viernes, 1 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Santaella se retracta de amenaza de supervisar asistencia de maestros con código QR

La funcionaria se defendió acerca de las críticas que recibió tras sus declaraciones, que fueron cuestionadas por la Federación Venezolana de Maestros, y aseguró que hubo una tergiversación sobre sus palabras.

La funcionaria del gobierno de Maduro se retractó sobre sus declaraciones acerca de la implementación de un código QR en las escuelas para mantener una supervisión sobre los maestros.

“Yo dije que estamos haciendo un trabajo en conjunto con el ministro del Poder Popular para la Planificación, los planteles educativos van a tener un código QR, pero eso no significa que vamos a tomar la asistencia de los docentes, ni menos que vamos a perseguir al docente”, dijo durante una entrevista en Venevisión.

Santaella se defendió acerca de las críticas que recibió tras sus declaraciones, que fueron cuestionadas por la Federación Venezolana de Maestros, y aseguró que hubo una tergiversación sobre sus palabras. “Se trata de declaraciones controversiales en la boca de uno”, aseguró.

La ministra además alabó la dedicación de los educadores venezolanos. “Fui maestra de aula por más de 14 años, después fui profesora y luego formé maestros. Y si algo tenemos que valorar es el compromiso que tiene el maestro venezolano”, dijo.

El pasado 1 de octubre, Yelitza Santaella estuvo como invitada en el programa A Pulso de Venezolana de Televisión, donde además de admitir que no está previsto un aumento de sueldo para el gremio de maestros, habló sobre la implementación del código QR.

“Nosotros vamos a colocar en cada institución educativa un QR y este código te dará acceso a toda la información de cada una de las escuelas, liceos y centros de educación inicial y también va a permitir tener una visión general de quien está presente en la escuela y quien no y poder tomar también los correctivos necesarios porque hay otros que están esperando mil oportunidades”, afirmó.