sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Chatarreros desmantelan núcleo de la UDO en San Félix

En el último hurto desmontaron los marcos de aluminio de las pizarras, así como las puertas de los baños. Sin embargo, movimientos estudiantes mantienen sus proyectos en pro de mejorar las instalaciones y apoyar económicamente a profesores y personal obrero.

Movimientos estudiantiles de la Universidad de Oriente (UDO), núcleo San Félix, denunciaron que continúa el desmantelamiento de esta casa de estudios, pese a los esfuerzos que han hecho por recuperar espacios del campus y apoyar al personal que allí labora.

“Chatarreros han ingresado a la universidad para llevarse materiales de aluminio, hierro, le han hecho un gran daño a la sede y no hay pronunciamiento de las autoridades. Exigimos que haya una investigación para dar con estos delincuentes. Debemos reconocer que la Policía Nacional y la Policía Municipal han prestado apoyo de seguridad de noche, pero no es suficiente, los mismos funcionarios tienen limitaciones de combustible”, dijo Franklin Rodríguez, presidente del movimiento Unidad Estudiantil.

El hurto más reciente ocurrió el fin de semana, pues fue el lunes cuando se enteraron que ahora no hay puertas en los baños de dama y de caballeros, y las pizarras que dejaron tiradas en el piso no tienen los marcos. En ambos casos, el material es de aluminio, precisamente usado por recolectores de chatarra para vender.

“Se llevaron los marcos de las pizarras, las puertas de ambos baños, dejaron en el piso las pizarras de las aulas 11, 12, 13 y 14. Se llevaron tuberías de agua que había en los baños y los cables de electricidad. Desde las primeras aulas, hasta salas de profesores, de tesis, nada de eso tiene servicio eléctrico”, afirmó Antonio Hernández, presidente del movimiento Próximamente Udistas (Promeudi).

Clases semipresenciales

Rodríguez también se refirió a la solicitud realizada al Consejo Universitario, a fin de que se apruebe el regreso a clases presenciales o semipresenciales.

“Reconocemos el bajo salario de los profesores y personal obrero, y que muchos estudiantes trabajan para sobrevivir en el país, pero queremos que las clases al menos sean semipresenciales, acordadas dos o tres veces a la semana, porque es necesario, los muchachos no están aprendiendo por WhatsApp ni por correo”, sostuvo.

“Los que se están reincorporando a la universidad es porque creen en formarse en una carrera”, agregó Hernández.

El movimiento Unidad Estudiantil ha impulsado jornadas de desmalezamiento en diferentes áreas del campus, y además tiene la campaña ‘Un bolívar por la UDO’, con la que han ayudado a profesores. El movimiento Promeudi propone a su vez una serie de jornadas médicas solidarias, para beneficiar a la comunidad y recaudar fondos para la universidad. Hasta ahora esta iniciativa cuenta con el apoyo de una internista, una pediatra, una psicopedagogo y una cardióloga. Esperan respuesta de un traumatólogo y una psicóloga para sumarlos a la jornada.