viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

CNP y SNTP aún no han sido invitados a discutir reforma de la Ley del Ejercicio del Periodismo

“Es raro porque es una ley que altera la estructura y el funcionamiento de nuestra institución, pero no se nos invitó a estar”, declaró Édgar Cárdenas, secretario general del CNP en Caracas.

La Comisión de Medios de la Asamblea Nacional (AN) trabaja en la reforma de la Ley de Ejercicio del Periodismo. Al momento de la presentación de las mesas de trabajo, la diputada María Carolina Chávez dijo que estaban abiertos para recibir a los gremios profesionales, sin embargo, ni el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) ni el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) han recibido, hasta ahora, invitación alguna para participar.

“En ningún momento se nos ha llamado (…) Es raro porque es una ley que altera la estructura y el funcionamiento de nuestra institución, pero no se nos invitó a estar”, declaró a Crónica.Uno, Édgar Cárdenas, secretario general del CNP en Caracas.

Lo mismo ocurrió en el caso del SNTP, según explicó su secretario general Marco Ruiz, quien dijo: “No se nos ha llamado a participar en la supuesta discusión de la reforma, ni de manera formal ni informal se nos ha contactado a los gremios, tampoco a la academia”.

“En el caso de que estuvieran trabajando en un proyecto para reformar la ley, esta indecisión de convocar o no a los dos principales gremios que agrupan periodistas en el país hace que la reforma sea ilegítima y que no cuente con el apoyo de los periodistas”, agregó Ruiz.

La falta de consulta con el CNP y el SNTP hace pensar a ambos dirigentes gremiales que lo que se esconde detrás del deseo de reformar la Ley del Ejercicio del Periodismo no es un deseo de “adecuarla” (término usado por María Carolina Chávez) sino el de hacer cambios que representarían una involución para la profesión.

Otro punto de alarma para los dirigentes gremiales son los promotores de la ley, pues afirman que históricamente estos no han estado del lado de los periodistas ni de los medios de comunicación en el país, en particular en los últimos años, cuando el chavismo desde el Gobierno ha implementado medidas para dificultar el ejercicio de la profesión.

“Estos impulsores se han puesto de espalda al gremio en los últimos años. Nunca los hemos visto protestar por las medidas de asfixia económica contra los medios que han generado cierres o quiebres (…) Los cómplices, censores, trabajadores gubernamentales y miembros del PSUV son quienes están detrás de esta solicitud de reforma. Por eso no podemos pensar que sea para mejorar la ley ni para que los derechos evolucionen, al contrario, sería una involución”, opinó Ruiz.

La amenaza de la desprofesionalización

Además de ser promovida por sectores que no han estado de la mano con los periodistas en los últimos años, la ley, de acuerdo con la propia María Carolina Chávez, busca equiparar el ejercicio del periodismo profesional al de los “periodistas populares”, o dicho de otra forma por la diputada “aquellos que no pasaron por una universidad sino por la universidad de la vida”.

Para Édgar Cárdenas, esto es motivo de preocupación por la situación actual del periodismo en Venezuela y en el mundo, en el que la profesión se enfrenta con retos como la desinformación, por este motivo él dice que hoy en día es más importante aún “el fortalecimiento de la profesión, ejercerlo con mayores habilidades, destrezas y técnicas que solo se obtienen con la formación académica”.

Para él, la posible reforma de la Ley del Ejercicio del Periodismo “es un intento por desprofesionalizarlo”, aunque reconoce que no existen elementos para juzgar de forma total ya que, hasta la fecha, la comisión no ha producido ningún documento sobre la reforma.

Marco Ruiz expresó una visión similar y aseguró que esto abriría la puesta para el reconocimiento de figuras a las que en la actualidad se les puede encontrar promoviendo el hostigamiento contra críticos y disidentes del chavismo.

En una consideración Ruiz explicó que, contrario a lo que algunos crean, este no es un problema exclusivo del gremio periodístico, sino que afecta a toda la sociedad, ya que amenazar el ejercicio del periodismo completo o inclusive alguna de las cosas que lo componen, como el derecho legal al secreto de la fuente, tendrían repercusiones en el país.

“Se busca eliminar un bastión que sigue siendo una institución autónoma, crítica, que atendiendo al mandato de la ley que pretenden reformar, es garante de los valores democráticos y siempre ha alzado su voz en ese sentido”, sentenció.