domingo, 14 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Con los vacíos que deja Gaceta Oficial pagaron pensiones de junio

No queda claro si la “indexación de los bonos” se va a realizar tomando como referencia la tasa en dólares del BCV o si el presidente lo hará mensualmente “por su cuenta”.

Este viernes los pensionados del país; el sector más marginado en cuanto a los beneficios que otorga el gobierno, recibieron el pago de los 130 bolívares que mensualmente reciben los adultos mayores desde marzo de 2022.

El monto, que equivale a unos cinco dólares a la tasa del Banco Central de Venezuela (BCV), es el único ingreso que reciben los pensionados aparte del bono de guerra económica, pues este grupo no reciben el beneficio del cestaticket. En total, un pensionado venezolano recibe al mes 630 bolívares (unos 24,32 dólares), monto con el que solo podría adquirir una mínima parte de la canasta alimentaria, cuyo costo supera los 400 dólares.

El pasado 1 de mayo, Nicolás Maduro anunció al país un incremento en el monto del cestaicket y del bono de guerra económica como “complemento” del salario mínimo, que no aumenta desde marzo de 2022 y que se ubica actualmente en 130 bolívares o 5,4 dólares al cambio oficial.

Maduro anunció que el cestaticket había pasado de 371 bolívares a 40 dólares, que el bono de guerra económica pasaba de 360 bolívares a 30 dólares mensuales y que dichos ingresos serían “indexados” a la tasa del Banco Central de Venezuela (BCV).

Sin embargo, el pasado 13 de mayo, circuló en redes sociales y entre gremios de trabajadores públicos y docentes la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.476, que incluye el decreto en donde se especifica cómo se pagaría el aumento del cestaticket y del bono de guerra económica.

El contenido del supuesto documento oficial tenía diferencias con lo expresado por el mandatario en su alocución del Día del Trabajador. Pasó el pago de la primera quincena del mes y hasta este 18 de mayo, la gaceta que circuló en redes, si bien tenía fecha del 1 de mayo, no había sido cargada ni al sitio web del Tribunal Supremo de Justicia ni al de la Imprenta Nacional, como es costumbre que ocurra.

Indexación madurizada

Una de las incongruencias más evidentes entre el anuncio de Maduro y lo que expresa la Gaceta Oficial que ha circulado es la “indexación de los bonos” a la tasa del BCV, lo que hizo suponer a muchos trabajadores que su ingreso estaría “protegido” si aumentaba el valor del dólar.

Pero el documento oficial señala que tanto el bono de guerra económica como el cestaticket “podrán ser ajustados por el Ejecutivo de manera mensual”. No queda claro si el ajuste se va a realizar tomando como referencia la tasa en dólares del BCV o si el presidente lo hará mensualmente “por su cuenta”.

  • En la gaceta también se oficializó el bono guerra económica como complemento del salario sin incidencia salarial, el cual quedó establecido de la siguiente manera:
  • 750 bolívares mensuales, que a la fecha del anuncio equivalía a 29,05 dólares; para trabajadores activos de la administración pública.
  • 225 bolívares, que a la fecha del anuncio equivalía a 47,46 dólares; para trabajadores jubilados de la administración pública, por no percibir el beneficio del cestaticket.
  • 500 bolívares, que a la fecha del anuncio equivalía a 19,37 dólares; para pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) que no reciben el beneficio de los cestatickets.

La ONG Acceso a la Justicia explicó en su página web que en la Gaceta Oficial, además de fijarse en bolívares los valores del cestaticket y del bono de guerra económica, se establece que la indexación de los montos referidos en dólares no será automática según el tipo de cambio del momento, sino que deberá ser ordenada mensualmente por el Poder Ejecutivo.

La ONG denuncia que esto supone un “peligro” para los ingresos de los trabajadores si los montos en dólares se mantienen pero se sigue depreciando la moneda nacional frente a la divisa estadounidense.

En entrevista para Runrun.es, la presidenta de la Central de Trabajadores ASI Venezuela, Leida Marcela León, aclaró que hay un concepto que está mal empleado en los anuncios del 1 de mayo, y ha sido el tema de la indexación.

Leida Marcela León explicó que para que el salario no pierda su valor en el tiempo, tiene que tener dos valores referentes muy importantes que son la inflación y el índice nacional de precios al consumidor.

Aclaró que, con la referencia del valor del dólar, lo que se está produciendo es una fluctuación salarial, pero no una indexación.

“La indexación es corregir monetariamente el salario, de acuerdo a la inflación y al índice nacional de precio del consumidor, para que pueda tener poder adquisitivo o valor de compra.  Y eso no es lo que se está produciendo”, recalcó.

Por su parte, el economista José Guerra, consideró que al comparar el tema de la indexación que había propuesto el 1 de mayo Nicolás Maduro con lo que ahora se expresa en Gaceta Oficial, aún no está claro cómo será, pues no hay ningún referente específico para la misma.

“Puede ser que la indexación se ajuste a la tasa de cambio del bolívar contra el dólar, o con la tasa de inflación, pero ninguna de las dos está explícitamente expuesta en la Gaceta Oficial, lo que, para mí, significó el fin de la indexación del salario”, dijo Guerra.

El pasado 16 de mayo el Partido Comunista de Venezuela, además de denunciar que la Gaceta Oficial constituía “el acta de defunción del salario mínimo”, también resaltó que el gobierno “manipuló” con el tema de la indexación de los bonos.

“La expresión indexación no era más que una manipulación para crear una falsa expectativa a los trabajadores, porque lo que dice la Gaceta es que el Gobierno podrá o no ajustar los bonos, pero eso de ninguna manera constituye ni de lejos una indexación”, afirmó el secretario nacional del PCV, Pedro Eusse, en rueda de prensa.

Trabajadores desprotegidos y discriminados

Karla Rodríguez, profesora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), indicó que el monto del bono de guerra económica que recibió en el mes de mayo fue mucho menor que el que percibió en meses anteriores, pese al ajuste anunciado el pasado 1 de mayo.

La profesora, quien prefirió mantener su identidad bajo reserva por temor a represalias, comentó que en este mes le pagaron menos de lo que le estaban pagando.

“Al no aumentarse el salario mínimo, sigo cobrando una miseria por dar clases, que acaso supera los 5 dólares, y con el ajuste en el bono de guerra (que no fue ajuste), más bien se me disminuyó el ingreso de meses anteriores”, dijo Rodríguez.

Rodríguez compartió un balance de los pagos que ha recibido por concepto del bono de guerra económica y en el gráfico se observa que el 18 de abril recibió un pago por 1.100 bolívares (unos 44 dólares), mientras que para el mes de mayo, después del anuncio de Nicolás Maduro, recibió 750 bolívares, 68.18% menos, lo que se traduce en una evidente desmejora en sus ingresos después del ajuste anunciado.

Desde el anuncio del 1 de mayo, gremios, sindicatos y trabajadores del sector público rechazaron que estos bonos no tengan incidencia salarial, cosa que repercute de manera negativa en el cálculo de beneficios como las prestaciones, vacaciones, primas y demás.

Cabe destacar que el anuncio de Maduro es un beneficio único y exclusivo para los empleados del sector público, pensionados y jubilados, pues en la Gaceta Oficial no menciona la obligación del bono de guerra económica para empleados del sector privado, lo que es discriminatorio y no se apega a lo establecido en la ley sobre los beneficios mínimos que debe recibir un trabajador.

En entrevista para Circuitos Éxitos, el economista Ronald Balza señaló que es un “error” pensar que el sueldo del trabajador estaría protegido si se indexaba este “indexaba” a algo.

“Tratar de amarrar algo a un precio que uno no sabe cómo se va a mover es correr el riesgo enorme, por un lado de que los empleadores no lo puedan pagar, y por otro que a los trabajadores no les alcance y por último que no se le reconozca al trabajador que su ingreso depende del precio de algo y no de su trabajo”, dijo.

Balza aclaró que aunque en Gaceta Oficial se le quiera dar el nombre de “ingreso mínimo mensual” al ajuste que hizo Maduro, “es un término completamente innecesario” que pareciera busca sustituir el término del salario mínimo que se ha utilizado durante muchos años y el cual incluye las prestaciones, bonos de vacaciones y por antigüedad, entre otros.

A juicio del economista José Guerra, el empleado público quedó aún más desprotegido después del anuncio del 1 de mayo. Aclaró que en realidad no hubo aumento del salario y que los pensionados fueron los más afectados.

“El aumento del salario mínimo debe abarcar también a los pensionados, que son poco más de cinco millones, y que quedaron en total indefensión. A los trabajadores de la administración pública apenas les dieron un bono de 40 dólares más otro bono de 30 dólares para un total de 70 dólares, eso es menos del 20% de la canasta alimentaria”, precisó Guerra.