domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Mario Bonucci: El gobierno no otorga el presupuesto necesario para el funcionamiento de las universidades

Agregó que la nómina de trabajadores está administrada por el Sistema Patria y OPSU, y que lo salarios son míseros. Comentó que el sueldo de los obreros es de alrededor de 15 dólares mensuales y el suyo como rector es de 100 mensuales.

Los bajos presupuestos y la falta de profesores bien capacitados son algunas de las dificultades que disminuyen la calidad de la educación superior en el país, aseguró el rector de la Universidad de Los Andes, Mario Bonucci, señalando que son diferentes los problemas que afectan a las universidades públicas y su objetivo de formar profesionales para el futuro.

El rector explicó que el Ejecutivo nacional no le otorga a las universidades el presupuesto necesario para su funcionamiento, y que los profesores de alto nivel han dejado las aulas, por lo que la calidad en educación no es igual a años anteriores.

“Hemos perdido una gran cantidad de profesores de alto nivel. No tenemos presupuesto. Este gobierno simplemente descuidó su labor protectora, su labor de suministrar recursos a la universidad venezolana, o sea, que para el gobierno nosotros no existimos, no tengo otra conclusión”, precisó.

Señaló que el porcentaje del presupuesto asignado por las autoridades nacionales a las universidades es irrisorio.

Agregó que la nómina de trabajadores está administrada por el Sistema Patria y OPSU, y que los salarios son míseros. Comentó que el sueldo de los obreros es de alrededor de 15 dólares mensuales y el suyo como rector es de 100 mensuales.

Otro gran dilema que enfrentan las universidades es la deserción estudiantil, en este sentido, Bonucci destacó que para el año 2016 estaban matriculados 48 mil estudiantes de pregrado en la ULA, sin embargo, para este año solo hay 24 mil, dijo el rector en Fedecámaras Radio.

Sobre este último tema ha trascendido, que en varias universidades nacionales han tenido que cerrar los cursos de postgrado, tanto por la falta de presupuesto, así como por la ausencia de estudiantes, ya que resulta imposible abrir una cátedra y contratar docentes, cuando apenas tienen inscritos 4 o 5 estudiantes, siendo esta la gran tragedia que padece la educación en Venezuela.