jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

SOS Orinoco denuncia aumento de actividad minera ilegal en Canaima

El décimo boletín de la ONG responsabiliza al Instituto Nacional de Parques y las autoridades gubernamentales por no crear un sistema de protección adecuado para estos espacios naturales, que además deben ser protegidos como patrimonio natural según los estándares de la Unesco.

La organización SOS Orinoco presentó su décimo boletín referente al estado de la Amazonía venezolana al sur del estado Bolívar.

En el documento, esta organización expresó que la actividad minera ilegal en el Parque Nacional Canaima no ha parado de aumentar en la región a pesar de las operaciones hechas por el Gobierno venezolano para acabar con el extractivismo ilegal.

Asimismo señaló que no hay información clara sobre la actividad en Canaima y la afectación que su ecosistema tras la instalación del Arco Minero del Orinoco.

Este boletín responsabiliza al Instituto Nacional de Parques (Inparques) y las autoridades gubernamentales por no crear un sistema de protección adecuado para estos espacios naturales, que además deben ser protegidos como patrimonio natural según los estándares de la Unesco.

Se señala que el Estado no ha enviado una nueva invitación a esta organización internacional para visitar Canaima y hacer un monitoreo activo del estado de estos espacios.

Esta problemática data del año pasado, cuando Cristina Burelli, directora de esta organización, hacía referencia a la falta de voluntad por parte de las autoridades gubernamentales para permitir la visita de la Unesco a Canaima.

Múltiples irregularidades

Las irregularidades, según el informe, destacan la presencia de dragado ilegal en el río Caroní donde más de mil áreas del parque están afectadas por el extractivismo y contrabando de mercurio, agente altamente contaminante para este ecosistema.

También señalan la falta de aplicación de la ley para el resguardo de estas áreas, permitiendo construcciones inadecuadas, contaminación sónica y actividades masivas.

A manera de conclusión, especificó que los valores biológicos y culturales del Parque Nacional están amenazados y están impactados por las actividades mineras.

Además no existen cuerpos efectivos de guardaparques ni están equipando a este sector con el mínimo equipo necesario para realizar labores de vigilancia y control en un parque de tres millones de hectáreas.