lunes, 20 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

UCV juramenta nuevas autoridades después de 15 años

Rago inició su discurso reflexionando sobre las prioridades que serán eje transversal de su gestión: el modelo de organización de la UCV y la renovación académica.

El desfile de togas y birretes dominó los espacios de la Universidad Central de Venezuela (UCV) este jueves, en un ambiente marcado por la solemnidad académica. El tintineo de las medallas, las borlas y las franjas de colores simbolizaron la jerarquía del conocimiento que llenó el Aula Magna para presenciar un acto que estuvo en pausa por más de 11 años. La universidad desempolvó un protocolo que no se practicaba desde mayo de 2008, cuando las exautoridades asumieron los cargos que hoy finalmente han podido entregar.

Muchos procesos internos y externos, confrontaciones y luchas han pasado para llegar a esta fecha en el cual se juramentaron, bajo las nubes de Calder en el Aula Magna, las cuatro autoridades electas: el rector Víctor Rago, la vicerrectora académica María Fátima Garcés, el vicerrector administrativo José Balbino León y la secretaría Corina Aristimuño, más los 11 decanos de las facultades y los representantes profesorales ante el Consejo Universitario.

En un acto protocolar que inició puntualmente a las 11:00 am, la rectora saliente Cecilia García Arocha dio un discurso breve y enfocado en el agradecimiento a sus familiares y amigos más cercanos. Reconoció el trabajo de su equipo que la acompañó durante la larga e inesperada gestión de 15 años y no quiso dejar por fuera a nadie, pero hizo especial énfasis en las dos personas que trabajaron como sus choferes y a su secretaria que la ha acompañado durante 30 años.

Aunque su discurso fue más emocional, García Arocha no dejó de mencionar la causa por la cual permaneció tanto tiempo en el Rectorado: las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia que prohibieron realizar elecciones en todas las universidades autónomas y experimentales. “Ha sido una larga travesía a la cual llegué por elecciones y me voy por elecciones”.

Luego de que el rector Víctor Rago fuese juramentado y asumiera su puesto central en el palco de las autoridades, la ceremonia estuvo llena de actos simbólicos propios de una transmisión de mando: recibió la Orden José María Vargas, reconocimientos por parte del Orfeón Universitario y el saludo de presentación de la guardia de honor de los Bomberos Universitarios.

Rago inició su discurso reflexionando sobre las prioridades que serán eje transversal de su gestión: el modelo de organización de la UCV y la renovación académica. “La universidad exhibía signos de inequívoco decaimiento y uno de ellos fue, sin duda, la desaparición de su vocación deliberativa”.

En tono retórico lanzó la pregunta en torno a la gestión que lo antecede: “¿Pudo haberse hecho más de lo que se hizo? No nos corresponde ejercicio evaluativo alguno en este momento, hoy nos corresponde que reconozcamos sin mezquindades el esfuerzo llevado a cabo y celebremos este acto de recuperación de la democracia”.

La revisión del modelo académico fue centro importante de su reflexión: “La actualización curricular tiene que ser permanente en una universidad que aspire a ser moderna. No se trata de paliativos circunstanciales sino que la renovación académica debe ser examinada a la luz del movimiento del mundo”.

Y aunque fue muy claro en señalar que la universidad debe buscar otros modelos de financiamiento que abran oportunidades a través de los ingresos propios y “debe desarrollar las pericias necesarias para fondos de financiamiento dentro y fuera del país” agregó que no hay que perder de vista que todos estos modelos tienen un carácter complementario: “No hay razón alguna para eximir al gobierno de que cumpla con la responsabilidad que le corresponde en la asignación de recursos”.

Convocar y conciliar

Las cuatro autoridades asumirán el cargo para un período de cuatro años (2023-2027) y entre varios puntos prioritarios también deberán encargarse casi como una tarea inmediata de la convocatoria para definir un reglamento de elecciones definitivo, en vista de que el reglamento transitorio con el cual se pudo realizar la elección por la cual hoy ocupan estos cargos, queda sin vigencia a partir de hoy.

“La universidad tiene que asumirse como interlocutora legítima de ser un actor primariamente académico frente al actor político que es el gobierno”, dijo Rago y enfatizó que todos los sectores docentes, estudiantes, personal administrativo y obrero, egresados e incluso la diáspora que ha migrado pueden ser parte de este proceso de renovación. “Todos los ucevistas están hoy convocados a esta noble tarea”.