martes, 20 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

En Venezuela se necesitan al menos 256 mil docentes, según catedrático de la UCAB

Carlos Calatrava, director de la Escuela de Educación, afirmó que la formación de los docentes costaría 736 millones de dólares, y dijo que se han ido del país 96 mil maestros.

El director de la Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Carlos Calatrava, dijo que en Venezuela se necesitan 256 mil docentes para atender a la población escolar, que deben unirse a los más de 300 mil que ya están trabajando para así aumentar el número de maestros a casi 600 mil.

En entrevista concedida a Radio Fe y Alegría, Calatrava indicó que estos nuevos educadores que necesita Venezuela se pueden formar en las 27 escuelas de educación que hay en el país, así como también en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), que tiene presencia nacional.

Manifestó la importancia de darles respaldo a las personas que se formen como maestros para que estudien en las casas de estudios, sean públicas o privadas, que tendría un costo de 736 millones de dólares aproximado.

Por otro lado, el director de la Escuela de Educación de la UCAB advirtió que cerca de 96 mil docentes se fueron del país; eso en base a las estimaciones que se realizaron en base a la memoria y cuenta del Ministerio de Educación de 2015.

El documento, que de acuerdo a Calatrava fue el último al que se tuvo acceso, refleja que se contabilizaron entonces casi 560 mil maestros en ejercicio. Sin embargo, le preocupa que esos 96 mil docentes es casi una cuarta parte del número total de profesionales dedicados a la docencia que están en ejercicio.

“Y más grave aún, 96 mil docentes que emigraron es el equivalente a igual número de aulas que no tienen a profesores que las atienda”, indicó Calatrava.

El rector de la UPEL, Raúl López Sayago, explica a TalCual en un trabajo publicado el 15 de enero que desde 2016 se ha venido notando una “disminución preocupante” de la matrícula de inscritos en las carreras docentes, “que llegó a alcanzar el 40%”.

“Después de tener más de 100 mil estudiantes de pregrado, sin tomar en consideración a nuestros estudiantes de postgrado, pasamos a tener alrededor de 65 mil estudiantes. En tiempos pasados, el maestro y el profesor universitario tenía un sueldo aceptable, no era el mejor del mundo, pero les permitía cubrir sus necesidades básicas, tener bienes y servicios, tener actividades recreativas, y tenía seguridad social. El Instituto de Previsión funcionaba perfectamente. Conjugar seguridad social con sueldo da un escenario propicio para la labor del educador. Eso se acabó”, destacó Sayago.