domingo, 26 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Desinformación y las elecciones

En países de América Latina y en el mundo en general se identifican operaciones de influencia electoral que actúan bajo la desinformación como método para decidir la voluntad de los electores.

La desinformación representa un fenómeno que opera en contextos electorales de forma planificada y busca manipular a los electores.

En la ONG Cazadores de Fake News se dedican a identificar a los actores que generan desinformación y a orientar a la ciudadanía para que no caiga en las redes.

Adrián González es uno de los cazadores que trabaja chequeando datos y calificando mensajes en varias categorías para alertar a las personas. Durante el programa Háblame bajito, que transmite Radio Fe y Alegría Noticias, el especialista describió el fenómeno de la desinformación y explicó las formas en que opera desde la cotidianidad.

¿Cuáles son las categorías de la desinformación?

La propaganda es un contenido persuasivo que no necesariamente es una mentira, pero se construye con técnicas de manipulación psicológica o marketing para convencer al usuario.

Por otro lado está la desinformación, “que es información falsa o engañosa que tiene intención de daño, que alguien la diseña con la intención de hacerle daño a un objetivo”.

Existe una tercera categoría que es información errónea. “Es un tipo de contenido que se difunde en redes sociales, que no necesariamente tiene una intención de daño, pero se difunde como eco en redes sociales”, explicó el entrevistado.

Según él, “hay operaciones de influencia” que utilizan técnicas de desinformación para engañar a la población.

¿Redes sociales son el nicho de la desinformación?

“Tendríamos trabajo infinito si nos ponemos a indagar en la cantidad de mentiras que hay en redes sociales”, dijo Adrián González.

“Las redes sociales son un océano donde los seres vivos, los peces pueden ser contados en argumentos verídicos o falaces”.

En Cazadores de Fake News realizan un ejercicio de selección de fuentes que generan desinformación de manera recurrente y generan métricas con los argumentos, del por qué consideran que ese actor ejercita la desinformación.

Califican a un actor como desinformante cuando publica información falsa, al mínimo cinco veces en un año. La persona puede ser que no quiera verificar la información o no sepa cómo hacerlo.

Los procesos electorales y la desinformación han sido protagonistas en los últimos años.

En países de América Latina y en el mundo en general se identifican operaciones de influencia electoral que actúan bajo la desinformación como método para decidir la voluntad de los electores.

Se trata de empresas de comunicación política que planifican y “usan una infraestructura que considera una creación de estrategia, uso de big, en algunas ocasiones, diseños de campañas de etiquetas en redes sociales… cuentas troll y cuentas bots”.

“En Venezuela, en el medio de la campaña electoral aumentan los trastornos informativos, pero no hay que normalizarlos”, advirtió el especialista.

“A medida que se acerque la fecha de las elecciones, vamos a ver mucha más desinformación”, alertó.

La fábrica

Adrián González informó que existe una “red encubierta de falsos noticieros” que opera en Instagram y que se dedica, desde 2019, a publicar información falsa.

Los cazadores la bautizaron como “la fábrica de la desinformación” y en este momento tienen aproximadamente 8 millones de seguidores.

Este fenómeno no solo ocurre en Instagram sino que también existen en YouTube.

En los últimos años, la ONG identificó a periodistas reconocidos que se convierten en la base de la desinformación.

Cazadores de Fake News es una ONG que se fundó en 2019 con el objetivo de “rastrear noticias falsas”.

Las víctimas

En medio de la desinformación hay víctimas recurrentes y otras fáciles de engañar. Para González, estos son los que están comprometidos con ideas o “las personas que tienen mayor sesgo, las personas que tienen puesta la camiseta de algún equipo y no se la quitan nunca”.

Estas personas están identificadas por los generadores de la desinformación y les comparten noticias falsas para que estos las propaguen.