga “entre 80 y 90 bolívares mensuales a partir de diciembre, por el servicio”.

“Será positivo siempre y cuando el servicio mejore”

Más de 4.500 personas en Yaracuy hicieron la actualización de sus datos para el pago de la electricidad. Muchos sumaban más de cinco años sin cancelar el servicio. Nélida Domínguez, de Cocorote, hizo el trámite a través de la página de Corpoelec, pero las dudas las aclaró en la oficina comercial.

“Dos horas más o menos”, le tomó la diligencia; asegura que el plan “será positivo siempre y cuando el servicio mejore, porque los bajones eléctricos han sido la constante desde que inició el 2024”.

Por otra parte, Margarita Oviedo, también de Cocorote, señaló que el trámite “sí es engorroso, ya que no entendía mucho los pasos. Estuve varias semanas con el trámite parado”, rememoró.

Actualmente no sabe cuánto debe pagar de electricidad: “Desde noviembre no me ha salido más pago, no sé cómo es el cobro”, confesó.

“La empresa nunca pierde”

Glendy Fermín reside en el sector Guanire de Puerto La Cruz, Anzoátegui, y a principios de enero llegó el plan a la entidad oriental, también a Bolívar y Carabobo. Ella decidió registrarse y para la fecha tenía una deuda de año y medio con la empresa estatal.

Se acercó hasta la oficina principal de Corpoelec del municipio Sotillo para consultar sobre el trámite y saber qué sería de su deuda.

“Le pregunté si mi deuda de dos mil y pico ya estaba exonerada y me dijeron que eso no funcionaba así. Eso solo fue una estrategia publicitaria para que la gente viniera a actualizar los datos, pero que igual debían cancelar la deuda anterior. La funcionaria tuvo el descaro de decirme que las empresas jamás pierden”, contó indignada.

Jesús Hernández, quien reside en el casco central del municipio Guanta, coincide en la falta de información.

Él fue a la oficina y le informaron que el registro debía ser por la página de Corpoelec, pero el pago sí era por taquilla. “Pregunté qué pago si yo estaba al día y me respondieron que debía llenar los campos de la planilla y al final ver de qué estaban hablando”.

Se sintió desinformado. Fue a la oficina para ver si era verdad que este programa era para todos los usuarios de Corpoelec estuvieran solventes o no.

Bolívar, “en mantenimiento”

Branyelis Vidal, de Puerto Ordaz, Bolívar, logró hacer el registro en el plan de forma online. Comenta que antes de hacerlo preguntó a amigos sobre el proceso y asegura que en menos de 20 minutos completó el trámite.

“Me demoré un poco no porque el proceso fuera difícil, sino porque había como un error de página que no me dejaba introducir la clave y estuve intentando un rato hasta que se solucionó”, compartió.

Branyelis asegura que no recuerda desde hace cuánto tiempo no paga el servicio de energía eléctrica. “Llevo tanto tiempo que perdí la cuenta. Capaz hasta un año”, espetó.

En cuanto al monto que debe cancelar, indica que aún no ha podido ver su estado de cuenta: la página de Corpoelec no está actualizada. Puede ver recibos de otras propiedades que asegura ya no tiene, pero no la de su residencia actual.

A diferencia de Branyelis, Nathali Borges, residenciada en el sector Alta Vista Sur, no ha podido registrarse. “Lo intenté con una amiga que vive en Unare II. Fuimos a la oficina ubicada en Traki a las 8:00 de la mañana y aún la gente de Corpoelec no había llegado. Yo he tratado de hacerlo por la página, pero dice ‘en mantenimiento”.

Carabobo en proceso

Delander Guerrero vive en el municipio Naguanagua, en Carabobo. Hizo dos viajes hasta la oficina de Corpoelec, tras no poder completar el trámite por fallas eléctricas, durante su segunda visita a la sede de la empresa logró entrar en Borrón y cuenta nueva. Pagó 154 bolívares por el nuevo contrato.

“Yo no tenía deudas porque yo ya había cancelado una deuda de 500 bolívares hace algún tiempo”, recordó.

Guerrero no sabe cuánto es su consumo ni cuándo debe pagar de ahora en adelante.

“No sé cuánto voy a pagar a partir de marzo porque ellos me dicen que la primera facturación que se va a realizar va a ser a partir de marzo. Estimo que mi consumo de electricidad sea bajo, yo lo único que utilizo es la lavadora dos veces a la semana, no tengo aire acondicionado, soy una persona que vive sola en un apartamento”, acotó.

Resaltó la “rapidez” del trámite en la oficina, pero lamentó las colas: “Lo que sí costó un poco fueron las colas. Por lo menos yo tardé unas 4 horas haciendo una cola bajo un sol inclemente para poder entrar y hacer mi trámite en la oficina de Corpoelec en Naguanagua”.

Caracas lleva dos prórrogas

En Caracas el proceso se ha prorrogado dos veces. Este 31 de enero cierra la última extensión. Al igual que en el interior del país el trámite ha requerido de colas y varios intentos en la página. Tampoco ha faltado la desinformación.

A Ciria Andrade le tomó dos meses completar el registro. En octubre de 2023 ingresó a la página web, pero el proceso quedó en “Por aprobar”.

“Tuve que ir a la oficina y me dijeron que debía volver para que un funcionario lo aprobara. Pude ir a finales de diciembre y lo aprobaron”, recordó.

Andrade paga actualmente 200 bolívares por su consumo de electricidad y asegura que nunca ha dejado de cancelar el servicio.

Marieva Pérez también tuvo problemas con la página: “No quería aceptar el código de verificación, después no quería aceptar el número de contrato”, explicó.

Finalmente, luego de dos semanas logró la diligencia. Pérez tampoco dejó de cancelar sus compromisos con la empresa eléctrica. “Yo pagaba entre 90 y 100 bolívares. Desde que inicié el Borrón y cuenta nueva, en octubre de 2023, no me ha llegado ninguna factura de luz. Solamente he pagado el aseo”, indicó.

“Incertidumbre y tensión innecesaria”

“Borrón y cuenta nueva” ha pasado por más de la mitad del país, y según el Monitoreo de Servicios del Observatorio de Gasto Público de Cedice Libertad, arrojó que una gran cantidad de venezolanos considera que el plan genera “incertidumbre y tensión innecesaria”.

El estudio, coordinado por el economista Raúl Córdoba, refiere que 8 de cada 10 venezolanos destacan que el servicio eléctrico es “inestable e intermitente”; que la insinuación de aplicación de “multas” durante la ejecución del mismo requeriría “la definición de programas de compensación a los miles de venezolanos que han perdido sus electrodomésticos u otros equipos como consecuencia de los apagones” y que con esta medida la estatal también se “borró los derechos de los adultos mayores”.

Créditos: Camila Montilla (Correo del Caroní), Enrique Suárez (El Impulso), Miguel Ángel Delgado (La Mañana), Bleima Márquez (La Nación), Valentina Faría (La Verdad), María Valentina Costero, Frida Guerrero y Valentina Rodríguez (TalCual) y redacciones El Tiempo, Yaracuy al Día, Runrunes y Radio Fe y Alegría