viernes, 19 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Piden inspección y rehabilitación de UDO Carúpano por parte de Venezuela Bella

Gamboa reconoció que el tiempo de la pandemia dejó su huella, cuando la universidad prácticamente quedó sola y se dieron robos que hoy son palpables en el comedor y el transporte.

Ahora cuando se habla de rescatar las instituciones universitarias, las voces que piden que se inspeccione la Universidad de Oriente (UDO) en Carúpano, estado Sucre, y se tomen decisiones para rescatar lo que se pueda, se han multiplicado.

Es el caso de Carmelo Narváez, profesor instructor de la casa de estudios y activista ambientalista, quien llamó a las tres instancias de gobierno a buscar soluciones ante el evidente estado de deterioro que presenta el alma máter, producto de la vandalización que sufrió durante la pandemia. “Que vengan, observen y reconstruyan lo que se pueda”.

Entre los problemas dio cuenta de la cancha de usos múltiples que se “está cayendo a pedazos”, la universidad carece de insumos necesarios como la iluminación, que se la llevaron toda; no hay pupitres, no hay dotación de mobiliario, no hay dotación informática y hay daños en el comedor y en las cocinas. “Se llevaron 240 metros de paredes de vidrio y otros utensilios y dotación del comedor y la cocina”, remarcó.

Informó que hubo anuncios de una inversión por Venezuela Bella, pero quedó hasta ahí.

Agregó que la situación, sumada al tema salarial, repercute en deserción de docentes y una baja matrícula, que es de unos 700 estudiantes, cuando en el pasado llegaron a tener 5 mil universitarios en aulas.

A la voz de Narváez se unió la del trabajador Rafael Marcano, quien dijo que la precariedad es lo que se palpa en la UDO.

“Las unidades de transporte colapsadas, no hay comedor, no se les puede dar beneficios a los estudiantes”.

Mejora

El coordinador del núcleo, Miguel Gamboa, reportó un aumento de la matrícula estudiantil, que no precisó con números.

Dijo que la situación se viene regularizando paulatinamente, con el incremento de las cifras de estudiantes y la asistencia del cuerpo de profesores.

Reconoció que el tiempo de la pandemia dejó su huella, cuando la universidad prácticamente quedó sola y se dieron robos que hoy son palpables en el comedor y el transporte.

Adelantó que esperan una inspección de Venezuela Bella para la rehabilitación de algunas áreas.