jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Oscar Olivares une el arte, el reciclaje y la fe en el mural del Santo Cristo de La Grita

El 1 de agosto el artista comenzó a trazar la imagen religiosa en el estado Táchira, usando más de 23 mil tapas de colores en una pared de 10 metros de largo.

De todos los países, Venezuela es el mejor para hacer arte”. Esto lo dijo con convicción Oscar Olivares, un joven artista que, desde que tiene uso de razón, pinta y recrea historias en todas las escalas, matices y superficies.

“Venezuela es uno de los mejores países para hacer arte con tapas de botellas”

Olivares, quien ha sido acreedor de diversos reconocimientos nacionales e internacionales como el Premio Iberoamericano de Emprendimiento Online 2015 y el Premio Mara de Oro 2017 como Artista Visual Venezolano Destacado de Proyección Internacional, desde el 1 de agosto suma otra creación a su portafolio. En esta ocasión, la obra está cargada de fe y devoción: el mural hecho con tapas de plástico del Santo Cristo de La Grita.

“La idea de este trabajo es poder compartir con las personas y darle significado a cada tapa con la fe. Siempre he buscado con estos murales que cada tapa represente a un ser humano. Ahora, desde el ámbito del reciclaje eso es muy importante porque representa la elevación de conciencia del ciudadano en torno al cuidado del planeta”.

En el proyecto de La Grita se suman la religiosidad y el reciclaje. “Dos temas que han estado separados. Pero desde el lunes (1 de agosto), siento que he logrado unirlos de una manera fantástica. Estoy mostrando en una misma pared el amor por el planeta tierra y el amor por las creencias del Santo Cristo de La Grita”.

– ¿Por qué La Grita?

– Creo que La Grita me escogió a mí. Cuando recibí la propuesta de la Fundación Frelat me contenté mucho, no había ido a La Grita. Poder hacer una obra como esta en el estado Táchira, en la entrada del santuario, es muy emocionante. Me gusta hacer obras, quizás no en ciudades capitales, sino en sitios que inviten a las personas a visitar estas áreas.

Y este representa la fe de toda la comunidad de La Grita, cada una de esas tapas es un peregrino, un creyente, resaltó.

     Las niñas de la cofradía pusieron las primeras tapas | Fotos cortesía @Olivarescfc

La fundación que menciona Oscar Olivares se encargó de hacer toda la recolección de las tapas, puso puntos en toda La Grita, en las radios y en las iglesias, y en dos semanas logró recolectar entre 20 y 23 mil tapas, algunas donadas por empresas de reciclaje. “Esto incentivó la cultura del reciclaje en torno al arte”.

El mural mide 10 metros de ancho por dos de alto. A su construcción se han sumado cerca de 200 ayudantes. Las primeras tapas fueron puestas por los monaguillos del santuario y la Cofradía del Santo Cristo.

Una carrera disciplinada

En julio de 2017, Olivares expuso parte de su obra en Panamá y dictó conferencias a personas de más de 10 nacionalidades. Ese año en Venezuela recibió la Orden San Antonio de Padua en el municipio Los Salías.

También fue artista invitado a la Florida Supercon 2017, que es la Convención de Comics más grande del estado de Florida, en Estados Unidos. Al regresar a Venezuela inauguró vallas y murales en varias ciudades. Luego viajó al continente asiático, hasta la Universidad de Limkokwing, en Malasia, donde realizó una exposición, taller y conferencia a la que asistieron más de 600 estudiantes provenientes de más de 100 países del mundo.

Creó la serie del arte con la bandera de Venezuela y el concepto del sol como arepa, que lo ha caracterizado desde entonces.

“Empecé a dibujar desde que tengo uso de razón, mi padre falleció cuando tenía nueve meses así que crecí con mi madre, abuelos y tíos. Para ellos cada dibujo era una obra de arte. Me inscribieron en cursos de dibujo, pero yo abandonaba todos, solo quería dibujar a Spider-Man”, contó en su blog Oscar Olivares.

En abril de 2015 tuvo su primera exposición internacional en Miami, durante la Expo Sentir Venezuela con gran éxito. También expuso su obra en Houston en el Viva Venezuela Fest, posteriormente viajó a exponer en la Mercedes-Benz Fashion Week Panamá 2015 y conoció a Carlos Cruz-Diez en su taller.

Actualmente hay una obra con su firma en al menos 22 países. La denominada Los héroes de la Libertad, donde muestra a casi 60 de los héroes caídos durante las protestas de 2017, es una de sus obras de mayor impacto.

Ahora su visión es más globalizada: Estamos hablando de un muro vacío, a veces abandonado que, a través de la colaboración de muchas personas, se transforma en una obra de arte, “y para mí eso es Venezuela, es lo que podemos construir y lo que se puede llevar al arte”.

Para él, la real dificultad para hacer estos trabajos es lograr tener la logística, encontrar empresas o fundaciones que se encarguen de la organización, de la recolección de las tapas, de conseguir el cemento, las pinturas, los albañiles.

“Desde el inicio he enviado propuestas por todo el país, pero lo que falta es ese apoyo, pues las ganas sobran, también las tapas. Incluso, aquí hay hasta 13 tonalidades de azul; en Arabia Saudita nada más tenías tres, en México tres o cuatro, en Europa tampoco hay tanta variedad. Pero Venezuela es uno de los mejores países para hacer arte con tapas de botellas”.

Contó que para el mural de La Grita consiguieron muchas tapas de marcas colombianas. “Es interesante que cada mural de tapas es único por las diversas marcas y colores de la región, además de reflejar el consumo de la gente”.

Listo para el 5 de agosto

Oscar Olivares a los 14 años de edad trabajó en Lavinotinto.com y se convirtió en el primer caricaturista en la historia del fútbol venezolano. Al tiempo fundó la Academia Olivares, una escuela de dibujo online. Esta semana es el centro de La Grita, pero no por él, sino porque con sus manos fortalece una de las manifestaciones culturales con más arraigo en los andes venezolanos, que se celebra cada 6 de agosto en el estado Táchira desde 1610.

A ese santuario, todos los años, acuden miles de peregrinos de diferentes lugares del país para ver la procesión del milagroso Santo Cristo de La Grita, cuyo rostro esculpido con tapas de plástico será un recordatorio fiel de la devoción y veneración a la fe católica.

Pero esta apenas está a mitad de camino y será el viernes, 5 de agosto, o quizás unas horas antes, que la paz del rostro del santo ilumine la entrada de su santuario. Así se dará inicio a la conmemoración de más de cuatro siglos de peregrinación en su honor.

“Estoy mostrando en una misma pared el amor por el planeta tierra y el amor por las creencias del Santo Cristo de La Grita”