domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ataque a personas defensoras de DD HH tiene un impacto diferenciado en las mujeres

Gabriela Buada considera que aunque la persecución política hacia las mujeres tiene amplios objetivos siempre la intención es silenciar sus voces, deslegitimar y controlar su participación en la vida política, pública y social del país.

Las limitaciones del ejercicio de las personas defensoras en Venezuela pueden afectar a hombres, mujeres y personas con identidad y expresión de género distinta. Sin embargo existe un impacto diferenciado en el caso de las mujeres por su papel protagónico en la defensa de los derechos humanos.

Liliana Ortega, abogada y cofundadora de la organización Cofavic, destaca que tanto en el país como en la región, la lucha en derechos humanos es de las mujeres, en la cual las exigencias de demandas sociales son lideradas por ellas.

“En el caso venezolano muchas de las organizaciones que trabajan en el campo humanitario y en derechos humanos tienen un componente en sus integrantes casi mayoritario de mujeres, por ello hay un impacto diferenciado”.

Ortega detalló que en los registros hechos por Cofavic entre 2021 y 2023, las mujeres defensoras víctimas de ataques representan 27,9% de la totalidad de los casos. 64,5% fueron dirigidos a hombres y en 7,7% no se pudo identificar el género de la persona afectada.

El Centro de Justicia y Paz (Cepaz) documentó, durante ese mismo período, 238 casos de mujeres periodistas, lideresas políticas, sociales, activistas y ciudadanas víctimas de patrones de persecución y criminalización por parte del Estado.

Rocío San Miguel

Uno de los ataques más recientes a mujeres defensoras fue el de la abogada Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano y experta en temas militares, quien cumple un mes recluida en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) de El Helicoide, luego de que la detuvieran en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía el 9 de febrero.

A San Miguel le imputaron los presuntos delitos de traición a la patria, conspiración, terrorismo y asociación. Además la acusaron de espionaje en una trasmisión televisada.

Violencia contra la mujer

A juicio de Martha Tineo, coordinadora general de Justicia, Encuentro y Perdón, y parte de los abogados de San Miguel, el caso de la activista pone en evidencia el patrón de persecución y detenciones políticas que han denunciado los defensores por varios años.

Ese patrón incluye detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, negación del derecho a la defensa, violación al debido proceso y extensión de la persecución a su grupo familiar.

Pero el arresto de San Miguel no solo se limita a eso, según Tineo envía un mensaje muy claro y fuerte de que “todos somos potencialmente víctimas”.

A un mes de la aprehensión de la activista aún le niegan su derecho a juramentar a su defensa técnica privada.

A juicio de Gabriela Buada, periodista y directora de la organización Caleidoscopio Humano, la persecución política de las mujeres se considera como una forma de violencia contra la mujer, debido a que esta no se limita a la violencia física, sino que también engloba formas de violencia psicológica, emocional, económica e incluye la política.

“Se están vulnerando sus derechos fundamentales, no solamente su derecho a defender derechos sino que también se les intimida, hostiga, se les detiene de manera arbitraria, se les limita su libertad de expresión y asociación”.

Considera que aunque la persecución política hacia las mujeres tiene amplios objetivos siempre la intención es silenciar sus voces, deslegitimar y controlar su participación en la vida política, pública y social del país.

Las expertas coinciden en que las mujeres defensoras deben enfrentarse a campañas de difamación, estigmatización, a acusaciones falsas y criminalización por su papel de defensoras o simplemente por tener ideas políticas contrarias.

“Imagínate todo eso para una mujer defensora, que realmente es vulnerable por su misma condición de mujer”, expresó Buada.

La directora de Caleidoscopio Humano señaló que los ataques a defensoras también se dan en espacios digitales como las redes sociales, por vía telefónica e incluso a través de programas estatales como Con el mazo dando, dirigido por Diosdado Cabello.

La Misión de Determinación de los Hechos sobre Venezuela de la ONU expresó preocupación por los mensajes que se emiten en ese programa, transmitido en Venezolana de Televisión.

“Es regularmente utilizado para desacreditar a opositores reales o percibidos, llegando incluso a acusarlos de delitos graves (…) y crean una imagen negativa en la opinión pública contra los medios de comunicación independientes, las personas defensoras de los derechos humanos y las ONG”, dice el informe.

Posibles consecuencias

Buada manifiesta que la persecución política contra de la sociedad, pero especialmente hacia las mujeres, tiene graves consecuencias, ya que puede generar un impacto significativo en la integridad física y psicológica por su misma condición biológica.

“La persecución política genera un crimen de impunidad en el que la mayoría de los responsables de la violencia contra las mujeres no son llevados ante la justicia”, dijo al recordar el caso de la jueza María Lourdes Afiuni, en el que los responsables de ciclos de violencias y violaciones de derechos humanos aún no han sido judicializados.

“Puede hacer que existan menos mujeres involucradas en la defensa de los derechos humanos. Lo que ha sido la persecución política en los últimos años, ha desmotivado a otras mujeres a involucrarse. Además puede ocasionar la disminución y diversidad de voces y perspectiva de movimiento de derechos humanos”.

Por otro lado, según el Foro Penal, en Venezuela hay 19 mujeres detenidas por razones políticas. En los últimos años, organizaciones de la sociedad civil han denunciado las graves condiciones en las que se encuentran los centros de detención y cárceles para las mujeres.

También Una Ventana a la Libertad detalló en su último informe que las mujeres están en peores condiciones de hacinamiento que los hombres, no hay seguridad para el embarazo y capacidad para enfrentar la pobreza menstrual y cubrir sus necesidades básicas.

Aunque las mujeres deben enfrentarse a diversos obstáculos para desenvolverse en el espacio cívico, las expertas creen que su participación en la defensa de los derechos humanos es fundamental y que su contribución seguirá siendo indispensable en el país.

“Se ha visto la reacción inmediata de mujeres del movimiento de DD HH en Venezuela alzando su voz y encabezando las acciones de denuncia, difusión y documentación de todos los casos de persecución. Pese a un entorno tan adverso, así seguirá siendo. Las mujeres tenemos una fuente inagotable de fortaleza: el amor”, puntualizó Martha Tineo.