lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Gobierno disminuye el tiempo de aprendizaje y elimina el PAE

El PAE se creó en 1996 con la intención de proveer alimentación en las escuelas y liceos y así responder a la “atención integral que promueve la dotación de condiciones adecuadas para que el proceso de aprendizaje pueda desarrollarse”.

Luego de conocerse la reducción del horario de clases anunciado por el Ministerio de Educación y decretado en la Gaceta Oficial 42.505, algunos aspectos que son de  interés para padres y maestros todavía están por definirse.

El anuncio publicado el pasado 25 de noviembre, que obliga a la reducción de la jornada escolar, no especifica el motivo, los beneficios que traerá a los estudiantes, si se desmejoran las condiciones de los docentes y qué pasará con el Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Por ahora, la información que se maneja es que se estableció una duración de cinco horas académicas para la educación básica, por lo que el bloque de estudio pasa de 45 a 35 minutos.

Mientras que para la educación media o el bachillerato se establecieron cinco horas académicas, en bloques de 80 minutos -antes eran de 90- de lunes a viernes, sin días libres para los estudiantes.

La normativa también anunció el regreso del doble turno en las instituciones educativas donde el horario es integral. Se estableció que los liceos que no tienen la necesidad de pasar al doble turno deberán ofrecer actividades complementarias, sin especificar cuáles.

No queda tiempo para el PAE

Sobre este anuncio, el presidente del Sindicato de Venezolano de Maestros del Distrito Capital, Edgar Machado indicó que “es algo improvisado y sin ningún tipo de planificación”.

Machado considera que con la medida aplicada por el Ministerio de Educación pareciera que el ente “se lava las manos” y deja sin efecto el Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Con el regreso del doble turno y la reducción de los horarios, el programa de alimentación se ve afectado porque los estudiantes deben desayunar y almorzar en sus casas, lo que evita que las escuelas tengan que brindar alimentación a los alumnos.

El PAE se creó formalmente en Venezuela en 1996 con la intención de proveer alimentación en las escuelas y liceos y así responder a la “atención integral que promueve la dotación de condiciones adecuadas para que el proceso de aprendizaje pueda desarrollarse”.

26 años después la realidad es otra. La Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2022, realizada por la Universidad Católica Andrés Bello, reveló que casi la mitad de los niños de entre 3 y 5 años están excluidos de la educación inicial, y una de las causas es el tema alimenticio.

De acuerdo con la Encovi, a los padres les resulta más difícil y costoso llevar a su hijo a una escuela donde no haya un comedor establecido que garantice su comida diaria que dejarlo en casa.

La Encovi también señaló que más de la mitad de los estudiantes que asisten a una escuela donde funciona el PAE no están recibiendo los alimentos a diario.

Disminuye el tiempo de aprendizaje

El presidente del sindicato aseguró que al igual que las clases online la reducción del horario va a traer consecuencias en los estudiantes que ya estaban acostumbrados a una modalidad.

Sobre las consecuencias de la medida, la profesora Luisa Pernalete señala que quitarle 10 minutos a una clase por un día no significa nada, pero cuando se hacen las sumatorias y esos minutos se multiplican por los cinco días de la semana o por todos los días del calendario escolar es cuando se aprecia la disminución del tiempo de aprendizaje.

Pernalete cuestionó que en Venezuela ya se han perdido muchas horas de clases con la pandemia, lo que se tradujo en desaprendizaje en los niños de todos los niveles, por lo que a su juicio, “el Gobierno en vez de reducir, debió ampliar los horarios para llenar todos los huecos que dejaron las clases a distancia”.

Otro de los puntos que no aclara la Gaceta son las actividades extracurriculares que deben ofrecer los planteles educativos. La normativa señala que los colegios deben incorporar jornadas que les permita a los estudiantes fortalecer “otro tipo de aprendizajes” que tengan que ver con “hermandad, solidaridad, cooperación y compañerismo”, así como también actividades relacionadas con “habilidades y destrezas”, sea dentro o fuera del recinto de estudios.

La escuela debe cambiar

La Encovi 2022 también reveló que la educación en el país es deficiente, pues mientras el sistema educativo en otros lugares del mundo está avanzado, en Venezuela se sigue ofreciendo la misma oferta escolar de hace décadas que solo se centra en formar bachilleres en ciencias y humanidades.

Con el pasar de los años y el  avance de la tecnología, una década no se parece a la anterior por todos los cambios y la evolución de los procesos, y de esto la educación no puede escapar.

En entrevista transmitida por Circuitos Éxitos, el presidente de la Asociación de Institutos Educativos Privados (Andiep), Fausto Romeo, explicó que la reducción del horario “permitirá incorporar a los estudiantes de los colegios privados con las actividades de formación integral acreditadas para estimular las vocaciones”.

Por su parte, el Phd en educación y miembro del Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE), Mariano Herrera, indicó que los currículums deben ser adaptados a las necesidades del país y ya “Venezuela pide nuevos impulsos”.

Herrera insistió que a la normativa le hace falta mucha precisión y en eso coincidió con la profesora Luisa Pernalete y también con el presidente del Sindicato de Maestros.

Edgar Machado indicó que con la nueva medida no se sabe qué va a pasar con los docentes que trabajan en escuelas bolivarianas. Indicó que no está de acuerdo con que el gobierno aplicara la medida de una vez cuando aún no ha finalizado el primer lapso.

Para Luisa Pernalete este no es un buen momento para hacer un cambio en el horario escolar debido a que la educación venezolana presenta muchas carencias y muchos muros por derribar.

La profesora señaló que hay problemas más urgentes que solucionar como las infraestructuras de la mayoría de los colegios del país que se encuentran muy debilitadas por la falta de mantenimiento, las fallas de los servicios básicos como el agua y la electricidad y sobre todo mejorar las condiciones salariales de los maestros que aún quedan en el país.