jueves, 29 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El agua sigue siendo el dolor de cabeza de los venezolanos

El estudio revela que las personas cada semana gastan 10 dólares para la compra del vital líquido.

Raquel Torres, coordinadora nacional del proyecto La Gente Propone, expresó que el agua es uno de los servicios públicos que ha tenido mayor deficiencia durante el año 2022.

En una entrevista que ofreció este martes al programa Claro y Raspao, que transmite Radio Fe y Alegría Noticias, indicó que el año pasado realizaron un monitoreo en 12 municipios en 10 estados del país: Sucre, Guárico, Carabobo, Aragua, Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Cojedes y Zulia en cuanto a los servicios públicos que más afectan a las personas.

“Mediante una consulta a una pequeña cantidad de personas, los resultados arrojaron que el servicio menos valorado por los ciudadanos es el agua potable”, dijo Torres.

Habitantes del municipio Valencia, en el estado Carabobo, manifestaron en esa consulta que el principal problema en la localidad desde mayo hasta septiembre de 2022 fue el servicio de agua potable.

Mientras que en el municipio San Francisco, en el Zulia y Valera, estado Trujillo, el problema fue la frecuencia del suministro y la calidad del agua.

Impacto en la población

Explicó que esta situación impacta en la calidad de vida de los ciudadanos y puso el ejemplo del municipio Lozada, en la entidad zuliana, donde en el mes de agosto de 2022 un pipote de agua, no apta para consumo humano, tenía un precio de 1 dólar.

“Esto impacta en la dinámica familiar porque tienen que generar mayores ingresos económicos para la compra de agua potable y el agua para las labores domésticas”, aseguró Torres.

De hecho, las personas consultadas manifestaron que cada semana llegaron a gastar 10 dólares por el concepto de compra de agua.

¿Y la calidad del agua?

El estudio también reveló que el 57% de los ciudadanos en el municipio Sucre afirma que el agua llega a sus casas con color y mal sabor.

Para Torres estos datos llevan a la conclusión de que se ha desmejorado en la recepción de este servicio, que es vital para la vida y un derecho humano establecido por la ONU.

La promesa

Nicolás Maduro prometió en agosto de 2022 que llevaría el agua potable al 95% de los hogares venezolanos para finales de ese año.

“Hemos tenido que parir para obtener los repuestos para arreglar los sistemas. Para el 31 de diciembre hay una meta, el 100% de la solución de averías en tuberías de agua (…) Aunque dejemos el pellejo. Hemos atendido 60% de los casos”, aseguró el jefe de Estado en una transmisión de VTV.

Por su parte, el ministro de Atención de las Aguas, general Rodolfo Marco Torres, enfatizó en ese momento “que llueva, truene o relampaguee esa meta la vamos a cumplir, estamos trabajando para ello”.