martes, 23 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

SOS Orinoco sobre situación en Yapacana: Durante 20 años militares permitieron que minas crecieran

La ONG recordó que la guerrilla “se entremezcla con los mineros y con la población asociada a la minería, y muchas veces es imposible separarlos o distinguirlos”.

La organización no gubernamental SOS Orinoco advirtió el pasado 15 de septiembre, que durante 20 años los militares permitieron que las minas del Parque Nacional Yapacana “crecieran exponencialmente”. 

Mediante su cuenta en la red social X (antes Twitter), SOS Orinoco señaló que los militares “nunca hicieron nada por detener” o desmantelar esas minas en Yapacana.

Según la organización, esto también ocurre en otros lugares al sur de Venezuela como Alto Orinoco, Parque Nacional Canaima, La Paragua, Caura, Imataca, Icabarú.

En tal sentido urgieron a acabar con la minería ilegal, así como a “tomar medidas que respeten los derechos humanos, la vida de los mineros, y respetar las leyes de ambiente”. 

“La violencia, quemas, y abusos a los DD HH y ambientales no tienen lugar en la lucha contra la minería”, enfatizó la ONG.

Además, la organización manifestó apoyar el desalojo de las minas que efectúa la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) “de los invasores de Yapacana, que lo han mantenido invadido por más de 25 años”.

Sin embargo consideran que los militares “no están preparados para una operación tan compleja, especialmente tratándose de una región invadida impunemente por la guerrilla colombiana”.

Al respecto, SOS Orinoco recordó que la guerrilla “se entremezcla con los mineros y con la población asociada a la minería, y muchas veces es imposible separarlos o distinguirlos. La guerrilla no siempre anda armada y con uniforme”.

Sobre la guerrilla, señalan que su presencia y control de espacios territoriales venezolanos “es inadmisible”, pero que este “es un fenómeno que se empezó a dar desde la llegada de Hugo Chávez al poder”.

“La guerrilla, a cada aldea que visitaba, mostraba una carta de aval que les había dado Chávez, donde este les encomendaba la defensa de la revolución bolivariana en territorio venezolano. La culpa de esta presencia la tiene los gobiernos de Chávez y Nicolás Maduro, con la complicidad de los militares”, denunciaron. 

Lo que se requiere para acabar con minería ilegal 

Para la organización SOS Orinoco, acabar con la minería ilegal en Yapacana y otros territorios, requiere de seis acciones:

  • Hacerlo en forma planificada y no de forma improvisada buscando titulares.
  • Debe desalojarse en forma ordenada.
  • Cortar todos los suministros de combustible y mercurio hacia los puntos de suministro dentro del parque.
  • Asignar fondos de estímulo económico que se le darían únicamente a los mineros ilegales originales del estado Amazonas, que serían equivalentes a unos ingresos mínimos mensuales que les permita la subsistencia, por un tiempo muy limitado, con la condición de que se radiquen en poblados lejanos al parque nacional.
  • Establecer un programa de empleo local asociado a los planes de recuperación ambiental de los serios daños dentro del parque nacional: recomposición de la topografía, destrucción de las pistas legales, desmantelamiento, recolección, clasificación, transporte y reciclaje del material de los campamentos desalojados.
  • Sugieren que los programas mencionados en los puntos 4 y 5 sean administrados por autoridades civiles. “Los militares deben limitarse a garantizar la seguridad territorial y de personas”, consideran.

La organización también recordó que para esta labor hay apoyo internacional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP-ONU), “que tiene equipos especializados en desarticular situaciones de minería ilegal y que han actuado exitosamente en países africanos”.

Sobre lo anterior, señalaron que el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Venezuela y coordinador humanitario, Gianluca Rampolla del Tindaro, “ya lo ofreció vía X”. 

Las dudas que quedan 

SOS Orinoco planteó varias dudas que quedan sobre la situación de las minas, así como sobre la presencia de la guerrilla colombiana en territorio nacional:

  • El silencio de las autoridades colombianas con respecto al desalojo y la eventual repatriación de ciudadanos colombianos.
  • Colombia no ha hecho ningún comentario de apoyo o solidaridad con el esfuerzo del Gobierno venezolano.
  • La guerrilla colombiana no ha reaccionado con violencia ante la Operación Autana durante 10 meses.
  • La economía de Puerto Inírida (Colombia) no ha mostrado ningún tipo de bajón como consecuencia de las operaciones en Yapacana.
  • Se ha ignorado la denuncia contra el general de división José Ramón Maita González, hecha por una líder indígena, y no se le ha abierto una averiguación militar a dicho oficial.
  • Hasta la fecha no ha habido ningún tipo de sanción contra los funcionarios públicos y militares que permitieron que se arraigara este bastión minero ilegal dentro de un parque nacional.
  • Las autoridades civiles de Venezuela de Inparques no han hecho ningún comentario sobre esta situación.